LA ZONA PÚBLICA : Curiosidades WhatsApp

Según el relato de los hechos, por parte del usuario afectado por la "incidencia" descubierta en la aplicación más famosa y utilizada en el mundo; WhatsApp, esta se habría localizado en la edición de una de las opciones de configuración de la misma, relativa al cambio de foto de perfil que incluye la aplicación, sin que el usuario hubiera participado en la configuración de la opción, ni siquiera accidentalmente, ni esta hubiera sido configurada por ninguna otra persona cercana al círculo de amistades o familiares del usuario.


La publicación del "incidente", recogida en una Red Social, describía, por parte del usuario, los pormenores de la misma, Así mismo, para la edición de este post, en el que se hace mención a este hecho, se ha recogido información relativa al caso con el fin de que su publicación fuese lo más rigurosa posible. Por lo que, la información aquí divulgada se corresponde con los datos que corroboran el que el usuario no cometió ningún error de configuración de dicha aplicación, ni la configuración se correspondía con una manipulación involuntaria del terminal, por parte de este usuario, ni ninguna persona ajena o conocida.

La aplicación en cuestión, parece reservarse el derecho a modificar esta configuración, según comprobaciones posteriores. Aún así, el usuario destacaba la "incidencia" por la particularidad con la que la misma se había producido, en concreto, tras detectarse un cierto paralelismo entre la fotografía incrustada en el perfil y ciertas circunstancias que hacían que el hecho no respondiese a una mera casualidad.

Esto se explicaba, según el usuario, por el contenido expuesto en dicha fotografía, la cual estaba relacionada con un tema de gran controversia, objeto de denuncia pública, a través de las Redes Sociales. Por lo que el "incidente" se interpretó como un posible "mensaje" cuya procedencia no tenía porque estar vinculada a la Operadora de telefonía móvil en sí. Este dato, de confirmarse, vendría a poner en entredicho, de nuevo, las normas de confidencialidad de esta aplicación. 

Según los datos recogidos, dicho usuario no formuló ninguna consulta a WhatsApp para obtener algún tipo de respuesta. La aplicación, según su Web, ofrece un servicio de atención solo accesible vía email.

En los términos y condiciones de privacidad de la aplicación, según una publicación recogida en 2014, se hace referencia a un aspecto que, al parecer, queda en entredicho, según el caso que nos ocupa. 

Según la publicación referida en la que el usuario afectado relataba los hechos, estos se desarrollaban así:

CURIOSIDADES WhatsApp.

Querido público: os transmito lo que ha ocurrido con esta fotografía de mi propiedad y adjunta que, quizás, podría haber ocurrido con cualquier otra. Aunque el motivo de publicar esta información no está relacionado, ni con la imagen, ni con la localización. El motivo es el siguiente:

Tras hacer las pertinentes comprobaciones, exhaustiva y escrupulosamente, excluyendo el haber contactado con WhatsApp para consultar, y tras meses sin que esta aplicación en mi teléfono móvil, muestre imagen de perfil, por iniciativa propia, me dispongo a consultar esta configuración rutinariamente. Pues bien. Cual es mi sorpresa cuando observo que tengo una imagen en el perfil de esta aplicación correspondiente a una fotografía que ha sido hecha con dicho terminal, pero que no se hallaba dentro del mismo, ni alojada en ningún apartado de la memoria, pues el material había sido eliminado a propósito a través de un medio externo hace semanas. 

La sorpresa es aún más chocante cuando consulto la fecha en la que esta fotografía ha sido tomada; 19 de noviembre de 2015. Este hecho, corrobora más aún la certeza de mis comprobaciones, porque me indica (como bien compruebo), que la misma ya no existía en dicho terminal, el cual fue vaciado de material en fechas posteriores por el método antes descrito. Esto ha sido comprobado posteriormente una vez más concluyendo que; esta fotografía ha sido editada sin mi consentimiento, dado el procedimiento a seguir, hace escasos días, sin que el terminal haya sido manipulado por ninguna persona de mi entorno, pues permanece bajo mi custodia las 24 horas.

Esta fotografía se halla publicada en un Grupo de una conocida Red Social Cerrado y en Internet de forma pública, pero con la salvedad de que, dentro del terminal se puede acceder a la misma, solo si este es usado tras introducir un código de acceso, solo conocido por dos personas de las que la segunda, ha quedado descartada. Por otro lado decir que, las consultas referentes a atención al cliente de WhatsApp, solo son posibles si se hacen a través de una dirección de correo electrónico, pues esta aplicación con sede en EE UU (no en España), no dispone de número de teléfono de atención al cliente. Ninguna Compañía telefónica que proporcione el servicio de Línea o Red está en disposición de responder a una consulta relacionada con este asunto; debe ser el propio WhatsApp el que lo haga. Como un posible dato a tener en cuenta, sobre el que se pudiera poner un punto de atención, cabría mencionar el que, en días previos a este hecho, el número correspondiente al terminal referido había sido enviado a través de email en un correo privado a una persona cuya responsabilidad ha sido descartada por varias cuestiones que lo confirman. Otro dato que cabría tener en cuenta es el de que, dicha aplicación es original y no ha sido descargada de ningún sitio cuya confianza deba ser puesta en duda.

Gracias.

Imagen perteneciente a la publicación aparecida el 22 de diciembre de 2015.


Tras la denuncia pública del incidente, por parte del usuario, a través de las Redes Sociales, este recibió un correo electrónico calificado como Spam que, curiosamente, decía contener un mensaje de voz. Este tipo de mensajes consiste en redirigir al usuario a una página con el fin de infectar el dispositivo que lo abre. Tras comprobar este, el estado de su aplicación a través del terminal, comprobó como el mismo había experimentado cambios como por ejemplo, el de que, el idioma de configuración había sido modificado a Bosnio.






En abril de 2016, WhatsApp, comunicaba a sus usuarios el cifrado de extremo a extremo. Según recogía el Blog de la aplicación, en referencia a sus medidas de seguridad, se corroboran las "sospechosas" políticas que la aplicación habría desarrollado en este aspecto. Según se desprendía de la breve descripción del texto al que los usuarios eran redirigidos, se entresacaban serias dudas, a cerca de, no sólo la precariedad en materia de privacidad. Los "motivos", según la aplicación, por los cuales se construyó WhatsApp, eran resumidos en tres, despertando más aún las dudas: "compartir información vital durante un desastre natural, volver a conectar a familias separadas o buscar una vida mucho mejor". Los supuestos "motivos" daban pie, no solo a que estos fuesen cuestionados en su verdadero cometido, sino que, además, exponían serias dudas. Un enlace adjunto a cada motivo, redirigía al usuario a un ejemplo que ilustraba la utilidad. Tanto en el segundo, como en el tercer motivo, estos hacían referencia a la orquestada "crisis de refugiados". Aquí surgía la pregunta: ¿estaba siendo la aplicación partícipe de la Agenda relacionada con la estratégicamente politizada crisis?. La curiosidad y dudas que planteaba el primer "motivo" relativo a compartir información vital "durante un desastre natural", redirigía a una noticia que recogía unas inundaciones en Nueva Delhi en 2015 en la que se mencionaba a la aplicación como Medio por el cual las fuerzas de seguridad o los afectados se habrían comunicado (minoritariamente), para el envío de S.O.S. Este motivo, en concreto, se identificaba como el más posiblemente "fraudulento" para ser incluido en la descripción, dado el pésimo funcionamiento de cualquier línea de comunicación que se produce durante una catástrofe natural, descrita, en este caso, con una inundación.


Una nueva actualización de la política de privacidad de WhatsApp era comunicada a los usuarios en agosto de 2016. La aplicación lo justificaba debido a que esta entraba a formar parte de la familia de empresas de Facebook.









Las novedades  anunciadas en julio de 2016 por las operadoras, siguen mostrando el fin cada vez más cercano, de la privacidad, aunque el producto se "venda" con atractivas opciones. En el caso de la referida (arriba), esta eliminaba la opción "copia de seguridad" de su servicio para dar paso a Orange Cloud, la nube donde alojar una información no siempre protegida.



La política de privacidad de una aplicación (APP), desvela en su contenido, a cuya consulta no accede el usuario en la mayoría de los casos, la vulnerabilidad de esa misma privacidad "adornada" con innumerables supuestos que transmita la confianza necesaria en caso de que el usuario acceda a la información relativa a estas condiciones. 






¿Se oculta detrás de muchas Aplicaciones destinadas al desarrollo del  ocio infantil, una posible intención de recabar datos de menores con el objetivo de incluirlos en una Base de datos orientada a controlar a las futuras generaciones de todo el planeta?: Política de privacidad de Pokémon GO. Última actualización: 1 de julio de 2016.



Otro ejemplo de notificación relativa a la seguridad que no deja impasible al internauta. En este caso de Avast















Más:
6 pasos sencillos usar tus aplicaciones bancarias de forma segura
El enorme agujero de privacidad de WhatsApp: ocultar tu estado de conexión no sirve para nada
Cinco consejos que mejorarán tu privacidad en WhatsApp
En WhatsApp no están interesados en proteger tu privacidad
WhatsApp como ejemplo de aplicación poco segura
Las aplicaciones móviles leen tus mensajes y tu agenda gracias a que les das permiso
Absuelta de quebrantar una orden alejamiento, porque Whatsapp es una prueba
No es un micrófono en la batería del móvil, es el NFC
¿En qué gasta la batería tu móvil sin que lo sepas? Este experimento nos da una sorpresa
Cómo funciona el cifrado extremo a extremo de Whatsapp y qué implicaciones tiene para la privacidad
¿Pagar por usar WhatsApp o Facebook Messenger? Las operadoras ven con buenos ojos la idea de Italia
LEGISLADORES RUSOS ADVIERTEN QUE POKEMON GO ES “OBRA DEL DIABLO Y DE LA CIA”
Qué no hacer en WhatsApp
WhatsApp prohíbe las fotos falsas: ¿adiós al negro de WhatsApp?





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO