LA ZONA ANIMAL : El alcalde "anti mascotas".

“No se admiten perros ni gatos en el interior de la casa por razones de higiene, salvo autorización expresa en el momento de la reserva.” Así rezaba la cláusula nº 3 del contrato de alquiler del chalet utilizado por el alcalde de Villalba del Alcor, (Huelva), Sebastián Fernández (PSOE), como inmueble dedicado al Turismo rural y ubicado a las afueras del municipio que, según publicitaban, cuenta con un amplio jardín. Por lo que las restricciones, supuestamente, y según la cláusula (expuesta en la Web de dicho negocio), afectaban solo al interior del inmueble.



La “ofensa” a la especie no tendría mayor importancia, si no fuese porque en esta se engloba también, la causada al dueño de la supuesta mascota, el cual es ofendido ya, subliminal e indirectamente de antemano y sin derecho a réplica, por su supuesta “falta de higiene”. Algo que solamente podría ser constatado tras la finalización de contrato en la que se observaría el estado en el que el inquilino deja el mencionado inmueble.

Aun así, algunos `posibles inquilinos que tenían acceso "on line", al mismo, buscaban sin éxito, una ampliación de dicha cláusula que les hiciera saber en qué condiciones se encontraría su mascota si esta tenía que pasar la noche a la intemperie.


Imagen mostrada en la Web del negocio.

Dejando a un lado la supuesta “falta de respeto” en la que incurre el Sr. alcalde y dueño del negocio rural, para con el posible inquilino al redactar dicho contrato, es de destacar la contradicción en la que este cae, al difundir publicitariamente en una Red Social, las imágenes del inmueble en las que expone un letrero colocado sobre un árbol en el que se podía leer:

“En los Bosques y Sierras los animales no ensucian; los hombres sí. Rogamos que se comporten como animales”.

Fotografía de un letrero sobre un árbol expuesta en la Red Social Facebook utilizada como reclamo publicitario del negocio del alcalde.

Imagen expuesta en la misma Red Social en la que se ofrece una vista del exterior del inmueble sin que en ningún momento se observe refugio o caseta que pueda albergar a algún tipo de mascota.
  
El empresario y alcalde Socialista se enfrentaba, por tanto, al juicio público, después de dar a conocer su escrupulosa política animal aplicada a la humana. Algo que podía encerrar otro tipo de política aplicable a la gestión de Gobierno ante la que se hallaba. 

Este destacaba además, por protagonizar una investidura sin precedentes en el municipio, en la que los abucheos y las “pitadas” protagonizaban el Acto. Afortunadamente, entre los asistentes no se encontraba ninguna mascota con la suficiente inteligencia para reclamar algún derecho animal.



Fuente Facebook.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO