LA ZONA ROJA : El tránsito del dolor.

Creyó y deseó pasar a hurtadillas –“de pequeña era muy poca cosa”–, pero su presencia y su carisma actuales, fruto de la forja y de años, hacen de ella una figura destacable. De complexión menuda pero de ojos grandes, vivaces y fuertes como un láser, se acompaña de un discurso de voz ténue y relajada pero firme en contenidos: es la cosecha de sus hondas convicciones y estudios inacabables. 


Eso es lo que ella logra trasmitir a quienes han tenido y tienen la ocasión de conocerla, acuden a sus charlas o leen alguno de sus libros, casi todos basados en el amor y trascendencia del ser humano, como “Viajeros en tránsito”. “La muerte –afirma– como tal no existe: sólo es un viaje”.

María Isabel Heraso Aragón, este es su nombre al completo, pero dicho simple y llanamente Dra. Heraso es como se le conoce, tanto en Internet, redes sociales y libros publicados, que ella misma edita “para que el precio sea accesible para todos”, afirma sin ambages. Fue primero enfermera y se hizo médico más tarde, “ya casada y madre” (lo es de dos hijas), conducida por su instinto y su afán por el tiempo –“vida”– y el saber. “Nunca sabemos suficiente”, remacha lo que ha sido y sigue siendo su motor: su carta de presentación, declaración de principios en toda regla.

Si se le insiste, en qué es lo que le movió a hacer Medicina y, posteriormente, cuándo y por qué optó por especializarse en ese concepto tan concreto y abstracto, objetivo y subjetivo como es –todo a la vez– el dolor, responde sin pestañear: –“Siendo enfermera, hacía muchas labores de médico, por lo que opté a estudiar Medicina. La forma especial de ejercer la Medicina aparece a partir de una experiencia personal muy especial.

Todo lo que nos pasa no siempre lo entendemos, pero hay que traducirlo. Intentarlo siempre. Respecto del dolor y su concepto lo resumo así: el dolor es siempre una llamada de atención.”

No es difícil concluir desde el preámbulo de la charla, que se tiene frente a sí a una persona decidida, inquieta y a la vez serena; de complexión menuda y voz tenue pero rotunda y segura de sus certidumbres, e incluso, a la hora de dudar, mientras clava sus enormes y expresivos ojos con la fuerza casi de un láser, dejando al interlocutor de turno con la idea de saberse en el camino. Su personalidad da la impresión de ser como una suerte de línea férrea con tres nudos centrales: segura, sintética, locuaz. “El dolor es siempre una llamada de atención”

Se le sugiere que describa o diferencie, si es que ello es posible, el dolor físico y el psíquico o emocional o, si por contra, están como se dice –especialmente en Oriente– tan ligados como acuerdan los expertos casi a nivel planetario más modernamente… –“El dolor físico se refiere a la noxa’, o lesión tisular; el psíquico a la ansiedad, la angustia, el miedo…etc. 

El dolor emocional está más ligado o asociado al sufrimiento personal, que provoca la percepción subjetiva y deprimente de una realidad y, sí, se suele manifestar a través de la queja, en suma de una “noxa”, algo que en otras circunstancias jamás nos quejaríamos.”

Experta como así parece, por curriculum, en cuestiones relacionadas con el dolor de forma muy especial, le sugiero hable ahora de sus orígenes y soluciones. Su opinión sobre la migraña, dolencia o enfermedad crónica y discapacitante, todavía por resolver, de una forma convincente… Real. –

 “Todo dolor tiene su origen en una situación de conflicto que no sabemos vivir, en suma en un conflicto personal. Curiosamente ha sido el dolor y es el protagonista en mi biografía profesional y en mi trabajo diario. Fundé y soy presidenta de la Fundación Internacional del Dolor y gran parte de mi formación tiene el estudio del dolor como objetivo.

Respecto del dolor tratan de forma especial varios de mis libros (“Saber vivir frente al dolor”, “El dolor de cabeza”…) y som muchos los estudios que he realizado dentro y fuera de España sobre el tema que considero prioritario resolver.”

Dolores específicamente humanos por emocionales: la pérdida de un ser querido, el duelo posterior y cómo influyen los factores culturales en su existencia y en sus manifestaciones. De todo ello y las posible y mejores soluciones en el modo de enfrentarlos, responde la Doctora Heraso a renglón seguido sin la menor dilación… –

“Totalmente de acuerdo respecto la influencia cultural en el dolor. La mejor solución tanto para comprender como para buscar soluciones al dolor humano o emocional es siempre, a mi entender, ésta: disminuir la ignorancia.”

De sus numerosos libros, destaca de forma especial el escrito bajo el título “VIAJEROS EN TRÁNSITO”. Para sus numerosos lectores, seguidores y pacientes, un bálsamo y un rotundo acierto. No hay más que usar Internet y teclear su nombre:

Doctora Heraso… –“Lo escribí para ayudar, cada uno encontrará en sus páginas, aquello que necesite.”

Preguntas como éstas: ¿Es la muerte algo a lo que nos enfrentamos lejos de la naturalidad con la que vemos los nacimientos?.¿Por qué en los países orientales se vive de forma opuesta: como una liberación, incluso con alegría (caso de India, ejemplo claro)?... Son cuestiones que nos planteamos todos más de una vez a lo largo y ancho de nuestra vida… –

“La muerte del cuerpo es una liberación del espíritu. El nacimiento, un atrapamiento en la materia, que hemos deseado, para “aprender”. En suma, la muerte como tal no existe: sólo es un viaje.”

Esto es lo que la Dra. Heraso opina de sus homólogos y coetáneos la Dra. Kúbler-Ross o el Dr. Brian Weiss, estadounidenses y expertos psiquiatras, ambos, en las terapias regresivas como medio para paliar y/o resolver problemas emocionales… –“Ambos nos han aportado valiosos conocimientos.” 

De sus consultas qué conclusiones le han resultado más útiles para su experiencia profesional. Describa, si puede, el perfil medio de sus pacientes y las posibles similitudes entre sus pacientes españoles y los de otros países que haya podido conocer u obtenido noticia por congresos internacionales, intercambios o trabajos fuera de nuestro país:

– “He tenido pacientes, belgas, franceses, ingleses, árabes, israelíes, italianos, venezolanos, peruanos, mejicanos… Todos ellos, una vez que se les hace la Historia Clinica y se exploran, son exactamente iguales, con sus idiosincrasias genéticas especificas, desde luego, ¡pero iguales!”

Si pudiera resumir toda su sabiduría –deducimos que es ingente– en una única frase o sentencia, que nos ayudase a todos a estar preparados y saber sobrellevar la carga de nuestra existencia –generalmente agridulce– , ¿qué nos recomendaría?

–“Es una frase rara. La muerte del cuerpo no la sentimos, no nos pilla dentro. La Energía de nuestro espíritu no muere, la Energía sólo se trasforma, y eso es agradable, si se acepta.”

En síntesis: ¿cree que los accidentales entendemos equivocadamente el progreso y si acordaría Ud. En que tendríamos que aprender más y mejor de los orientales sobre estas cuestiones?  “Para estar mejor preparados, para comprender y sobrellevar tranquila y sosegadamente la carga de nuestra existencia, en efecto agridulce, no hay a mi entender fórmula mejor que ésta: ¡vivir siempre en búsqueda! Todos hemos nacido para hacer algo. Todos tenemos una misión. Y hacerlo, precisamente, justifica nuestra existencia: saber quiénes somos, a qué hemos venido, ¡lo fundamental!” 

Diga, por último, si está de acuerdo o qué opina de esta frase: “La muerte puede ser dolorosa. Morir no” (Elizabeth Kúbler-Ross): –“Cada uno está donde debe de estar. Es el conocimiento global el que enseña, a nosotros nos complementan ellos y a ellos les complementamos nosotros.”

Precisamente la muerte, “desde una perspectiva diferente y como un regalo –afirma– para disfrutar la vida” es el tema principal de “Viajeros en tránsito”, el primero de los libros de la Doctora Heraso, de cuyo éxito hablan las siete ediciones publicadas en los últimos diez años. “Luego he escrito otros seis más…”.

LOS BENEFICIOS DE MEDITAR PARA LA BUENA SALUD

“En las consultas, lo primero que recetamos es un relajante muscular o un ansiolítico. Antes de prescribir ningún medicamento, los clínicos deberíamos analizar y conocer qué es lo que ha provocado la enfermedad a nuestros pacientes y a nosotros mismos. Averiguar las causas que nos ha llevado al médico”, comenta Heraso.

La especialista sugiere que nuestro cuerpo es un “chasis o carrocería” que no aguanta tanta presión y, normalmente los daños psicológicos conducen al sufrimiento físico. Posteriormente, surgen las enfermedades. Vivimos en una sociedad competitiva al máximo. “Por ejemplo, a nuestros jóvenes universitarios ya no se les valora sus conocimientos, sino que, además –si quieren triunfar y desarrollar sus carreras– deben ser atractivos, simpáticos, dominar al menos dos idiomas, deben empatizar, vestir de forma “chic”, conseguir una pareja diferencial, pagar una hipoteca o alquiler y lograr tener descendencia. En nuestra sociedad de consumo o cumples con estas normas o no das la talla”, y más:

“Todas estas cargas y autoexigencias nos hacen un daño psicológico que termina destruyendo nuestro cuerpo y provocando enfermedades.” Según la Dra. Heraso, “todas las enfermedades comienzan por sufrir grandes dosis de estrés, lo que provoca elevados niveles de cortisol en nuestra sangre. Los elevados niveles de cortisol de forma mantenida nos originan problemas en nuestro sistema inmunológico y, es entonces, cuando llegan las enfermedades”.

La Dra. Heraso escribió el “Método Fácil para aprender a meditar”, libro para ser capaces de adquirir herramientas de ayuda a auto contemplarse desde lejos y verse desde otra perspectiva. 

“Cuando uno se contempla desde fuera, puede autoevaluarse e identificar las dianas que nos están produciendo la enfermedad”, señala al respecto.

Desde hace años, las técnicas de meditación, también denominadas “mindfulness” en inglés, se practican en Estados Unidos y en aquellos países donde el capitalismo es puro y existen pocas ayudas sociales.

LIBROS PUBLICADOS DE LA DRA. HERASO:


–“Viajeros en tránsito”: una perspectiva diferente de la muerte. Año 2002



–“Saber vivir frente al dolor”: todo lo que se necesita saber. Año 2003






Editados por: Fundación Internacional del Dolor








Más:
fundacioninternacionaldeldolor.org
Los hospitales sólo cuentan con dos psicólogos por 100.000 habitantes


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO