ESPAÑA ME MATA : ¿Qué ocurre cuando un paciente no dispone de acompañante en el Hospital Infanta Elena de Huelva?


En el caso de que un paciente no disponga de acompañante, familiar, amigo, etc, junto a su cama en el Hospital Infanta Elena de Huelva, le quedarán dos opciones; la primera sería, esperar a que aparezca por la habitación un enfermero/a o en su caso, la visita del médico de turno. La segunda seria que, en el caso de disponer de compañero de habitación y, este se halle acompañado por un familiar, amigo, etc, este disponga de voluntad o disponibilidad para “socorrer” cualquier emergencia que pudiera producirse si el enfermo no dispone, en ese momento, de medios para solicitar la ayuda.


Estas situaciones se detectaban en el mencionado Hospital a mediados del año 2015. Una de las particularidades de este hecho era, la explicación que daban algunos empleados del Hospital que intentaban justificar el que, en estos casos, el paciente se viera doblemente desatendido. La explicación era que, el Hospital no disponía de personal enfermero o Celadores suficientes.

Se daba la circunstancia de que, en ciertos casos, si el paciente en cuestión sin acompañante, requería atención específica durante la noche, como, por ejemplo, un cambio de pañales, este servicio no era atendido. 

Según algunos pacientes, se daba la circunstancia de que, durante la noche, el paciente sin acompañante, no solo quedaba a merced de la buena voluntad del acompañante del enfermo que compartía habitación, sino de que ciertos enfermeros/as pedían cortésmente a dichos acompañantes que estuviesen atentos a cualquier urgencia que pudiera darse con el paciente "solitario" durante la noche.

La soledad del paciente (no acompañado), llegaba hasta el extremo de que, en el caso de que este necesitara ayuda, (independientemente de la hora del día o de la noche en que se encontrase), este recurría a los acompañantes del enfermo de al lado, como algo sistemático, en el caso de que este tuviera prohibido moverse de su cama o impedido por otras causas.

Las precariedades del S.A.S. (Servicio Andaluz de Salud), seguían dando que hablar, incluso, en detalles tan insignificantes como el del acceso a la desinfección de las manos de las personas acompañantes o visitantes de los enfermos.

Al observar los dispensadores de desinfectantes de manos disponibles en las habitaciones e ir a utilizarlos, se observaba como el líquido dispensado desprendía un fuerte olor a alcohol consecuencia de haber licuado el producto, perdiendo así la consistencia del mismo y el consiguiente riesgo de que el líquido, al salir del recipiente, salpique partes como los ojos.


Testimonio de un usuario recogido en junio de 2015.


Más:
Se derrumba el techo de la cocina del hospital Infanta Elena
Podemos teme que la ley de sostenibilidad sanitaria “sea humo” si no tiene un plan de financiación
INFORMACIÓN PROGRAMA DE VISITAS 
La calidad residencial de los centros hospitalarios andaluces
Mejoras en el servicio de Urgencias de los hospitales Juan Ramón Jiménez e Infanta Elena
¿Qué tengo que hacer ...?
Todos los partos y urgencias de Ginecología y Pediatría se atenderán en el hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva
El sector de Enfermería se moviliza contra los recortes
El SAS recortará más este verano
Denuncian la muerte de un paciente por la supuesta demora en un traslado





No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO