LA ZONA PÚBLICA : Crónica de un votante "complacido".


Cuando el Sr. x se desplazó hasta aquella Oficina de Correos para tramitar su Voto, era consciente de que muchos de sus amigos o conocidos sabedores de su decisión, le harían comentarios al respecto. De hecho, eran pocas las personas que conocían su decisión de decantarse por votar a la candidatura a la que, ni por asomo, se le hubiera pasado por la mente votar hacía años.


Pero, el Sr. x ya lo había confesado, y daba cualquier cosa por cualquiera de sus hijos/as, incluido el Voto. Por lo que, en este caso, cuando surgió el primer comentario, la respuesta no se hizo esperar. Dicho comentario, provenía de un conocido, el cual lo dirigió a una persona allegada al Sr. x, y no directamente a este. 

Fue esa persona, precisamente, la que transmitió la respuesta en nombre del Sr. x. En dicho comentario, esta persona censuraba lo siguiente:

- “Él siempre fue leal a aquellos que acudieron al auxilio de sus hijos. Algo que, al parecer, ha olvidado. Por lo que ahora, no se explica a qué auxilio obedece el que se decante por votar a los que nunca se lo han dado”.

La persona que recogía el comentario, contestaba en nombre del Sr. x:

- “Precisamente por eso, es por lo que se decanta por esto último. Porque ya “lo han auxiliado”. Y le han auxiliado en lo de siempre. En lo mismo que lo auxiliaron los demás”.

La persona que hacía el comentario, pareció quedar algo perpleja. Aun así, apostilló:

- “Ya. Pues lo entiendo. Entiendo que el “auxilio”, se haya consumado, incluso antes de las elecciones. Entiendo que la confianza sea tan grande como para que haya ido a esa Oficina de Correos y haya tramitado su voto. Pero lo que no comparto, es que haya jugado con tanta ventaja y, el “auxilio” haya llegado antes, incluso, que el voto. Porque una cosa si está clara. A mí no me va a engañar, puesto que ese mismo puesto de trabajo se lo podía haber ofrecido yo.

¿Sabes por qué? Pues muy sencillo; porque yo fui quien acudí en ese auxilio cuando me lo requirió. A mí, fue a quien votó y en quien depositó una confianza que ahora ya no me da. Por eso, debo respetar su decisión, pero no compartirla. Y por supuesto, le deseo lo mejor”. 


Extracto de una conversación filtrada en una Oficina de Correos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO