LA ZONA G8 : ¿Quién quiere el MUOS?

El MUOS, acrónimo de Mobile User Objective System, cuya construcción ha comenzado en Niscemi (Sicilia, Italia), es una de las cuatro terminales terrestres de EE.UU. para el control de drones Global Hawk


Se trata de una megared de antenas y satélites para la telecomunicación global, “perfecta” no sólo para accionar y controlar aviones sin piloto, si no también misiles de uranio empobrecido y armas atómicas en miniatura. El MUOS, conectado con la base militar de Sigonella (Sicilia) de la que ya despegan drones Predator y Reaper, es al mismo tiempo una desgracia local y un azote global. 

Heredero de la base militar de Niscemi (activa desde 1991), no sólo devastaría la “zona protegida” del Alcornoque Mediterráneo; no solo extendería la colonización de terreno agrícola a 1.660.000m2; no solo expondría a la población, a 20 km de radio, al riesgo de enfermedades graves y permanentes, incluyendo la necrosis de tejidos gracias a las ondas electromagnéticas; no sólo arriesgaría a, debido a las interferencias generadas por las antenas, activar accidentalmente las bombas transportadas por las aeronaves (como ya pasó el 29 de julio de 1967 en el Golfo de Tonkín); no sólo agravaría la militarización de Sicilia y el poder de la camarilla político-negociante mafiosa autóctona; si no que haría de Niscemi una de las cuatro terminales de la ciberguerra mundial. 

En semejantes estructuras, sentado delante de cualquier pantalla, un burócrata del Pentágono puede llevar destrucción y muerte a cualquier parte del planeta con un simple “accionar”, privado de todo reflejo en la conciencia (y en la de la llamada opinión pública, así como lejos de los “objetivos” visibles en el monitor). Las antenas y los satélites del MUOS ¨parte del NRTF (Naval Radio Transmitter Facility) potencian las comunicaciones con los submarinos nucleares y pueden obstaculizar las demás comunicaciones para que lleguen las suyas a su destinatario. El control de la comunicación global, se sabe, es uno de los aspectos fundamentales de la guerra contemporánea. 



En este contexto se desarrolla la discordia, manifestada inicialmente sólo por unos pocos compañeros y unas pocas almas críticas (todos más o menos veteranos de la lucha contra la base de la OTAN de Comiso, Sicilia, en los años ‘80), luego por algunos habitantes niscemeses y, después, por casi la totalidad de los habitantes de esta pequeña ciudad, extendiéndose como una mancha de aceite por toda la isla. Así, se han creado Comités NoMUOS en varias ciudades y pueblos de Sicilia, dando vida a movilizaciones con cada vez más participación y cada vez más conscientes. 

En este contexto más maduro, una vez alejados los componentes institucionales y la presencia fascista, nos hemos unido para la creación de una coordinadora NoMUOS cuyas adhesiones se reconocen en los valores imprescindibles de la libertad, la igualdad, la solidaridad, el antifascismo, el antimilitarismo, el antirracismo y la lucha contra la homofobia. En la carta de intenciones de la coordinadora se expresan claramente, sobre todo, tres posiciones. 



Base Aérea de Sigonella,  Sicilia, Italia.

La antimilitarista que señala al MUOS como un dispositivo de ofensiva militar a nivel mundial que surge de la carrera tecnológica sin precedentes cuyos protagonistas son los sistemas militares que persiguen un proyecto hegemónico de control total de los recursos globales a través del uso sin escrúpulos de la guerra. Denuncia la interferencia americana en la isla, territorio que, desde 1943, está cedido a los intereses de las fuerzas armadas de los Estados Unidos, que han sembrado el territorio de bases, depósitos y dependencias militares ya sean propias o de la OTAN, y transformado Sigonella en la base militar más importante del Mediterráneo, capital mundial de los drones y verdadero centro de las estrategias militares americanas. 



Las otras dos cuestiones de interés del movimiento se centran en la defensa del equilibrio de los ecosistemas circundantes y de la salud de sus habitantes. Con el nacimiento de la coordinadora, se inicia una nueva fase de la lucha NoMUOS: una concentración permanente en la puerta de la base como intento claro de bloquear el paso de las mega grúas necesarias para colocar los radares sobre sus respectivas plataformas. Hasta el 10 de enero de 2013, cuando el intento de bloqueo fracasa y las grúas consiguen llegar a su destino tras un despliegue enorme de fuerzas del orden (antidisturbios, Digos4, carabinieri y, obviamente, militares), y brutales cargas contra lxs manifestantes.

¿Dónde están situadas las cuatro estaciones de tierra?

Las cuatro estaciones terrestres están situadas en Wahiawa (Hawaii), Norfolk, (Virginia), Geraldton (Australia) y Niscemi (Italia), las primeras tres, por lo que sabemos, ya están terminadas. Su disposición permitirá tener una visión completa del planeta y, de manera particular, de todo el sureste del mundo (¡lo tienen literalmente rodeado!). ¿Cuándo tendría que estar operativo el MUOS? Desde el momento en que el primer satélite MUOS se lanzó en 2012, el Sistema MUOS ya debería abastecer de capacidad operativa inicial y debería llegar a la capacidad operativa plena en 2015 o 2016, fecha en la que se lanzarán los demás satélites. 


La instalación de una antena parabólica MUOS en Hawaii

¿Quién quiere el MUOS?

A parte del Pentágono, obviamente, todo el sistema de poder se desarrolla bajo su sombra. En particular, a nivel local, el expresidente de la Región, Raffaele Lombardo (líder del partido Movimiento Per le Autonomie), con el apoyo de una ingeniera ex investigadora de Finmeccanica (empresa italiana del sector de la aeronáutica y la defensa), Livia Livreri. 



Raffaele Lombardo

La Universidad de Catania ha recibido 475 millones de dólares del Pentágono a través del SPAWAR (Space and Naval Warfare Systems Center Pacific), directamente ligado al MUOS. La Universidad de Palermo colabora con el Departamento de Defensa de EEUU en la “producción electrónica de materiales nano estructurados para aplicaciones de conversión energética” (70 mil dólares de financiación). ¿Quién lo construye? El programa (de, al menos, 6 millones de dólares) está concedido a la Lockeed Martin, productora de los caza F-35. Con sus 126 mil trabajadores y sus 45’7 mil millones de dólares facturados al año, se trata de la empresa de producción bélica más grande de los Estados Unidos. Los trabajos de construcción en Niscemi los realiza la Gemmo S.p.A. de Arcugnano (Vicenza, Véneto, norte de Italia), empresa que figura entre los financiadores de Lombardo. ¡Volvamos al espacio italiano! mejor dicho, siciliano.



Inicialmente, el MUOS estaba destinado a Sigonella, gran estación aeronaval, base estratégica militar del Mediterráneo. Cuando la Marina militar se dio cuenta de que las altísimas frecuencias del MUOS podrían crear interferencias con los instrumentos de a bordo de los aviones, ya sean militares o civiles, del cercano aeropuerto Fontanarossa de Catania, con el riesgo de hacer caer aviones o, incluso, activar las bombas que transportan, se decidió mover la instalación a una distancia de seguridad, eligiendo Niscemi (a 60km de Sigonella) como nuevo lugar. 

Operativa desde 1991 (los terrenos se adquirieron en los años '80, en el mismo periodo en que estaba activa la lucha por la desmilitarización de la cercana base de misiles de la OTAN de Comiso), en Niscemi ya existe una gran estación de comunicaciones, la NRTF N8 que opera utilizando altas (HF) y bajas frecuencias (LF), afianzada en 2006 por un sistema adicional de procesamiento y comunicación de datos también operativo a baja frecuencia, llamado ISABPS. En total, 41 antenas, de las cuales una tiene 150 metros de altura que, utilizando bajas frecuencias, permite penetrar en profundidad los océanos comunicando con los submarinos de propulsión y con capacidad nuclear. 



En 2011, lo que atacó el convoy de Muammar el Kadhafi en Libia, poniéndolo en manos de los milicianos de Misurata, fue un drone Predator Reaper, proveniente de Sigonella y teledirigido desde Las Vegas.

Crónica de una resistencia

La noche entre el 10 y el 11 de enero de 2013, Niscemi fue invadida por centenares de agentes de las fuerzas del orden. Con violencia, se desalojaron los bloqueos de los manifestantes para dejar paso al convoy de maquinaria para el montaje de las antenas MUOS. Se trataba de dos camiones y cuatro grúas de la empresa COMINA, escoltadas por numerosas secciones de antidisturbios, policía y carabinieri. La policía dispuso numerosos puestos de control en las calles que conducen a la base militar para impedir la llegada de solidarios que, desde varias localidades, estaban llegando para reforzar la concentración NoMUOS. 

A la una y media de la mañana, el comité NoMUOS de Niscemi realizó un primer bloqueo. Las fuerzas de policía efectuaron diversas cargas, pero a pesar del ímpetu, lxs manifestantes consiguieron resistir bajo los porrazos durante algunas horas. Bajo la incitación de los dirigentes, la policía cargó con extrema violencia. 

A las tres y media, el convoy consiguió pasar. A las cuatro, se efectuó un segundo bloqueo, de manera pacífica que, de todas maneras, es atacado a la fuerza por la policía. A las cuatro y media, el convoy consigue entrar en la base militar. Si, por un lado, nos hemos enfrentado a la derrota, lo que ha pasado ha llevado a algunas reflexiones interesantes sobre el uso o no, en ciertos contextos, de prácticas de resistencia pasiva y sobre cuánto puedan ser más incisivas las prácticas de acción directa. En cualquier caso lo sucedido no ha apagado el entusiasmo de la lucha, más bien, lo ha hecho crecer, incluso numéricamente. “¡Hoy como ayer Mirikani Jativinni! ¡Impidamos la instalación del MUOS y de todos los dispositivos de control! ¡No a la militarización de los territorios! ¡No a todas las nocividades!”

¡MIRIKANI JATIVINNI!

En el treinta aniversario de las grandes movilizaciones internacionales contra la base de misiles de Comiso, los habitantes del sureste de Sicilia salen de nuevo a la calle contra otra base militar americana que están instalando en el territorio de Niscemi, a unos 15km en línea recta de Comiso. La militarización de Sicilia, desde el final de la guerra fría, no solo no ha disminuido, si no que ha incluido nuevos territorios, adecuándose a las más modernas estrategias bélicas estadounidenses. 

El desmantelamiento de la base de misiles a finales de los años ochenta, no fue el triunfo de la paz sobre los vientos de guerra, si no el inicio de una nueva y más peligrosa fase en la que la única superpotencia que quedó, remodeló sus proyectos de acaparamiento violento de los recursos de los demás (Irak, Afganistán, etc.) y de enfrentamiento con China, superpotencia emergente, hoy probablemente más fuerte que los propios Estados Unidos. Y Sicilia es el cordero para el sacrificio, sus bases han sido reforzadas y han acogido a tropas, vehículos y oficiales de otros lugares del Centro y Norte de Europa. 

En el centro de las nuevas guerras que los Estados Unidos están preparando para combatir se encuentran los ordenadores, que dirigen armas cada vez más eficaces y más mortales, cuyo empleo hace al ejército americano casi invencible. Estas guerras las harán aviones sin piloto, misiles intercontinentales, sistemas satélites; provocarán cada vez más muertos, especialmente, entre civiles, pero dejarán en cero las muertes de americanos; a los EEUU, ya no volverán más militares dentro de ataúdes cubiertos por la bandera de barras y estrellas; el Pentágono anulará así uno de los efectos negativos que ha condicionado su política de agresión; la guerra desaparecerá de la vista de los americanos y será solo un “juego de guerra” para operadores de ordenador.

El MUOS y las guerras del futuro 

La construcción de la base MUOS de Niscemi representa una parte de estas decisiones; en el planeta, solo hay cuatro bases MUOS: Australia, Hawaii, Virginia y Sicilia; esta última en una tierra poblada por más de 5 millones de habitantes, a 2 km de una ciudad de 30 mil individuos y, además, está dentro de un lugar de interés comunitario: el Alcornocal de Niscemi. 

El MUOS, sistema de comunicaciones satélite basado en ondas de altísima frecuencia, es el sostén de las nuevas guerras americanas; su entrada en funcionamiento (en torno a 2015) pondrá simultáneamente a las fuerzas armadas estadounidenses de tierra, aire, mar y submarinas, dondequiera que estén, en alerta y en acción; dependerá del MUOS el funcionamiento de los drones (los aviones sin piloto) ya probados con “éxito” durante la guerra de Libia, de la que la base de Sigonella fue la capital mundial. “Enjambres” de drones partirán desde Sicilia para bombardear cualquier zona del Mundo. Así que, Sigonella y Niscemi, pero también Trapani y Catania Fontanarossa ya sufren bloqueos imprevistos por los aterrizajes de los drones, que tienen prioridad frente a los vuelos civiles. Por estos motivos, el MUOS no se puede ver como un problema de los niscemeses o, como mucho, de los sicilianos; pensarlo así sería un grave e irresponsable fruto de miopía política. 

Agresión electromagnética

El MUOS es peligroso por sus emisiones electromagnéticas, que interfieren con todo tipo de aparatos electrónicos; además, su haz de ondas estropea cualquier cosa que encuentre, es tan cierto que desde Sigonella, donde inicialmente debía haber sido instalado, se ha movido hasta Niscemia, a unos 60 km: los aparatos de la base y los de los propios aviones militares habrían corrido serios riesgos. Alrededor, en un radio de 120 km, la vida de las personas estará sometida a riesgos muy serios, en particular la de niños y ancianos: tumores cerebrales, en el aparato genital, en la vejiga, de mama, leucemia infantil, infartos, melanomas, linfomas, malformaciones fetales, esterilidad, abortos, aceleración del desarrollo de células cancerígenas, mutaciones del sistema inmunitario, pérdida de lívido, vértigos, depresiones e insomnio agredirán a las personas, de tal manera que horrorizarían a las víctimas de las emisiones de Radio Vaticana (30.000watt contra 2 millones); el ambiente se verá afectado de manera irreversible. 

Produce muchas más emisiones que la actual base americana; NRTF (Naval Radio Transmitter Facility) para las comunicaciones de radio con aviones, satélites y submarinos de propulsión nuclear, construida dentro del Alcornocal de Niscemi en 1991; emisiones de ondas de altísima y bajísima frecuencia en cantidades fuertemente peligrosas y los daños provocados en la salud de los niscemenses, que están más expuestos, son ingentes, mezclados con los de la Petroquímica de Gela y no supervisados adecuadamente.

Militarización y mafia 

Nos encontramos frente a una fortísima militarización de alcance excepcional; se potencian las bases de la isla y de las islas menores, mientras que en Mesina, en el corazón del Estrecho (Sicilia-Italia continental), el histórico Arsenal militar se destina a convertirse el Centro por excelencia para la “desmilitarización y el desmantelamiento” de las unidades navales de la Alianza Atlántica de hasta dos mil toneladas (el llamado “delgado canal”), con un área de almacenamiento anexa donde se descargarán agentes contaminantes y cancerígenos, desechos tóxicos y especiales y, sobre todo, una enorme cantidad de amianto a dos pasos del casco urbano. 

En todo esto se mueven las empresas ligadas a la mafia, para garantizar el orden y la regularidad de los trabajos a la clientela americana, como la Cementera de Niscemi que, desde que el gobierno MPA-PD de la región dio el visto bueno a la construcción del MUOS (junio 2011), ha hecho trabajar día y noche a sus empleados para terminar la instalación y la puesta en obra de las parábolas en tiempos récord, después de haber aplanado una colina en la zona protegida del Alcornocal. 

Es una vieja historia la de las relaciones entre la mafia y los americanos: desde el desembarco de 1943, la postguerra, hasta los trabajos en Sigonella, Comiso, etc., la economía mafiosa se ha mostrado siempre la más fiable, en la lógica del intercambio: dinero y estatus social contra el orden público y la paz sindical en las obras.

Un pagaré que romper 

Paradójicamente, el treinta aniversario reúne a las dos ciudades porque el aeropuerto de Comiso, construido donde estaba la base para los euromisiles, a pesar del gasto de 46 millones de euros y el hecho de estar terminado desde hace tiempo, no se abrió por toda una serie de problemillas que en realidad esconden el verdadero motivo de su no apertura: su incompatibilidad con el MUOS ubicado tan cercano que tendría interferencias con el funcionamiento de los equipos, tanto de aire como de tierra.

Sicilia se encuentra peor que antes al estar ocupada por el ejército americano, hipotecada por las estrategias del Pentágono, proyectada en el futuro como espacio avanzado en los sistemas armamentísticos de última generación y, obviamente, como objetivo muy sensible a cualquier tipo de represalias.

El pagaré que el pueblo siciliano tuvo que firmarles a los americanos después del desembarco de julio de 1943, continúa teniendo un altísimo coste, a pesar de haber pasado 70 años. 

Por eso, nosotros como anarquistas, pensamos que es importante retomar la contraseña Mirikani Jativinni, que fue nuestra bandera durante la lucha contra la construcción de la base de misiles de Comiso8 y también después; así que, hoy más que nunca es necesario gritar ¡No al MUOS!

¡Mirkani Jativinni! Hoy más que nunca tenemos que arrollar con un movimiento de protesta cada vez más fuerte no sólo a los militares americanos, si no a todos los siervos políticos y los cómplices que los han permitido y les permiten hacer lo que les sale de las narices, desde el gobernador Raffaele Lombardo, pasando por el fiscal que ahora intenta cabalgar la batalla contra el MUOS, mientras que hace un año avalaba su construcción y, durante años, ha fingido ni ver ni oír, tanto cuando Berlusconi (2005) daba el “permiso” a los EEUU para construir el MUOS, como cuando el gobierno Prodi (2006) se lo confirmaba.


Silvio Berlusconi

Construir la oposición popular En muchas provincias está activa una fuerte campaña de sensibilización que ha desgarrado el velo del silencio, pero sobre todo el del delegar. Se intentó movilizarse en Niscemi hace un par de años; se echaron a la calle diez mil personas; una oposición que podía representar la primavera de una protesta generalizada, pero que se dejó enjaular por las promesas de una clase política estafadora y cínica, que un año después no dudó en bajarse los pantalones delante del patrón americano. 

Ahora, gracias a aquellos niscemenses que quieren seguir resistiendo, han surgido decenas de comités NoMUOS a lo largo del eje suroriental de la isla y se van extendiendo en otras zonas del centro y del este; son realidades heterogéneas entre ellas y dentro de ellas, pero en esta fase están cumpliendo la tarea importantísima de dar a conocer qué es el MUOS, organizando centenares de mesas informativas y de recogida de firmas, decenas de conferencias, manifestaciones, concentraciones, gracias a los cuales la opinión pública está cada vez más informada y el consenso en la lucha contra el “MUOStro” ha alcanzado niveles significativos. 

Está creciendo, junto con la “vieja” generación de Comiso que luchó contra los misiles, contra las intervenciones militares en Irak, por la desmilitarización de Sigonella9, la nueva generación de las fuertes sensibilidades ambientales, que paulatinamente toma conciencia del contexto de guerra en el que el MUOS nos está proyectando y que se da cuenta, más allá de los métodos normalmente contradictorios e ingenuos que algunos abanderan (delegar en los alcaldes y diputados, creer verdaderamente en el “poder” de cien mil firmas recogidas, confianza excesiva en las batallas simbólicas), que hay que bloquear el MUOS, o desmantelarlo de cualquier forma, junto con la base NRTF y todas las bases americanas de Sicilia. Desde la preocupación por la salud y por el medioambiente, pasando por pedir un mar Mediterráneo de paz y emprendiendo una dinámica de activismo autónomo a los partidos, los cuales, sólo ahora, se acercan poco a poco a la campaña NoMUOS a medida que se acercan cada vez más “al calor” de las inminentes elecciones regionales.

La nueva fase de la lucha 

Así, mientras una parte está lista para pasar a la segunda fase de la movilización, la de las concentraciones en el Alcornocal, la de las acciones directas con fines estratégicos, de las iniciativas de molestar a políticos y militares italianos y americanos, en otros lugares, todavía se está en la fase de primera sensibilización y constitución de realidades de base, un retraso que se va cubriendo rápidamente, entre cuyas causas destaca la excesiva somnolencia de la clase militante de izquierdas de Sicilia, que cuenta con un déficit enorme de interés hacia los problemas de la militarización de la isla, a pesar de que están estrechamente ligados a los demás temas de mayor atención: el desempleo, la falta de servicios, la destrucción del medio ambiente, mafia, etcétera. 

No se puede aplazar más el objetivo de hacer asumir la importancia nacional de la lucha contra el MUOS, compromiso en el que nosotros, anarquistas, este periódico, estamos completamente implicados; la nuestra es la edición del único texto hasta ahora disponible para una esencial pero exhaustiva contra información, “Un ecoMUOStro en Niscemi¨ el arma perfecta para los conflictos del s.XXI”, de Antonio Mazzeo; Massimo Coraddu, uno de los expertos de referencia del movimiento NOMUOS, con sus pericias sobre los riesgos electromagnéticos, desarrolladas juntos con su colega de la Politécnica de Turín Massimo Zucchetti; es uno de nuestros compañeros (véase la entrevista en este mismo número).

Todas las premisas apuntan a que la lucha contra el MUOS se convierta pronto en una lucha popular extendida y abrumadora; de nuevo hoy es el momento de volver a ver la escala de prioridades, justo igual que hace 30 años en Comiso.




ROMA, ITALIA: NO AL MUOS. POR UNA NUEVA MOVILIZACIÓN ANTIMILITARISTA

El MUOS es un sistema de telecomunicaciones de radar con cobertura global, en fase de realización, que prevé cuatro instalaciones radar-tierra y cuatro satélites en órbita. Este sistema constituye uno de los proyectos más ambiciosos de reestructuración y modernización militar de todos los tiempos, indispensable para la marina estadounidense para dirigir sus operaciones en mar, tierra y aire, en un escenario bélico internacional en continua expansión. 

La enorme mole de informaciones que este sistema tiene que recibir y transmitir produce potentísimas emisiones electromagnéticas que, además de impactar de forma devastadora en el ecosistema, garantizan la coordinación y la operatividad de las infraestructuras tecnológicas de la guerra cibernética: drones, es decir aviones sin piloto dotados de armamento de todo tipo, submarinos a propulsión y con armamento nuclear, cazabombarderos de última generación.



La máquina bélica neocolonialista que garantizará la expansión y consolidación de nuevos mercados y, con ello, la tan invocada recuperación económica tendrá una única y omnipotente administración: el MUOS. 

El actual escenario internacional no es del todo diferente al periodo que precedía a las grandes guerras del S.XX. Ese momento histórico señalaba la primera gran crisis de sobreproducción capitalista. Ya entonces las grandes potencias, para garantizar su estatus, apuntaban sus cañones hacia los mercados en expansión. Reforzar el sentido patriótico en defensa de los intereses nacionales y afianzar la asociación entre política y economía de guerra era la prioridad para poder levantar el destino de los mercados financieros.

Hoy, gracias a la sombra del terrorismo internacional, el aparato militar y sus descubrimientos tecnológicos, se propagan como una mancha de aceite, cruza los confines de los estados nación y se extiende a las políticas de seguridad, de control y represión del conflicto interno. 

El intercambio entre investigación y aplicaciones militares impregna a toda la sociedad, desde las universidades hasta llegar a los grandes centros de investigación como el ENEA (Agencia nacional para las nuevas tecnologías, la energía y el desarrollo económico sostenible) y el CNR (Consejo Nacional de Investigaciones). 

El avance de la investigación italiana, pública y privada, está dando importantes resultados en sectores como el nano/biotecnológico, la robótica y la inteligencia artificial con amplio uso en aplicaciones doble-uso (civil-militar). Estas nuevas ramas de la ciencia están revolucionando velozmente no sólo los sistemas de guerra sino a toda la sociedad. 

La elevada automatización de los sistemas de “Comando, Control, Comunicación, Inteligencia y Reconocimiento” que constituyen el sector operativo de la investigación militar denominado C4ISR es uno de los componentes estratégicos del MUOS. La despersonalización y la alienación en los mecanismos de guerra es cada vez más una realidad y está transformando la percepción del conflicto: para bombardear un territorio basta sentarse cómodamente en un sofá con un monitor y un joystick. Esta nueva concepción de intervención, unida al desarrollo de nuevas armas de destrucción masiva constituye, por razones obvias, una amenaza cada vez más concreta para la vida de este planeta. 

El MUOS representa la reafirmación de la tecnocracia androcrática: la superioridad tecnológica, obsesivamente buscada y alcanzada por las élites político-económico-militares encuentra su realización plena en este sistema de control y agresión. Su estructura altamente centralizada y jerarquizada es la expresión consecuente del concepto patriarcal de imposición del derecho de la fuerza. La razón de ser del Estado totalitario que se impone explotando las innumerables contradicciones del estado democrático.

Los acuerdos entre el Ministerio de Defensa y el Departamento de Defensa de EEUU de 2006 hablan claro: sobre el proyecto MUOS, alojado en la base NRTF de Niscemi, “no hay manera de que las autoridades italianas ejerzan su soberanía ni ningún control”. Como perfecta continuación de las maniobras de contrarrevolución de la posguerra y de los años ’70 (operación Gladio, Estrategia de la Tensión, etc.), Italia y EEUU continúan tejiendo la trama de un control social cada vez más total que pasa necesariamente por la imposición de un estado de guerra hipertecnológica permanente. Retomar el hilo de un discurso antimilitarista significa actualizar y renovar la riqueza histórica de las prácticas antiautoritarias en los puntos críticos del conflicto social en curso. Aportar un giro anti estatal a las luchas en defensa de la tierra y abrir importantes capítulos de estas luchas en lo que respecta a centros de investigación y desarrollo de nuevas tecnologías, servidumbre militar, centros de investigación, sitios de almacenamiento y tránsito de material nuclear, nocividades que continúan devastando y contaminando a esta ya maltratada tierra. La lucha contra el MUOS puede ser un nuevo comienzo. 


CACI para proporcionar Soporte del Ciclo de Vida de los Sistemas C4ISR de la Armada de EE.UU. Más.

Anarquistas Antimilitaristas de Roma

ACTIVISTAS EN LAS TORRES DE LA BASE AMERICANA: DOS ARRESTOS

En la madrugada del 22 de abril de 2013, algunos activistas NoMUOS consiguieron hacer brecha en el dispositivo de seguridad de la base militar estadounidense de Niscemi y, utilizando sus cuerpos como instrumento de protesta, escalaron algunas de las torres de la base. Acto seguido, dos fueron arrestados y otras dos, denunciadas quedando en libertad. Mientras, desde la embajada estadounidense continúan tranquilizando a los ciudadanos sobre los presuntos efectos sobre la salud de las instalaciones en construcción en Niscemi, se agrava la posición de dos de los cuatro manifestantes que ayer escalaron las antenas dentro de la base. 




Nicola Arboscelli y Turi Vaccaro en estado de arresto, acusados de resistencia a oficial público, daños y lesiones agravadas. Ambos han anunciado una huelga de hambre. “Los Estados Unidos sostienen, convencidos, el derecho a la protesta pacífica. Aun así, la violación ilegal de la frontera por parte de los manifestantes a una estructura militar y la deliberada e irresponsable destrucción de la propiedad de los Estados Unidos han puesto en peligro tanto a los propios manifestantes como al grupo de socorro. Condenamos tales acciones”. Dice la nota colgada en el portal de la embajada de EE.UU. en Italia como reacción a la protesta de ayer de cuatro manifestantes NoMUOS que escalaron varias antenas dentro de la base de Niscemi.

Para Desirée Ristagno y Simona Spinello la denuncia quedando en libertad por ingreso arbitrario en zona militar. La misma acusación también para el activista NoTAV piamontés Nicola Arboscelli y para el pacifista de Catania, Turi Vaccaro. Estos últimos fueron arrestados con la acusación de resistencia a la autoridad y daños (para Vaccaro). 

Arboscelli está también acusado de lesiones agravadas. Pero hay otro manifestante que se autoacusa del hecho, envuelto él también en la citada acción. Vaccaro y Arboscelli, encerrados en la cárcel de Caltagirone, han anunciado una huelga de hambre y, ayer por la tarde (22 de abril), se realizó una sentada espontánea en su apoyo delante de la comisaría de Niscemi. Hay otra, ahora, en el Tribunal de Caltagirone. 

La audiencia de convalidación está fijada para mañana, 24 de abril a las 11:00, cuando el magistrado competente decidirá si enviarlos a prisión preventiva o soltarlos a la espera de juicio. Según las autoridades estadounidenses: “la construcción de las torres MUOS ha sido temporalmente suspendida”. 

Sin embargo, la acción de ayer fue provocada - dicen los activistas- por los que queremos continuar con las interrupciones de las obras impuestas en la Región. Así como demuestra un video difundido los últimos días. “La Naval Radio Transmitter Facility (NRTF) de Niscemi continúa operativa y es vital para las operaciones militares y humanitarias de la OTAN. Por su parte, los peces gordos de la embajada remarcan: “Las acciones ilegales e irresponsables de hoy (22 de abril), llevadas a cabo por un grupo de manifestantes, ponen en peligro estas operaciones”. 

Una tesis apoyada también por el Ministerio de Defensa italiano. Por otro lado, para el gobierno de EEUU ni siquiera existen motivos para protestar: “Comprendemos las preocupaciones relativas a la estructura MUOS indicadas por algunos ciudadanos que viven en la zona y la razón por la que estamos cooperamos plenamente con el gobierno italiano, que está realizando un nuevo estudio sobre el impacto para la salud y que estará termina do antes del 31 de mayo de 2013. Un estudio que estamos seguros de que confirmará la seguridad de la estructura MUOS”. Sin embargo, de ese equipo de expertos han sido excluidos Massimo Zucchetti, profesor de la Politécnica de Turín y consultor del Ayuntamiento de Niscemi, y los dos docentes designados por los asesores regionales de Medio Ambiente y Salud. 

Estas decisiones han agravado todavía más la tensión entre los activistas que han proclamado justo para esta semana una serie de iniciativas de movilización.




LA RESISTENCIA CONTINÚA, LA ÚNICA DEFENSA ES EL ATAQUE

Estamos cansados de soportar estos actos represivos: órdenes de alejamiento, denuncias, registros en casas, en coches, en las maletas de los activistas que viajan por toda Italia y, ahora, también dos arrestos (por fortuna, han vuelto enseguida a nuestros brazos); cansados de los abusos y de la arrogancia de la policía y del comisario Presti que ha sobrepasado el límite, no nos olvidamos de la violencia que han sufrido nuestras madres, no nos olvidamos de la agresión a nuestra hermana Desy, a Turi, Nicola y a todos nosotros. Decimos basta a la tomadura de pelo de los politicuchos, al gobierno fantoche italiano que ya sea de centroderecha o de centroizquierda o de técnicos o sabios, son todos abiertamente pro MUOS. 

Lo entendimos el día antes de la primera manifestación nacional, cuando la magistratura detuvo las obras del MUOS y se levantó la suspensión acto seguido, como ya nos habíamos imaginado. Lo habíamos entendido un par de días antes de que la megagrúa llegase, la ministra Cancellieri dijo que el MUOS y toda la base US Navy de Niscemi era de interés estratégico militar tanto para Italia como para todos los aliados. 

Lo entendimos también un día antes de la segunda manifestación nacional, la del 30 de marzo, cuando Crocetta13 invitó a los sicilianos a no ir a la manifestación contra el MUOS y las 46 antenas NRTF, engañándonos con una falsa suspensión. El ministro de defensa en esos momentos empuñó delante del Tar (Terminal Area surveillance Radar) la revocación de la autorización de la construcción del MUOS llevada a cabo por la región de Sicilia. Y ahora, compañeros, ¿qué hacemos?

Compañeros todos juntos desde abajo hemos empujado, hemos presionado hasta que tímidamente las instituciones nos escucharan, hemos delineado la lucha, una lucha de resistencia, una lucha que nos está uniendo y haciendo fuertes para abatir al invasor. Todos nosotras hemos cortado las redes, saboteado esa jodida base así que todos juntos decimos: ¡YA BASTA! Lo gritamos cada vez más fuerte, se necesita mucha participación para bloquear seriamente esta base. 

Todos sabemos que continúan vendiéndonos, reactivémonos, pues, lo antes posibles y retomemos lo que es nuestro, retomemos nuestro territorio, continuando con la práctica activa de nuestras ideas, aplastando al enemigo, molestándolo, fastidiándolo, atacando a los poderosos de la tierra, haciéndoles saltar por los aires su jodido Risk, empezando en Niscemi contra el MUOS, en Marsala contra el túnel, en Gela contra las petroquímicas, en Catania contra Sigonella y contra todos los estragos que sufrimos cotidianamente. Ahora estamos unidos, ¡rebelémonos! Las luchas que se activen serán y tendrán que ser luchas concretas, luchas de verdadera resistencia popular. Decimos basta a esa política “amiga” desganada, débil y victimista. Compañeros activistas, no es sólo una batalla contra el MUOS, esta es una guerra contra el Estado italiano siervo de ese otro Estado de barras y estrellas que produce muerte en todo el globo; contra la Iglesia que tolera todo esto porque ellos también matan a la gente con las radiaciones de su jodida radio; contra el capital que es la causa por la que nosotros luchamos. Construyamos otra resistencia, otro foco que arda en el Mediterráneo, para abatir todos juntos al Poder y construir un modelo de otro tipo de vida. 




A todos los que queráis decir lo que pensáis, llamad por teléfono (0039- 0933888111), enviad faxes (0039- 0933888127) al comisario Gabrielle Presti) o emails (comm.niscemi.cl@pecps.poliziadistato.it) directamente a la comisaría de policía de Niscemi. 

“El enemigo avanza, nosotros retrocedemos; el enemigo acampa, nosotros hacemos acciones para molestar; el enemigo está cansado, nosotros atacamos; el enemigo retrocede, nosotros lo perseguimos”.

Activistas NOMUOS.









Según la información del Instituto Geográfico Nacional (IGN), este terremoto tuvo su epicentro al noroeste de San Roque, Cádiz, España y se registró a seis kilómetros de profundidad. Más.



Mientras la guerra silenciosa se desarrolla en un segundo plano, los gobiernos ignorarán, supuestamente, que son "atacados" en puntos vitales de sus territorios en los que se puedan producir daños que ocasionen incluso, perdidas de vidas humanas. Un extracto recogido de la Web del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación español resalta los supuestos en los que un ciudadano puede ser repatriado. En el caso de la española Ana Huete, víctima mortal del terremoto de Italia de agosto de 2016, según un Digital español: "El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, señala que "consciente de lo complejo y costoso que resulta realizar este tipo de trámites, recomienda a los españoles que viajan al extranjero suscribir previamente un seguro de viaje que cubra este tipo de contingencias". He aquí, uno de los aspectos más controvertidos del posible uso y abuso de este tipo de armas climáticas "compartidas" con élites vinculadas al sector de las Aseguradoras.









































Los fenómenos atmosféricos localizados en la zona de Gibraltar asociados con HAARP, no son recientes. Esta noticia de 2016 viene a rememorar los acontecimientos del año 2001 en Melilla.









Más:
ENTREVISTA DE CONTRA INFO A LXS NoMUOS EN LISBOA
MUOS Wikipedia
Preguntas parlamentarias 29 de octubre de 2008. Asunto: Obras de construcción del «Mobile User Objective System» (MUOS), sistema de transmisión de frecuencia ultra alta UHF de las fuerzas armadas estadounidenses en Niscemi, provincia de Caltanissetta (Italia)
Sistema del objetivo del usuario de móvil 
Informes de septiembre sobre H.A.A.R.P, “Descubrimientos científicos no autorizados”
El Tribunal de Catania tiene la restitución de MUOS
Un monstruo eco en Niscemi
Los sicilianos están movilizando contra el monstruo eco de Niscemi 19 de febrero 2009 
"Más allá de las teorías de modificación climática - sociedad civil versus geoingeniería -" 8 y 9 de Abril de 2013.
Devastación en Nepal. Profundidad HAARP (10 Km)
Nepal (El último crimen de HAARP)
Muos: Niscemi resiste al Imperio
LA MANIFESTACIÓN VICTORIOSA DE LOS NO MUOS
No MUOS Bruxelles Facebook
HAARP, químicas y MUOS Scie: pasado, presente y futuro de la guerra planetaria
Las tierras de Sicilia: HAARP nueva estación niscemi
Nepal (El último crimen de HAARP)
Guerra de Cuarta Generación: Trastornando nuestras mentes hacia la sumisión total
EL NO MUOS - Torres más altas han caído










































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO