LA ZONA ECOLÓGICA : Las energías renovables y las "fumigaciones" aéreas ¿otros usos?.

Las energías renovables y la manipulación climática que se está llevando a cabo, a través de estas prácticas, tienen un nexo de conexión bastante importante, a pesar de la aparente diferencia que caracteriza cada asunto por separado, pero que se encuentran interconectados dentro de la misma causa/política de Cambio climático, desvirtuando los verdaderos valores medio ambientales que son utilizados con fines ocultos y especulativos. 



Un publireportaje divulgado por la Web del Diario chileno de noticias "El Ciudadano", describía uno de los Proyectos relacionados con estas energías que se desarrollan en Alemania, a raíz del accidente nuclear de Fukushima en 2011, denominado "Energiewende", al que el gobierno de Ángela Merkel se sumó con el objetivo de que en 2050, el 80% de la energía procediese de las renovables. En uno de los puntos descritos por el publi-reportaje, se menciona el más desapercibido e importante inconveniente de esta energía que, indudablemente es: el Clima.  

Esta es la más clara evidencia de como la política en torno a este tipo de energía, está estrechamente relacionada con las prácticas de Geoingeniería por medio de las cuales se alteran las condiciones meteorológicas. En un sentido, estas prácticas dan la impresión de "beneficiar" aparentemente, a las Plantas solares, despejando los cielos, hasta cierto punto, dado que la cantidad de luz que la tierra recibe desde que se realizan estas prácticas se ha visto reducida. 



En otro sentido, las condiciones climáticas creadas, se suman al intento de justificar el uso de este tipo de energía presentada como "limpia" y barata para, posteriormente, encarecer su uso cuando este esté instaurado. Por todo ello, estas prácticas constituirían una gran "válvula" reguladora y especulativa, en torno al consumo, precio y distribución de este tipo de energía, actuando en la sombra como motor que regule su desarrollo y su uso, a nivel público. Aún así, detrás de quienes, desde la sombra, apoyan estas prácticas, orientadas a la desestabilización climática, fomentan su uso, precisamente, en perjuicio de este tipo de energía.


Uno de los múltiples datos recogidos por quienes denuncian este tipo de prácticas, se encuentran, irremediablemente plasmados, en las imágenes enviadas vía satélite y que, al parecer, afortunadamente, no son sometidas a ningún tipo de filtro, ni de manipulación, a fin de evitar que la opinión pública tenga acceso a este visionado. Dicha posibilidad no resulta descabellada, dada la ocultación y la desinformación que se desprende de una práctica encubierta, aunque no tan secreta.



La Plataforma Guardacielos, recogía datos relativos a todos aquellos compuestos detectados en estas fumigaciones, entre los que se encontraba el Litio. Una información más detallada sobre las Sales de Litio, la aportaba otra Plataforma, a través de una publicación en la que se recogen sus usos y en la que se daba cuenta de los resultados tras el análisis realizado al agua de lluvia en EE UU, después de una dispersión aérea. Según los datos publicados, el Litio se emplea - por su elevado calor específico-, en aplicaciones de transferencia de calor, (ayudaría a mantener temperaturas altas) y por su elevado potencial electroquímico constituye un ánodo adecuado para las baterías eléctricas, lo que explicaría su uso para aumentar la constante dieléctrica con fines militares. 

El cloruro de litio y el bromuro de litio tienen una elevada higroscopicidad por lo que son excelentes secantes, acaban con la humedad y por lo tanto con las nubes.

Las sales de litio, particularmente el carbonato de litio (Li2CO3) y el citrato de litio, se emplean en el tratamiento de la manía y la depresión bipolar, así como en otras psicopatologías. Es un estabilizador del estado de ánimo. Sus mecanismos de acción son varios:

1. Bloquea la liberación de dopamina -bloquea la hipersensibilidad de los receptores dopaminérgicos-;

2. Bloquea resultados en la neurona posináptica -bloquea la reutilización de grupos fosfatos del trifosfato inositol que activa la liberación de calcio-; 3. Reemplaza el sodio en el canal sináptico por ser más pequeño y el potencial de acción se hace más lento, haciendo que el paciente se calme. El litio no es sustrato para la bomba sustrato sodio potasio ATPasa que impide el paso de los iones de sodio, reemplazando la concentración del sodio, lo cual en altas concentraciones puede resultar tóxico.

El litio puede ocasionar efectos secundarios. Informe a su médico si cualquiera de estos síntomas es grave o no desaparece: agitación, movimientos finos con la mano que son difíciles de controlar, sed leve, pérdida de apetito, dolor de estómago, flatulencia, indigestión, aumento o pérdida de peso, boca seca. saliva excesiva en la boca, cambio en la capacidad para saborear los alimentos, labios inflamados, acné, pérdida del cabello, molestia inusual en las temperaturas frías, estreñimiento, depresión, dolor de articulaciones o músculos, palidez, uñas o cabello delgados o frágiles, picazón, sarpullido, 

Algunos efectos secundarios pueden ser graves: cansancio o debilidad inusuales, sed excesiva, micción frecuente, movimientos lentos y espasmódicos, movimientos que son inusuales o difíciles de controlar, desvanecimientos, convulsiones, desmayos, mareos o aturdimiento, ritmo cardíaco rápido, lento, irregular o fuerte, dificultad para respirar, opresión en el pecho, confusión, alucinaciones (ver cosas o escuchar voces que no existen), estrabismo, dedos de las manos y pies adoloridos, fríos o pálidos, dolor de cabeza, ruidos de golpe dentro de la cabeza, inflamación de los pies, tobillos o parte inferior de las piernas, somnolencia, temblor de una parte del cuerpo que no puede controlar, debilidad, rigidez, espasmo o tensión muscular, pérdida de coordinación, diarrea, vómitos, dificultad para hablar, vértigo, zumbido en los oídos, visión borrosa.

No se trata de ser alarmistas, pero de hace un tiempo hacia aquí, muchos por no decir todos, hemos sentido en primera persona, esos síntomas " de golpe" que antes no sentíamos.





Tras ser expuesto, el control demográfico de la población, entre los fines y usos de la Geingeniería, a través de las fumigaciones aéreas, se presenta otra vía, asociada a la Agenda climática, a través de la cual, estas prácticas irían coordinadas con los efectos vinculados a la “farsa” climática en la que se ha incluido un número de defunciones asociadas a los efectos colaterales del Cambio climático en su faceta “orquestada” por la élite que promueve esta Agenda mediante la manipulación atmosférica propiciada por estas prácticas, la cual va orientada a “simular” de un modo artificial dichos efectos, a fin de conseguir los propósitos en un tiempo récord. El número de defunciones asociadas a la supuesta contaminación antropogénica (actividades humanas), ocultaría las dispersiones en la atmósfera, a través de estas prácticas, de los compuestos y contaminantes emitidos a la misma y su relación con estos índices de mortalidad. Esto, convierte a sus promotores, junto con  aquellos gobiernos participantes, en criminales en potencia, actuando en connivencia, mientras la población civil se verá reducida notablemente. La difusión de información y el paulatino adoctrinamiento, encomendado, a través de las autoridades sanitarias, relativa a la vacunación de la población, se convierte así, en la mejor “arma” con la que combatir estos riesgos y enmascarar estos crímenes “impunes” de los que ningún ciudadano tendrá conocimiento por ninguna vía convencional, a través de los Medios oficiales, al servicio de estas élites. Los grandes beneficiados de la utilización del “arma” que enmascare el genocidio, seguirán siendo los grandes laboratorios de la Mafia farmacéutica que seguirán manipulando, no sólo a través de la psicosis creada en torno a la salud, sino obteniendo grandes dividendos proporcionados desde la base que impulsa el negocio, instalada en los sistemas sanitarios primarios.



Proyectos promotores de la inversión en la energía denominada “limpia” que precisan igualmente cielos “limpios”, se presentaban en España utilizando todos los medios de difusión posible. Estas iniciativas amparadas por la Unión Europea como herramienta principal que legisla al dictado de las élites con las que se concierta la política basada en la “farsa” climática, se encuentran, junto con sus promotores, en el punto de mira por encontrarse entre el colectivo más beneficiado por el uso de la fumigación aérea clandestina orientada a la manipulación climática con fines estratégicos que estudian planificar el terreno y sus condiciones climáticas a fin de instaurar este tipo de economía en cuyos territorios las precipitaciones y las horas de sol son primordiales para hacerlas viables. Todo ello, auspiciado por la doctrina climática impuesta a la sociedad de un modo estratégicamente diseñado en el que la psicosis climática se justifica por los efectos provocados de un modo artificial derivados de este tipo de arma climática. En el caso de la referencia (foto derecha, arriba), la iniciativa coordinada por la Firma Deloitte Advisory, aúna a los socios enumerados: Diputación de Huelva; fundación Circe; Diputació de Girona; Agencia Extremeña de la Energía, AGENEX; Asociación de Agencias Españolas de Gestión de la Energía, EnerAgen; Ecoserveis; Navarra de Suelo y Vivienda (NASUVINSA) y la Asociación de Empresas de Servicios Energéticos, ANESE. Por su parte, la infantería "verde" representada en las Organizaciones denominadas conservacionistas, actúan promocionando la causa (foto izquierda, arriba) a la vez que contribuyen a la destrucción de otras economías. 








Una capa azul/metálico cubre el espacio aéreo provocando el que los rayos solares impacten directamente sobre la superficie terrestre, obstaculizando el acceso a la energía fotovoltaica


La tragedia de Fukushima, Japón de 2011, oculta un atentado ecológico orquestado desde EE UU en el que las armas de Cuarta generación orientadas a provocar catástrofes terrestres juegan un papel importante. Organizaciones como Greenpeace que optan por no denunciar este tipo de atentados geoterroristas, quedan en entredicho cuando desvelan los verdaderos intereses que se ocultan detrás de sus Campañas orientadas a promover el uso de las energías renovables. El accidente de la central de Fukushima es un ejemplo del nivel que puede alcanzar el terrorismo ecológico orquestado desde las élites que combaten en el bando contrario partidario de la energía nuclear. En medio de estos dos bandos se encuentra la vulnerable población civil ajena al precio que debe pagar. Vídeo.



Más:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO