LA ZONA G8 : El alba de una nueva era: Esclavitud Total Y La Regla de Chatham House.

El Royal Institute of International Affairs fue fundado en 1919, tras los Acuerdos de Paz de Versalles, y tiene su sede en la Chatham House de Londres. En la actualidad se usa el nombre «Chatham House» para referirse a todo el instituto. El Royal Institute of International Affairs es el brazo ejecutivo de la política de la Monarquía británica.



«La Regla de Chatham House consiste en que los participantes de una reunión pueden divulgar la información que se ha generado en ella, pero deben guardar silencio acerca de la identidad o afiliación de quienes la han facilitado; tampoco se puede mencionar que tales datos proceden de uno de los encuentros del Instituto.» Traducción: los globalizadores no sólo quieren evitar que sepamos qué es lo que están planeando, sino que también pretenden pasar desapercibidos.

«La Regla de Charham House permite que la gente hable a título individual sin representar a las instituciones en las que trabaja; esto facilita el libre debate. La gente suele sentirse más relajada si no se la menciona y deja de preocuparse de su reputación o de las implicaciones de sus palabras.»

En 2002 se clarificó y reforzó la aplicación de la norma: «Los encuentros de la Chatham House pueden Llevarse a cabo de forma abierta o bajo la Regla de Chatham House. En este último caso se acordará explícitamente con los participantes que lo expuesto en tal reunión es estrictamente privado y se garantiza el anonimato de quienes hablen entre estos muros; todo esto sirve para asegurar unas mejores relaciones internacionales. Chatham House se reserva el derecho de llevar a cabo acciones disciplinarias sobre cualquier miembro que rompa esa regla.» Traducción: Si te vas de la lengua, te arriesgas a un destino más bien dramático.


LOS PARTICIPANTES

Los participantes afirman que asisten a las reuniones en calidad de ciudadanos privados y no como representantes oficiales, aunque esta afirmación es bastante cuestionable: en Estados Unidos (por medio de la Ley Logan) y en Canadá es ilegal que un funcionario elegido por el pueblo se reúna en privado con empresarios para debatir y diseñar la política pública.

La Ley Logan fue creada para evitar que ciudadanos sin representatividad pública interfirieran en las relaciones entre Estados Unidos y los diferentes gobiernos extranjeros. No deja de ser curioso que, en sus doscientos años de historia, no se haya acusado a nadie de vulnerar la Ley. Sin embargo, sí ha habido un buen número de referencias a su vulneración en diferentes juicios y se suele usar como arma política. Con esto no quiero decir que una persona corriente pueda vender ilegalmente armas o drogas a un estado extranjero, porque no es así. Pero los que sí pueden hacerlo son los miembros del super-secreto Club Bilderberg, en cuyo caso además se les anima a que interfieran en los asuntos privados de estados independientes.

Algunas de las personas que han participado en estos encuentros son: Allen Dulles (CIA), William J. Fulbright (senador de Arkansas y receptor de una de las primeras becas Rho-des), Dean Acheson (secretario de Estado de Truman), Henry A. Kissinger (presidente de Kissinger Associates), David Rockefeller (Chase Bank, JP Morgan Internacional Council), Nelson Rockefeller, Laurance Rockefeller, Gerald Ford (ex presidente de los Estados Unidos), Henry J. Heinz II (presidente de H. J. Heinz Co.), el príncipe Felipe de Gran Bretaña, Robert S. McNamara (secretario de Defensa de Kennedy y ex presidente del Banco Mundial), Margaret Thatcher (ex primera ministra de Gran Bretaña), Valéry Giscard d'Estaing (ex presidente de Francia), Harold Wilson (ex primer ministro de Gran Bretaña), Edward Heath (ex primer ministro de Gran Bretaña), Donald H. Rumsfeld (secretario de Defensa de los presidentes Ford y George W. Bush), Helmut Schmidt (ex canciller de Alemania Occidental), Henry Ford III (presidente de Ford Motor Co.), James Rockefeller (presidente del First National City Bank) y Giovanni Agnelli (presidente de Fiat en Italia).' 


David Rockefeller (Derecha) en una reunión en 1947

Bilderberg, desde el principio, ha sido administrado por un núcleo reducido de personas, nombradas desde 1954 por un comité de sabios constituido por la silla permanente, la silla americana, las secretarías y tesoreros de Europa y Estados Unidos. Las invitaciones únicamente se mandan a personas «importantes y respetadas quienes, a través de su conocimiento especial, sus contactos personales y su influencia en círculos nacionales e internacionales, pueden ampliar los objetivos y recursos del Club Bilderberg». 

Los encuentros son siempre abiertos y sinceros y no siempre se llega al consenso. Durante los últimos tres años, franceses, británicos y americanos han estado a la greña casi constantemente; el tema de disputa, Iraq. Hace dos años el ministro de Asuntos Exteriores francés, Dominique de Villepin, le dijo abiertamente a Henry Kissinger que «si los americanos hubiesen dicho la verdad acerca de Iraq», es decir, que la auténtica razón para la invasión era el control y la gratuidad del petróleo y el gas natural, quizás, ellos, los franceses, «no hubiesen vetado sus "estúpidas" resoluciones en la ONU». «Su presidente es un completo idiota», añadió [cita exacta transcrita por tres asistentes a la conferencia y confirmada independientemente]_ «Eso no significa que el resto del mundo sea estúpido», replicó a un malhumorado Kissinger al salir de la sala. 


Dominique de Villepin

El nacionalismo británico es otra causa de preocupación. En Turnburry, Scotland, Tony Blair, primer ministro británico, fue tratado como un niño travieso ante al resto de participantes cuando se le echó en cara, en un tono bastante hostil, no haber hecho lo suficiente para incluir a Gran Bretaña en la moneda única. Según fuentes de Jim Tucker, un legendario periodista reconocido entre los profesionales más honestos por haber perseguido a los miembros del Club durante más de treinta años con un gran coste personal (perdió a varios amigos personales en misteriosos accidentes y a un miembro de su familia que supuestamente se suicidó), «Blair aseguró en Bilderberg que Gran Bretaña aceptaría el euro, pero que antes tenía que resolver ciertos "problemas políticos" debido a "un resurgimiento del nacionalismo en casa».

El 29 de mayo de 1989 la revista Spotlight publicaba en uno de sus reportajes la siguiente frase que le dijo un funcionario alemán a Blair: «No eres más que una Maggie Thatcher con pantalones.» Se trataba de una dura referencia al hecho de que lady Thatcher fuera defenestrada por su propio Partido Conservador siguiendo las órdenes del Club Bilderberg. Después, el mismo foro colocaría en el puesto a John Major, un personaje más manipulable. 

Como explica John Williams, algunos miembros de la élite occidental acuden a las reuniones Bilderberg «para reforzar un consenso virtual, una ilusión de globalización, definida bajo sus propios términos: lo que es bueno para los bancos y los grandes empresarios, es bueno para todo el mundo. Es inevitable y revierte en el beneficio de la humanidad».

EL CLUB BILDERBERG, VISTO DE CERCA


Wolff von Amerongen

Otto Wolff von Amerongen, presidente y director de Otto Wolff GnibH en Alemania y uno de los miembros fundadores del Club, explicó que los encuentros se estructuraban de la siguiente manera: se empezaba con unas introducciones cortas sobre un tema determinado, a lo que seguía el debate general. Wolff von Amerongen, al que se le reconoce el mérito de entablar relaciones comerciales entre Alemania y el antiguo bloque soviético, hizo las veces de embajador en la sombra de Bonn en Rusia. Sin embargo, no se pueden ocultar sus vínculos con el gobierno nazi, ya que se sabe que intervino en el robo de acciones a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Werner Ruegemer codirigió en 2001 un documental sobre la familia Amerongen en el que se decía que Wolff había sido espía nazi en Portugal; su trabajo consistía en vender el oro saqueado de los bancos centrales europeos y las acciones de los judíos. Wolff también comerciaba con tungsteno, un metal clave para la fabricación de rifles y artillería. En aquella época, Portugal era la única nación que exportaba tungsteno a Alemania.

Dos delegados que prefieren mantener el anonimato, aunque se cree que son británicos, explicaron que se trabaja en grupos consistentes en un moderador y dos o tres personas más. Tienen cinco minutos cada uno para hablar del tema del día y hay «preguntas de debate, que duran cinco, tres o dos minutos». No hay documentos introductorios ni grabaciones, aunque se anima a los delegados a que preparen sus intervenciones con antelación. 

La lista inicial de participantes propuestos comienza a circular en enero, y la selección final se hace en marzo. Para evitar filtraciones, el comité directivo del Grupo establece la fecha del encuentro con cuatro meses de antelación, pero el nombre del hotel sólo se anuncia una semana antes. En la apertura del encuentro, el presidente recuerda las reglas del Club y abre el primer tema de debate del día. Bilderberg marca todos los documentos que distribuye a sus miembros con la frase «Personal y estrictamente confidencial. Prohibida su publicación».

RECLUTADOS POR EL CLUB

Es importante distinguir entre los miembros activos que acuden todos los años y otras personas que son invitadas ocasionalmente. Son unas ochenta las personas que acuden regularmente y un número muy variable los que visitan el Club, principalmente para informar sobre materias relacionadas con su conocimiento y experiencia. Estos tienen escasa idea de que hay un grupo formal constituido y nada saben acerca de la agenda secreta. También hay algunos invitados selectos que el comité considera útiles en sus planes de globalización y a los que se ayuda a conseguir importantísimos cargos. Entre ellos, Esperanza Aguirre. En algunos casos, estos invitados ocasionales no cuajan en la organización y son definitivamente apartados. Un ejemplo, Jordi Pujol, en 1989, en La Toja, Galicia.


Esperanza Aguirre

El ejemplo más claro de «reclutamiento útil» fue el de aquel oscuro gobernador de Arkansas, Bill Clinton, que acudió a su primer encuentro Bilderberg en Baden Baden, Alemania, en 1991. Allí, David Rockefeller le explicó a un joven Clinton en qué consistía el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y le dio indicaciones para apoyarlo. Al año siguiente, el gobernador se convirtió en presidente.

La asociación con el Club Bilderberg siempre ha arrojado magníficos beneficios:

1. Bill Clinton. Asistió a la reunión del Bilderberg de 1991. Gana la nominación del Partido Demócrata y es elegido presidente en 1992.

2. Tony Blair. Asistió a la reunión del Bilderberg de 1993. Asciende a la presidencia del partido en julio de 1994 y a la presidencia nacional en mayo de 1997.

3. Romano Prodi. Asistió a la reunión del Bilderberg de 1999..Es nombrado presidente de la Unión Europea en septiembre de 1999.

4. George Robertson. Asistió a la reunión del Bilderberg de 1998. Consigue la secretaría general de la OTAN en agosto de 1999.

FRANSSOIS MITTERRAND



François Mitterrand

El 10 de diciembre de 1980, F. Mitterrand, un hombre que reiteradamente había fracasado en su intento de conseguir el poder en Francia, fue resucitado por orden del Comité de los 300, el hermano mayor del Club Bilderberg. Según la fuente de inteligencia de John Coleman, autor de Conspirators' Hierarchy: The Story of the Commitee of 300, «Escogieron a Mitterrand y le lavaron la imagen para devolverlo al poder». El propio político francés en su discurso de vuelta a la política dijo: «El desarrollo del capitalismo industrial se opone a la libertad. Debemos poner fin a ello. Los sistemas económicos del siglo xx y xxi usarán máquinas para aplastar al hombre, primero en el dominio de la energía nuclear, que ya está produciendo resultados admirables.»

Las observaciones de Coleman le hacen a uno estremecerse. «El retorno de Mitterrand al Palacio del Elíseo fue un gran triunfo para el socialismo. Demostró que el Comité de los 300 era suficientemente poderoso como para predecir acontecimientos o, mejor dicho, para hacer que sucediesen por la fuerza o por cualquier otro medio. En el caso de Mitterrand, demostró su capacidad de vencer cualquier oposición pues, pocos días antes, había sido totalmente rechazado por un grupo de poder político de París», es decir, por el Frente Nacional de Le Pen y un gran segmento de su propio Partido Socialista.

Caída del Gobierno turco. Bilderberg 1996

Cuatro días después de la vuelta a casa de dos participantes turcos tras el encuentro del Club de 1996, en Toronto, cayó el gobierno turco al completo. Se trataba de Gazi Ercel, gobernador del Banco Central de Turquía, y Emre Gonensay, ministro de Asuntos Exteriores. 

En un movimiento sorpresa, el primer ministro turco, Mesut Yilmaz, dimitió de su cargo, disolviendo la coalición entre el Partido del Sendero `verdadero, dirigido por la ex primera ministra conservadora Tansu Ciller, y el suyo propio, el Partido de la Patria.

Esto permitió a Necmettin Erbalcan, líder del Partido del Bienestar Social, formar un nuevo gobierno. Su partido es claramente proislámico.



Necmettin Erbalcan

BILDERBERG 2004, STRESA, ITALIA

Según una fuente bien informada que participó en el encuentro de 2004, los miembros portugueses del Club usaron con habilidad lo que se ha llamado la «táctica portuguesa», es decir, su promoción a alto nivel. 

La asociación con el Grupo Bilderber & gt reportó los siguientes beneficios al grupo portugués: 

Pedro M. Lopes Santana, el poco conocido alcalde de Lisboa, fue nombrado primer ministro de la República. 
José M. Duráo Barroso, ex primer ministro, pasó a ser nuevo presidente de la Comisión Europea.


José M. Duráo Barroso

José Sócrates, miembro del parlamento, fue elegido líder del Partido Socialista después de la dimisión de Eduardo Ferro Rodrigues, a causa de una crisis político-social y oscuras acusaciones de pedofilia. Fuentes cercanas a la investigación confirman que la crisis fue provocada por miembros del Club Bilderberg. 


John Edwards

Otro ejemplo de la influencia que el Club ejerce sobre la política americana se evidenció durante la campaña electoral en EE. UU., cuando el candidato demócrata a la presidencia, John Kerry, eligió a John Edwards como vicepresidente. Este último había sido invitado por primera vez a la reunión del Bilderberg un mes antes. Varias fuentes, cuyos nombres no puedo revelar porque: pondría sus vidas en peligro, han confirmado de forma independiente que después de oír el discurso de Edwards durante el segundo día de la conferencia, Henry Kissinger telefoneó a John Kerry con el siguiente comentario: «John, ya te hemos encontrado vicepresidente.» Una extraordinaria serie de coincidencias.

LÍDERES DE LA OTAN CONTROLADOS POR EL CLUB BILDERBERG

Para entender quién controla el mando de la OTAN, el operativo militar más grande del mundo, y ahora el Ejército Mundial, sólo tenemos que mirar los estrechos vínculos que existen entre sus secretarios generales y el Club Bilderberg: Joseph Luns (1971-1984), lord Carrington (1984-1988), Manfred Wbmer (1988-1994), Willy Claes (1994-1995), Javier Solana (1995-1999), lord Robertson (1999-2004) v Jaap G. de Hoop Scheffer (2004). La OTAN fue creada por el Instituto Taviscock cuando el Gobierno Mundial en la sombra decidió crear una super institución que controlase la política europea. A su vez, fue el Royal Institute for International Affairs (RIIA), que sólo responde ante la reina de Inglaterra, el que fundó el Tavistock El RIIA, controla la política exterior británica y es el brazo ejecutor de la política exterior de la monarquía británica.

Como consecuencia, se hace mucho más fácil aplicar la política de Bilderberg en el Golfo, Iraq, Serbia, Bosnia, Kosovo, Siria, Corea del Norte, Afganistán, por mencionar sólo los casos más conocidos.


Peter Sutherland

Tanto Donald Rumsfeld como Peter Sutherland, de Irlanda, son miembros del Club Bilderberg. Sutherland es ex comisario europeo y presidente de Goldman Sachs y British Petroleum. Rumsfeld y Sutherland ganaron un buen montón de dinero en 2000 trabajando juntos en el consejo de la compañía energética suiza ABB. Su alianza secreta se hizo pública cuando se descubrió que ABB había vendido dos reactores nucleares a un miembro activo del «eje del mal», concretamente a Corea del Norte. Huelga decir que British Petroleum no hace publicidad del asunto cuando anuncia una de sus iniciativas públicas en las que «la seguridad es lo primero».

Todo primer ministro británico se ha sentido obligado a asistir a los encuentros Bilderberg durante los últimos treinta años. Como anécdota para contar a los amigos, se puede decir que el Club fue una creación del MI6 bajo la dirección del RIIA. En concreto, fue idea de Alastair Buchan (hijo de lord Tweedsmuir y miembro del RIIA y la Mesa Redonda) y de Duncan Sandys (un importante político, yerno de Winston Churchill, quien a su vez era amigo de Rettinger, un jesuita y masón de grado 33). 



Józef Retinger


Bernardo de Holanda

El M16 necesitaba a un miembro de la realeza que diese apoyo público al Club y pensó en Bernardo de Holanda, conocido por sus numerosos vínculos con la realeza europea y los más importantes industriales. 

La conferencia Bilderberg de 1957 fue el inicio de la carrera del líder del Partido Laborista Dennis Healey. Poco después del encuentro, Healey fue «extrañamente» nombrado ministro de Hacienda. Tony Blair acudió a la reunión del 23 al 25 de abril de 1993, en Vouliagmeni, en Grecia, cuando era ministro del Interior en la sombra.







Más:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO