LA ZONA NEGRA : ¿Qué ocurrió en Marmellar?

El pueblo de Marmellar era bastante desconocido hace algunos años, cuando por primera vez lo visité ya podía sentir “algo” especial, los nichos del cementerio contiguo a la maltrecha iglesia aún albergaban algún resto humano. Años pasaron y volvimos a visitarlo, las imágenes rápidamente fueron difundidas y, como es normal, una avalancha de investigadores y de supuestos investigadores se acercaron al lugar y hoy día es uno de los iconos del misterio en Cataluña.


Es necesario que en un lugar abandonado se haya sucedido algún tipo de suceso trágico y en muchas ocasiones, cualquier chispa es suficiente para dar fuego y encender todo un cúmulo de misterio que no siempre se corresponde con la realidad.

La chispa que encendió el misterio en Marmellar, pasa por un terrible crimen, del cual se hizo eco la prensa: Una joven aparece calcinada y con signos de violencia en la iglesia. Hasta hoy en día no se ha podido esclarecer la identidad de la víctima ni los autores del crimen, pero todo tipo de especulaciones han sido lanzadas por quienes desean agrandar y dar sentido a supuestas investigaciones misteriosas en este enclave.

La joven que aparece calcinada es relacionada con la ritualística satánica, pero la base de esta suposición se aguanta con pinzas, ya que es bien cierto que aparecen toda una serie de pintadas de tipo pseudosatánico en el enclave e, incluso, se encontraron como se cuenta algunos restos de velas, pero esto no prueba nada en absoluto, pues en cualquier enclave abandonado nos vamos a encontrar con pintadas similares. Lo más probable es que los delincuentes autores del asesinato creasen un ambiente que despistase a la policía. Las sectas satánicas y la ritualística que ofician es una cosa mucho más seria que el encender algunas velas, dibujar unas cruces invertidas o romper algún nicho. Sus actos son meditados y no suelen dejar rastro. La piel oscura de la joven, el no poder identificarla de manera alguna y el hecho de que nadie denunciase una desaparición acorde con las características de esta joven y el suceso da que pensar acerca de la posibilidad de que estuviese dentro de alguna red ilegal.



Un asesinato de este tipo es una simiente sobre la cual se puede edificar cualquier posibilidad relacionada con los fenómenos paranormales. No importa que todo se tambalee, pues no hay nada concluyente, pero tampoco es necesario para muchos, tan solo basta con crear la duda. Ciertamente no todos los crímenes producen fenómenos paranormales, y si ahondamos en la historia de cualquier pueblo que hoy en día se encuentre abandonado, seguramente hallaremos algún crimen o suceso trágico.

A partir de que este lugar cobra fama, aparecen testigos que hablan de extrañas luminarias que en alguna ocasión identifican con siluetas humanas. La leyenda de la dama blanca, análoga a la que se dice se aparece en tantos enclaves, retorna con fuerza en Marmellar.

Otro tipo de sombras también son avistadas, se captan registros psicofónicos en el lugar, se realizan experiencias Ouija, aparecen sensitivos y se realizan todo tipo de experiencias en busca de alguna posible manifestación, pero ni las psicofonías ni ninguna de las experiencias realizadas acaban por dar conclusiones firmes, todo son hipótesis y el crimen sigue sin tener respuesta.

Otro segundo crimen también tiene como escenario las inmediaciones del lugar, concretamente en el camino a la entrada de la urbanización “La Atalaya” es hallado el cuerpo sin vida de otra joven que trabajaba en una gasolinera cercana. No obstante, en este caso, los elementos que se pueden asociar al misterio son nulos y entrarían a formar parte de los “asesinatos normales”, si es que se puede considerar que algún asesinato sea normal, pero otra muerte violenta agranda las posibilidades de que algo “extraño” se suceda en el lugar. En ambos crímenes, lo cierto es que no se puede determinar que perdieran la vida donde fueron encontradas las víctimas o si bien fueron muertas y posteriormente trasladadas.

Con estas palabras no pretendo desacreditar la teoría de las impregnaciones, la cual nos dice que existe la posibilidad que un suceso trágico o vivido con una especial emotividad pueda desencadenar en algún tipo de fenomenología paranormal, pero las cosas se han de decir como son y es muy probable que este escenario fuese tan solo el lugar propicio, solitario y apartado ideal para abandonar unos cuerpos fruto del asesinato.

Lo cierto es que hay tal cúmulo de testimonios relacionados con lo insólito en este lugar que, aunque los testigos siempre son subjetivos, bien merece realizarse alguna investigación. Por el momento, los resultados de las investigaciones son circunstanciales y arrojan poca luz a nada de lo que se cuenta sobre Marmellar, realizar  psicofonías sirve para la investigación de dicho fenómeno pero en raras ocasiones los mensajes pueden ser asociados con los sucesos investigados.

Hace unos años el testimonio del propietario de un restaurante cercano a la zona me sorprendía, pues fue uno de los testigos que halló el cadáver y avisó a la policía y, además, fue testigo de extrañas sombras. No obstante, los lugareños son reacios a hablar del tema y mucho más con un micrófono delante. Sin embargo, este hecho da consistencia al testimonio.

Junto al equipo de Hablemos de Misterio y el grupo de investigaciones CEIFA nos acercamos hasta Marmellar con el fin de encontrar nuevos datos sobre todo que aporten algo de luz al crimen de la joven calcinada, un tema bastante complicado, a la vez que se realiza la investigación las cámaras grabarán para Misteris, de 8 TV.

La noche se cierra y todo está preparado, en esta ocasión incluimos en la investigación a una sensitiva de reconocido prestigio, “Margarita Arnal”, quien ha colaborado en el esclarecimiento de numerosas situaciones. No obstante, ella misma nos indica que el tema es muy complicado, ya que el crimen se sucedió hace mucho tiempo y los rastros energéticos merman.



A pesar de todo, nuestras primeras experiencias se corresponden con el intento de captar registros psicofónicos y si estos aportan algo de luz. El lugar para la experimentación es presentido por Margarita y tiene como primer escenario la iglesia, pero los resultados son discretos y no nos dan datos de peso. El segundo escenario de investigación es el cementerio contiguo, con resultados, pero nuevamente sin esclarecer demasiado.

El lugar no parece alertar en exceso a Margarita y no nota gran negatividad. Para  nuestra sorpresa dos fotografías son tomadas, las cuales muestran en una especie de energía lumínica que se dirige hacía mí cuando realizado en el cementerio una fotografía con auto disparador. La segunda se plasma en la cámara de Teresa Porqueras, reportera de “Hablemos de Misterio” y muestra una especie de luminaria indefinida y como en movimiento. La captación de estas fotografías, para las cuales no tenemos una explicación razonable, y las cuales han sido analizadas in situ por tres técnicos de imagen que, en esos momentos, formaban parte del equipo audiovisual encargado de grabar el documental, son de gran importancia pues son el testimonio de que “algo” que posiblemente en ocasiones pueda o no pueda ser visto por el ojo humano se manifiesta en Marmellar y podrían ser la base de algunos testimonios.

Pasamos horas de misterio y sensaciones en Marmellar. Sin embargo, los resultados admitían la posibilidad de fenómenos inexplicables y daban consistencia a gran número de testimonios. Como es habitual, el investigador no suele vivir en primera persona el fenómeno y este se presenta esquivo y aparece de forma aleatoria.

Sobre todo nos importaba en gran manera, y a la vez preocupaba, que un crimen quede impune, y a pesar de que la misma Margarita no pensaba que pudiese encontrar rastros energéticos de lo sucedido, decidimos regresar un martes. En esta ocasión solo el equipo técnico, un cámara, Teresa Porqueras, Margarita Arnal y un servidor. En esta ocasión decidimos experimentar a nivel psíquico, para ello se decidió usar la experiencia Ouija, y a pesar de que Margarita es bastante reacia a esta práctica, accedió, pues nuestra intención era intentar un contacto si este era posible con la fallecida.

La investigación no entra en los cánones científicos, sin embargo, nuestra mente es la gran desconocida y seguramente hasta el momento la herramienta más eficaz para este tipo de contacto. La aparatología nos puede dar ocasionalmente indicios de lo paranormal, pero todos nuestros aparatos se encuentran diseñados para nuestra realidad, para nuestra dimensión, por lo tanto no pueden recoger un gran espectro de otra realidad. La física cuántica nos apunta la posibilidad de que dos partículas de una misma esencia o iguales pueden transmitirse información en el acto, de esta manera, es posible admitir al menos en teoría, que una partícula mental de un vivo y de un fallecido puedan intercambiarse información y comunicarse. Tal vez sea una propuesta arriesgada, pero ha llegado el momento de arriesgar y de hacerse las preguntas adecuadas si queremos obtener respuestas adecuadas.



Margarita nos apunta que el lugar con más energía de la víctima no se encuentra en el pueblo abandonado de Marmellar, si no al principio del angosto camino que conduce a él. Intenta captar su rastro hasta un lugar entre los árboles en el cual parece conectar. A pesar de lo subjetivo que pueda parecer la experiencia para algunos, reconozco que las sensaciones se encontraban a flor de piel. Todo ser humano es una esponja energética capaz de percibir, pero la sociedad en la que vivimos, la falta de estímulos y el gran parte en no creerlo, han mermado nuestras facultades psíquicas, y tan solo un puñado de sensitivos desconectados de lo nocivo para su mente, son capaces de percibir.

Sentados en la madre Tierra, posamos el tablero Ouija y comenzamos la experiencia, el máster no tarda en moverse, psicofonías entran en la grabadora, pero los mensajes que la supuesta entidad de la fallecida nos transmite nos dejan helados. Lo más significativo es que nos indica que se encuentra en Paz, la paz es repetida en varias ocasiones, la supuesta entidad nos dice que no quiere remover el caso, que el tiempo ha curado las heridas, que desea continuar en paz y nos exhorta a finalizar la sesión, cosa que hacemos. Si bien es cierto que no hay nada concluyente, la respuesta final del tablero Ouija, al menos a mí y para Margarita, nos convence y damos la investigación por concluida. Como siempre, o como en tantas ocasiones, con un cierto sabor agridulce por no poder dar datos esclarecedores del crimen.

Conclusiones

Las diferentes experimentaciones a nivel técnico dan sus frutos: Variaciones de temperatura, registros psicofónicos y fotografías sin una explicación convincente.

Los testimonios sobre el lugar adquieren una mayor trascendencia y posibilidad.

Algunos testimonios son muy similares a otros lugares, como las famosas “Damas blancas”, tan comunes en tantos lugares de misterio, pero difícilmente son comprobables.

La investigación a nivel psíquico aporta datos interesantes. Según parece el crimen no fue cometido por una sola persona y el rastro energético de la víctima es muy débil debido al tiempo transcurrido.

El supuesto espíritu de la víctima asegura encontrarse en paz y así desea continuar, no desea que se remueva el tema a ningún nivel, pues mucha gente podría sufrir.

Los datos psíquicos parecen mostrar una historia real y especialmente emotiva.

En los datos de la policía y prensa no se encuentra vínculo alguno entre magia negra y el crimen. Seguramente todos los elementos de ritualística oscura fueron puestos para despistar la investigación policial.

No obstante, es bien cierto que en las inmediaciones de este pueblo abandonado he sido testigo de simbología esotérica relacionada con lo “oscuro”, la cual ha sido realizada por personas que posiblemente fuesen entendidas en la materia, como el 999 aparecido pintado en una casa donde se encuentra un colchón calcinado, pero que no se puede asegurar que fuese el lugar en donde se quemó a la víctima. Pero muestra la posibilidad de que sea el clásico 666 invertido, a nivel de numerología, se puede asociar al número perfecto o al número de la bestia invertido. Este tema da para un artículo entero y muestra numerosas posibilidades, lo cierto es que lo que comúnmente encontramos en las pintadas fruto del gamberrismo son los 666, no los 999. No obstante, tampoco es un tema concluyente.









Más:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO