LA ZONA G8 : Coca Cola, Nestlé y Cataratas.

Se está llevando a cabo un esfuerzo concertado en América del Sur que podría hacer que el Acuífero Guaraní, una de las mayores reservas mundiales de agua dulce, pronto caiga en manos de empresas transnacionales como Coca-Cola y Nestlé.



Según los informes, las conversaciones para privatizar el Acuífero Guaraní, una vasta reserva de agua subterránea que se extiende debajo de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, ya han alcanzado una etapa avanzada. El acuerdo otorgaría a un consorcio de conglomerados con sede en EE. UU. Y Europa derechos exclusivos sobre el acuífero que durarían más de 100 años.

La ubicación del Acuífero Guaraní.

Nombrado en honor a los indígenas guaraníes, el Acuífero Guaraní es la segunda reserva de agua subterránea más grande del mundo y se estima que es capaz de proporcionar a la población mundial agua potable de manera sostenible por hasta 200 años. 

Los grupos ambientalistas, los movimientos sociales y los defensores de la tierra advierten que la explotación de la reserva de agua dulce podría ver el yacimiento de 460,000 millas cuadradas (1,2 millones de km cuadrados) sacrificado por los beneficios a corto plazo de los agronegocios, la energía y la alimentación. 

Para los gigantes mundiales como Coca-Cola de EE. UU. Y Swiss Nestle, la extracción y venta de agua potable -un recurso finito y una necesidad básica para todos los seres vivos- es especialmente lucrativa. El agua destinada al uso público está enriquecida con diversos minerales o combinada con edulcorantes baratos y otros ingredientes antes de ser embotellada y vendida con  grandes ganancias.

Catarata de las Cataratas del Iguazú cerca de Foz do Iguazu, Brasil, 14 de marzo de 2015. Las Cataratas del Iguazú, en la frontera de Argentina y Brasil, es parte del Acuífero Guaraní, una de las reservas subterráneas más importantes del mundo de agua dulce. (AP / Jorge Saenz)

El saqueo del agua de Sudamérica

En Brasil, se inició un intenso lobby desde al menos 2016 para aprovechar el acuífero. Estos esfuerzos cayeron bajo la luz a fines del mes pasado en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, donde  se informaron conversaciones privadas entre el presidente de Brasil Michel Temer y una gama de altos ejecutivos con intereses en el acuífero, incluido el CEO de Nestlé Paul Bulcke, Anheuser-Busch Carlos Brito, CEO de InBev, James Quincey, CEO de Coca-Cola, y Andrew Liveris, CEO de Dow Chemical.

Michel Temer

Paul Bulcke

Carlos Brito

James Quincey

Andrew Liveris

Como señaló el principal activista brasileño de los derechos del agua Franklin Frederick  en Brasil de Fato , estas empresas pertenecen al 2030 Water Resources Group (2030WRG), un consorcio transnacional que incluye AB Inbev, Coca-Cola, Dow, Nestlé y PepsiCo. 2030WRG se autoproclama "colaboración única entre la sociedad civil, privada y pública" y oculta su intención de privatizar los suministros de agua de las naciones en desarrollo alegando "facilitar procesos de diálogo abiertos y basados ​​en la confianza para impulsar la reforma de los recursos hídricos en países con escasez de agua" en las economías en desarrollo "y" cerrar la brecha entre la demanda y la oferta de agua para el año 2030 ".

De acuerdo con los defensores de la responsabilidad corporativa, en verdad el grupo es "una campaña inconfundiblemente activista de la industria privada del agua para obtener financiación y credibilidad para un poder radical".

Un indio guaraní sostiene una pancarta que dice en portugués "¡Ahora!", Durante una protesta contra el plan del presidente Michel Temer para restringir los títulos de propiedad de tierras a comunidades indígenas, en Brasilia, Brasil, 30 de agosto de 2017. (AP / Eraldo Peres)

Golpe de Temer y el "nuevo Brasil"

El presidente no electo de Brasil, Temer, no es ajeno a las tomas radicales de poder: el jefe de estado, profundamente impopular, llegó al poder en agosto de 2016 a través de un golpe legislativo que derrocó a su predecesora, Dilma Rousseff. Desde entonces, su gobierno implementó una amplia reestructuración de la economía más grande de América Latina y retiró las políticas progresivas establecidas por el anterior gobierno del Partido de los Trabajadores, como protecciones ambientales, programas de reducción de la pobreza, protecciones laborales y barreras a la privatización de los recursos naturales.

Según Correio do Brasil, las negociaciones entre los golpistas y los conglomerados transnacionales con respecto a la privatización del Acuífero Guaraní se iniciaron antes de que comenzara el juicio político al ex presidente electo Rousseff. 

En un  artículo de agosto de 2016 titulado "Las multinacionales quieren privatizar el uso del agua y Temer negocia", un alto funcionario de la Agencia Nacional del Agua de Brasil señaló que una audiencia pública sobre la privatización del agua se pospuso el mismo día en que comenzó el proceso de impugnación, porque entre Temer, Coca-Cola y Nestlé ya estaban "avanzando" a un ritmo rápido.

El periódico señaló:

Representantes de [Nestlé y Coca-Cola] han celebrado reuniones con autoridades gubernamentales para formular procedimientos para la explotación por parte de compañías privadas de fuentes de agua, especialmente en el Acuífero Guaraní, en contratos de concesión por más de 100 años - agregó el funcionario].

En el foro de Davos, Temer pregonó el historial de 20 meses de su gobierno de transformar a Brasil en un país fácilmente explotable, rico en oportunidades para las elites capitalistas transnacionales:

"El nuevo Brasil que está de vuelta en el negocio ... es un país más próspero, más abierto, un país con más oportunidades de inversión, más oportunidades comerciales y de negocios ... En este corto período de tiempo, hemos logrado cambiar drásticamente la imagen de Brasil ".

La riqueza hídrica de Brasil ha sido durante mucho tiempo una fuente de ganancias para las industrias de exportación del país, que se ocupan de productos tales como carne de res, biocombustibles, arroz y petróleo y gas extraídos mediante fracturación hidráulica. 

Sin embargo, la desregulación del control público sobre el uso de la tierra y el manejo de los recursos ha resultado en el pillaje imprudente de los recursos hídricos, la contaminación importante y el acaparamiento de tierras que afecta a las naciones indígenas y los pobres rurales de la región.

Mientras que un tercio del Acuífero Guaraní se encuentra más allá de las fronteras de Brasil, los gobiernos de derecha en Argentina y Paraguay también acordaron otorgar concesiones de 100 años a compañías que desean explotar el acuífero, y el gobierno de centro-izquierda de Uruguay se niega a hacerlo. para otorgar la aprobación.

Manifestantes indígenas de diversos grupos étnicos portan ataúdes que representan a indígenas muertos por la demarcación de tierras, ya que exigen la demarcación de tierras indígenas, fuera del Congreso Nacional en Brasilia, Brasil. En mayo, el Congreso aprobó dos medidas que convierten alrededor de 1.4 millones de acres de tierra protegida, la gran mayoría en el Amazonas, en áreas abiertas a la tala, la minería y el uso agrícola. (AP / Eraldo Peres)

La militarización y el robo imperialista de los recursos de América Latina

El impulso para privatizar el Acuífero Guaraní se produce en medio de una mayor militarización de la región por parte del Pentágono.

En mayo de 2016, el gobierno neoliberal del presidente argentino Mauricio Macri acordó otorgar permiso al ejército de Estados Unidos para construir una base en la región selvática conocida como la Triple Frontera, que se encuentra directamente sobre el Acuífero Guaraní en las fronteras de Argentina, Brasil y Paraguay. 

Mauricio Macri

Los funcionarios estadounidenses y las figuras de los medios han afirmado durante mucho tiempo que el área es un hervidero de presunta actividad delictiva, como el tráfico de drogas y la falsificación destinada a recaudar fondos para el movimiento de resistencia libanés Hezbollah.

Ya en 2004, críticos como Elsa Bruzzone, del grupo progresista de veteranos CEMIDA, con sede en Argentina, acusaron a Estados Unidos de alegar una "presencia terrorista" en la región "para que puedan instalar una base militar y ejercer control sobre el agua".

Relatando una percepción común, el observador Vincent Lofaso del Consejo de Asuntos Hemisféricos también señala que el interés de Washington en la Triple Frontera puede tener más que ver con las abundantes reservas de agua del acuífero que con el llamado "terrorismo internacional" y dice que la base privará a las comunidades indígenas locales de acceso a suministros de agua potable, pesca y la libertad de navegar en su región.

Bajo Temer, los establecimientos de defensa de Estados Unidos y Brasil han formado una relación cada vez más estrecha, recordando los estrechos vínculos entre Washington y Sao Paulo durante la dictadura militar de 21 años  que gobernó el país después del golpe de estado de 1964. En noviembre pasado, el personal militar de EE. UU. Participó en simulacros militares en la Amazonia brasileña que involucraron a 2.000 soldados de Brasil, Colombia y Perú, todos los países que tienen gobiernos de derecha que han impulsado las políticas corporativas de línea dura.

A medida que retrocede la llamada "marea rosa" de los gobiernos progresistas elegidos en América Latina y los EE. UU.  Reafirman una Doctrina Monroe que reclama soberanía sobre las Américas, el mundo enfrenta un peligro cada vez mayor de que nuestro inestimable entorno compartido caiga como fruta madura en el manos de las empresas transnacionales obsesionadas con los logros a corto plazo en lugar de proteger las necesidades básicas de la humanidad para las generaciones presentes y futuras.

Nota del editor: el martes, 27 de febrero, Nestlé contactó a MintPress News  en respuesta a este artículo. Alegaron que no tenían ningún interés en privatizar la extracción de agua del acuífero guaraní en Brasil, y no han discutido el asunto con el gobierno brasileño.  MintPress News no pudo verificar independientemente los reclamos de Nestlé.






Más:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO