LA ZONA G8 : Código de Barras o el control de la "Bestia".

El código de barras es un código basado en la representación mediante un conjunto de líneas paralelas verticales de distinto grosor y espaciado que en su conjunto contienen una determinada información. Aunque muchos creen que es solo para esto, en realidad es para algo más.



17 del capitulo 13 del Apocalipsis insistía en que "nadie podrá comprar ni vender" sin la marca de Satán, debería orientar sus pesquisas hacia el mundo de la economía. Y allí se encontró con los códigos de barras, un ingenioso sistema de clasificación informática que ya está impreso en la casi totalidad de los productos comerciales que adquirimos. 

Si nos detenemos un instante a observar uno de esos códigos (el lector puede hacer ahora mismo la prueba), veremos como al principio hay una barra doble un poquito más larga que no tiene número debajo como las demás; justo en el medio hay otra igual, y una tercera idéntica se encuentra al final del código. Pues bien, Mary Steward, después de localizar la empresa que había diseñado este sistema, averiguó que cada una de estas barras simboliza un 6, la clave hexadecimal que descodifica toda la información acumulada en el código. Es decir, que en cada uno de estos códigos de barras se ocultan tres 6, o dicho de otra manera, una clave 666 controla ya la economía internacional.

El 666 de la quinta avenida de Manhattan. Más.

Análisis

Se ha hecho referencia a estos tres caracteres como las barras guardianes y la barra central del código universal. Cada una tiene un valor binario de uno, cero, uno, que es igual al valor númerico del número seis (6). A cada persona se le puede dar los tres caracteres de programación computarizada, o sea, 6-6-6. 

Cada persona puede tener consigo tres números seis, por medio de los cuales se acceda a la computadora para extraer la información específica concerniente a quiénes son y donde viven. Entonces a cada uno le sería dado un número electrónico de banca adicional. Este código de barra es considerado como "madre" de toda la tecnología científica de los microchips . Una típica impresión de la Versión-A del símbolo de UPC contiene 30 lineas negras verticales (conocidas como barras). Un par de estas lineas equivalen a un solo dígito o número. En otras palabras, este sistema de código requiere que dos lineas equivalgan a un número.

Como se muestra más adelante, el código actual es uno de diez dígitos: los primeros cinco dígitos representan al fabricante del producto, y los siguientes cinco dígitos son el código de identificación del producto. Este código de 10 dígitos es entonces precedido con un "dígito del sistema de números" y al final le sigue un "dígito de cotejo transposicional" (sus siglas en inglés: TCD), para verificar si cualquiera de los once dígitos que preceden han sido transpuestos. A cada lado y al centro de esta serie de lineas, cuidadosamente separadas entre sí, hay tres pares de lineas más largas que se extienden un poco más abajo de las demás lineas. Estos tres pares de lineas son especiales y se les conoce como "barras guardas" o "barras guardianes". Estas barras guardas proveen puntos de referencia a los computadores de lectura electrónica (scanners) de la tienda, separando las lineas del lado izquierdo del código de las lineas del lado derecho. Esto es necesario porque las lineas de la parte izquierda poseen un mensaje diferente al de las lineas de la parte derecha, y deben ser leídas de manera diferente por el "scanner".

Las barras guardas de la posición central del UPC son usadas para dividir el código en dos partes e informarle al computador o "scanner" qué es lo que necesita conocer para así reajustar su programa, de modo que interprete adecuadamente la otra parte remanente del código. 

Note de nuevo el diagrama representa el código del fabricante y la mitad derecha representa el código del producto. Y estos códigos a su vez son separados por las barras guardianes, la barra de la izquierda (al comienzo del código del fabricante), la barra central (en el mismo centro de ambos códigos), y la barra de la derecha (al final del código del producto). Las dos lineas (o barra guarda) de la izquierda equivalen al número seis (6), las dos lineas del centro también equivalen al número seis (6), y las que están al final a la derecha equivalen al número 6 también.

Investigación

Ya se ha pensado en marcar a los recién nacidos (para protegerlos de los robos de bebés, y dotarlos de un DNI epidérmico no extraviable por medio de un código de barras, tatuado con tinta ultravioleta y por eso invisible al ojo humano, en la piel. Se lo puede leer por medio de un lector láser, como aquél presente en las cajas de los grandes supermercados. 

También las empresas de tarjetas de crédito, encabezadas por VISA, son interesadas en reemplazar las tarjetitas plásticas con este nuevo sistema a prueba de robo; y que elimina el problema de la identificación del usuario. Parece, en consecuencia de que la super computadora "La Bestia" calcula en hexadecimal con grupos de seis dígitos, se adoptará como numeración tres "trenes" de seis cifras hexadecimales, expresadas en código de barras en infrarrojo; utilizando las primeras tres cifras para codificar el prefijo 666 que MasterCard utiliza. 

El número 6 aparece con frecuencia sobre todo adónde hay transmisión de datos o reconocimiento de códigos de barras por la siguiente razón: la secuencia hexadecimal 6666. Expresada en binario se torna 011001100110011001100110 que, representada en un gráfico, es una onda cuadra periódica con frecuencia un cuarto de la frecuencia de cifra. Sirve para sincronizar los aparatos de recepción cuando la velocidad de transmisión es asíncrona (ADSL), o sea no es soportada por un "clock" directo de referencia. A todos los códigos de barras de los productos que tengo en casa los antecede un 3 ó 4 ó 5 ó 7 y a los de las revistas y de los libros un 8 ó 9.




El 666 y el poder monetario internacional

Funciona a base de tres números seis. Y se puede ver que este código cabe perfectamente en la profecía que se dió desde hace casi dos mil años atrás. Cuando sea el momento propicio y debido a los muchos problemas globales y al explosivo aumento de la población mundial que se mueve rápidamente a sobrepasar los seis mil millones, la marca le será aplicada a cada uno para poder tener un control mundial monetario y político. Nuestra actual civilización planetaria muerde el veneno de su paralización espiritual. Mediante el economicismo del dinero y la transparencia, la Humanidad ha caído en una nueva red de esclavitudes. Se dice que el poder monetario internacional ha confirmado el papel del dinero como nuevo ídolo de adoración, por el que el ser humano de hoy no ve nada más que por un ojo, por cuya servidumbre sacrifica toda su existencia. Pero ello no es en sí demasiado importante si no tuviéramos que añadirle un factor nuevo, por el que el dinero pasa a ser sintético, a ser sustituido por una tarjeta de plástico informatizada que permite transaccionar en base a un fondo de crédito y que además constituye la llave de nuestra desnudez completa. Este sistema permitirá poner el mundo a nuestros pies, a los pies de la colectividad, pero también los hombres terminan encadenando sus almas y sus vidas. Las tarjetas se convierten en las llaves de la transparencia, al perder su intimidad y su secreto.



Pruebas

En el año 1984, el número del código del Banco Mundial era ya “666”.

Las tarjetas del Banco Nacional de Australia llevan el número “666”.

Hay nuevas tarjetas de crédito en los Estados Unidos a las que se ha asignado el prefijo “666”.

Los sistemas de computadoras Olivetti P.6060 usan números para procesar que empiezan con “666”.

Las computadoras centrales de Sears, Belk J. C. Penney y Montgomery Ward (cuatro grandes cadenas de almacenes de los Estados Unidos) usan al prefijo “666” en sus transacciones.

Las computadoras fabricadas por Lear Siegler tienen estampado en el lado el número “666”.

La división de empleados del Servicio Medicaid del Gobierno Federal de los Estados Unidos tiene por número el “666”.

Las divisiones de Armas, Tabaco e IRS (Departamento de Impuestos) del Gobierno Federal de los Estados Unidos tienen en las chapas de sus empleados el número “666”.

El Departamento de Impuestos (IRS) ha empezado a requerir el prefijo “666” en algunas formas u hojas de declaración de impuestos; por ejemplo: W-2P, inválidos, es 666.3; muerte es 666.4, desde 1977.

Los gobiernos de los diferentes estados (en los Estados Unidos) están usando en sus hojas de compras el número “666”.

Las credenciales de la fuerza de seguridad secreta que tuvo el presidente Carter llevaban el número “666”.

Los tanques construidos por la Corporación Chrysler para la fuerza de seguridad secreta de la presidencia estadounidense, llevan en los costados el número “666”.

- Las tarjetas de crédito del sindicato de la compañía Telco, parte de la Scout Central Bell, requieren el prefijo “666” y luego el número de la seguridad social de la persona.

Algunas instituciones financieras de Florida están usando el número “666”.

Las películas “Omen I” y “Omen II” (Presagio) se refieren a un dictador mundial y su número es el “666”.

Las tarjetas del Servicio Selectivo (militar) de los Estados Unidos llevan el número “666”.

Los recibos de cobro de computadoras de todos los Estados Unidos llevan un grupo de puntos grises que rodean el número “666”.

La tarjeta de crédito MasterCard empezó usando en Agosto de 1980 los números “666”.

En los Estados Unidos, encontrar el número “666” en locales, productos a la venta, o en las fachadas de los edificios de grandes tiendas, es cada día más habitual; aunque siempre como reclamo publicitario.




"Y que nadie pudiese comprar o vender sino el que tuviera la marca, el nombre de la bestia o el número de su nombre. Aquí está la sabiduría. El que tenga inteligencia calcule el número de la bestia, porque es número de hombre. Su número es seiscientos sesenta y seis"




La Organización mundial identificada como GS1, posee entre sus aliados a la ONU (EDIFACT), desde donde se  controla el Intercambio electrónico de datos en el ámbito mundial.





La primera patente de código de barras fue registrada en octubre de 1952 (US Patent #2,612,994) por los inventores Joseph Woodland, Jordin Johanson y Bernard Silver en Estados Unidos. La implementación fue posible gracias al trabajo de los ingenieros Raymond Alexander y Frank Stietz. El resultado de su trabajo fue un método para identificar los vagones del ferrocarril utilizando un sistema automático. Sin embargo, no fue hasta 1966 cuando el código de barras comenzó a utilizarse comercialmente y no tuvo un éxito comercial hasta 1980.


George J. Laurerdesarrolló el Código Universal de Producto en 1973.




Más;











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO