LA ZONA PÚBLICA : Caraballo; Agua y jamón. El presunto soborno que benefició al PSOE: "Mete a tu mujer, pero no se firma. Es ilegal".

Una grabación de sonido en poder de EL MUNDO revela los manejos que hubo para desactivar la moción de censura que dos grupos de la oposición plantearon recientemente contra el PSOE en la localidad onubense de Aljaraque

Ignacio Caraballo, (PSOE), presidente de la Diputación Provincial de Huelva, secretario general del Partido Socialista Obrero Español de Huelva, Presidente del Patronato de Turismo de Huelva y Presidente del Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional (FAMSI) 

Presuntamente y tal y como ha denunciado un vecino de este municipio, habría un presunto soborno de por medio, ya que los socialistas habrían ofrecido un puesto de trabajo en una empresa pública a la esposa de un concejal de Sí se Puede a cambio de que se retirase la moción.

El PSOE «mete a tu mujer, pero no se firma. Es ilegal y me meten en la cárcel», se le escucha decir, presuntamente, a la persona que hizo de intermediario de los socialistas en las negociaciones con el grupo municipal de Sí se Puede. 

Se trata de un destacado sindicalista de Comisiones Obreras (CCOO) de Huelva, José Luis Rodríguez Vega, secretario general de la Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) en esta provincia.


José Luis Rodríguez Vega

Rodríguez Vega conversa por teléfono con M.A.A., el vecino de Aljaraque que ha terminado denunciando ante el juez la presunta compra de los concejales de la oposición. Este vecino era colaborador de Sí se Puede y fue testigo de las negociaciones con José Luis Rodríguez, que acudía a los encuentros como «enviado político de Ignacio Caraballo, presidente de la Diputación de Huelva» y a la vez secretario provincial del PSOE onubense, recoge en la denuncia presentada ante el juez. 

Caraballo desempeñó un papel fundamental e incluso se hizo la foto con representantes del PSOE, Izquierda Unida y Sí Se Puede en Aljaraque, firmando el acuerdo que ponía fin al intento de moción de censura. Inicialmente, se unieron el PP y Sí se Puede para desalojar al PSOE. Fue cuando el dirigente de Podemos Rafael Mayoral criticó el «error garrafal» de la moción «en un pueblo perdido de Huelva».



Pedro Francisco Escalante Gilete. Grupo Si Se Puede Aljaraque

Halagos a CCOO

Precisamente cuando la moción de censura fue desactivada a mediados del pasado enero, el líder del PSOE de Huelva, Ignacio Caraballo, reconoció públicamente la labor de José Luis Rodríguez, «vinculado a CCOO y muy cercano a la Diputación» y de Pedro Escalante, también de CCOO y edil de Sí se Puede. «La buena relación entre nosotros y CCOO nos ha servido para poder limar todas las asperezas que había entre los distintos grupos», subrayó Caraballo el 12 de enero.


El concejal de «Sí se Puede» y la alcaldesa del PSOE- Foto ABC

Pero, ¿qué papel juega un sindicalista de CCOO en una moción de censura? El audio de la conversación sobre el puesto de trabajo en una empresa pública para la mujer del concejal de Sí Se puede Francisco Martín después de que se retirara la moción de censura es de lo más elocuente. Al edil se refieren en la conversación como Francis.



M.A.A.: «Me gustaría atar bien el tema de lo de Francis. Estaba preocupado por lo de Aguas de Huelva [la empresa pública en la que iban a colocar a la mujer del concejal] y lo de la mujer». -José Luis Rodríguez (CCOO): «¿No lo han llamado ya o qué?»- 

M.A.A.: «Yo le digo que no se preocupe porque Caraballo [el líder del PSOE de Huelva y presidente de la Diputación] ha dado el visto bueno y ha llamado ya al gerente [de Aguas de Huelva]».- 

J.L.R.: «Sí, eso está ya todo hecho, no hay problema seguro. No se tiene que preocupar. Los nervios... Lo que pasa es que esas cosas hay que vestirlas. Lo que yo no quiero es que parezca que hay una conexión entre una cosa y la otra porque vais a quedar como unos golfos. Que habéis hecho una cosa dinero». Al hablar de la «conexión» entre «una cosa y la otra» se está refiriendo al puesto de trabajo de la mujer en la empresa pública y a la retirada de la moción de censura.- 

J.L.R.: «Ni Pedro ni nadie sabe cómo va eso. No lo sabe ni mucha gente del PSOE ni quiero, es algo que nosotros manejamos bien ahí y no quiero que nadie se meta. Luego, el responsable correspondiente le dice que hay un proyecto nuevo y que se cuenta con ella. Y la llaman».- 

M.A.A.: «Francis me decía: 'no hemos firmado nada'. Pero, ¿cómo vas a firmar?».- 

J.L.R.: «¿Qué vas a firmar? ¿Que van a meter a tu mujer en Aguas de Huelva?, pero si es un delito es una ilegalidad, ¿cómo lo vas a firmar? Tenemos que confiar. Esto quiero que se haga, pero hay que vestirlo. Ja, ja, ja... Ya era lo que me faltaba, que se firmaran esta cosas. Que me meten en la cárcel. Eso no se puede. Vas a firmar una barbaridad».

Javier Segovia Pastor, Consejero en la empresa EMPRESA MUNICIPAL DE AGUAS DE HUELVA SA. desde el 06 de Octubre de 2015

El juez pide los audios

Por su parte, el titular del Juzgado de Instrucción 5 de Huelva ha pedido al vecino de Aljaraque que presentó la denuncia que entregue todas las grabaciones sobre un posible soborno para evitar una moción de censura contra la alcaldesa socialista. Fuentes de la investigación señalaron a Efe que la petición se basa en que el denunciante cuenta con una memoria USB con grabaciones que dan veracidad a sus afirmaciones.

Según la denuncia, la moción de censura planteada contra la alcaldesa socialista fue retirada tras ofrecer un supuesto intermediario del PSOE un empleo en una empresa pública a la esposa de Francisco Martín, edil de Sí se puede.

La alcaldesa alega que no prometió a nadie un empleo a cambio de la retirada de la moción. Mientras, Francisco Martín niega el supuesto intento de soborno y dice que su mujer «lleva en Aguas de Huelva haciendo contratos de sustitución al menos dos años». El secretario general de CCOO en Huelva, Emilio Fernández, afirma que las negociaciones en las que participó para evitar la moción de censura «en ningún momento se ha planteado» que hubiera un puesto de trabajo para la mujer del edil.



Las controvertidas respuestas y comentarios del presidente de la Diputación de Huelva, Ignacio Caraballo (PSOE), ofrecen la posibilidad de comprobar el grado de intento de manipulación que pueden llegar a alcanzar algunos representantes políticos a la hora de dirigirse a los Medios y al público sin que exista la posibilidad de que estos sean rebatidos.
En el caso del excelentísimo presidente del ente provincial, se da la circunstancia de haber engrosado la plantilla de dicha institución hasta la máxima potencia con 27 personas (asesores). Este tipo de nombramientos, en la mayoría de los casos, se compone de miembros de formaciones políticas no afines o de la oposición en la provincia de Huelva, “captados”, a nivel de despacho con suculentas remuneraciones económicas anuales (32.000 €) a fin de conformar gobiernos mediante pactos más o menos desavenidos. Las declaraciones eran recogidas por algunos Medios el 03.03.17. 





El gesto altruista que se debe esperar, según el protocolo adquirido por determinados dirigentes políticos, tras poco decorosas apariciones en la prensa en las que la imagen peligra, conlleva un contraataque que, no sólo limpie, sino que estimule más aún, si cabe, al elector. Este ejemplo, se reflejaba en una  información divulgada por E.P., tras el escándalo del excelentísimo presidente de la Diputación provincial de Huelva, Ignacio Caraballo, (PSOE). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO