LA ZONA G8 : El "secreto" de Hervé Falciani

Falciani era un ingeniero informático que trabajaba como responsable de análisis técnicos en el departamento de proyectos estratégicos del HSBC, “cuando se dio cuenta de que la forma de gestionar los datos bancarios en el HSBC fomentaba el fraude fiscal, propuso un nuevo sistema, que fue rechazado por sus superiores en la entidad”.


El HSBC es uno de los bancos más grandes del mundo. Tiene una historia ligada a los privilegios de las élites financieras. Fue fundado en el S.XIX con los beneficios del expolio chino en las guerras del opio.

Para abrir una cuenta en el HSBC hay que ingresar un mínimo de 1,62 millones de euros en metálico.

Escandalizado por lo que considera que “se trata de una vulneración sistemática de derechos fundamentales de los ciudadanos mediante la sustracción de fondos que deberían ser destinados al interés general” durante años obtiene los datos que demuestran el fraude fiscal sistemático de algunas de las 130.000 fortunas más grandes del mundo.

“Intentó poner toda esa información a disposición de las autoridades judiciales suizas, sin éxito. “Mis primeros contactos fueron con las autoridades que regulan los mercados y después con la justicia federal, que me dijo que me buscara un abogado”.

Esta versión de los hechos fue corroborada por el Ministerio Público francés.

Para conseguir activar a la fiscalía Suiza, decide activar el sistema de alarma interno que sabe que existe en la patronal bancaria suiza, Asociación Suiza de Banqueros (Swissbanking), y que está directamente en contacto con el gobierno.



Para eso se dirige a Beirut a una filial del HSBC (Audi, donde conoce a alguien que tiene contacto directo con los directivos) con una identidad y una oferta falsa: ofrece un sistema que no existe de extracción de datos de clientes de banca por el que el directivo “flipa”, consiguiendo así que salte la alarma y Suiza comience una investigación por espionaje económico en la que se le reconoce como el individuo que meses antes intentó vender este sistema de extracción de datos. Es interrogado y puesto en libertad. Decide entonces “escapar” a Francia, obligando así a que la justicia suiza dicte una orden de detención internacional contra él.

La maquinaria judicial se pone en marcha con esa alerta. Suiza quiere recuperar como sea el material que tiene Falciani, sea el que sea sin dar demasiadas pistas sobre el contenido del ordenador del informático. Pide a Francia que registre su domicilio, se incaute el portátil y le envíe los archivos.

Acudir a la justicia francesa con la información que tenia en su poder no garantizaba que la fiscalía abriese una investigación sobre los datos y evasores que contiene. La única manera de que esta lista fuera objeto de investigación es que el mismo Falciani sea investigado debido a la petición de extradición del gobierno suizo.


Falciani se trasladó a España, donde de nuevo fue arrestado por la orden de arresto internacional emitida por el gobierno suizo. La Audiencia Nacional decidió no extraditarlo y lo dejó en libertad. Actualmente Falciani también colabora con la justicia española. La lista sirvió para identificar a 659 presuntos evasores en España. Circuló también por internet una lista falsa, atribuida erróneamente a Vicenç Navarro, en la que se incluían algunos políticos españoles de gran renombre. Más.


El registro de su domicilio da lugar al hallazgo excepcional. El entonces fiscal de Niza, Éric de Montgolfier, abre su propia investigación, pero no contra Falciani, sino contra los supuestos defraudadores que aparecen en su lista. La lista Falciani se queda en Francia y comienza una colaboración que durará años con varias autoridades judiciales. La información del exempleado del HSBC en Ginebra comienza a circular.

Los franceses comprenden que nada tiene que ver el material encontrado con las acusaciones que desde Suiza esgrimen para detenerle: el informático tiene en su poder nombres, teléfonos, direcciones, correos electrónicos o números de documento seleccionados con criterio, todos ellos relativos a grandes fraudes fiscales.

Impresa, la lista Falciani “ocuparía un tren de mercancías” Toda la lista Lagarde, por ejemplo, es solo una pequeña parte de la lista Falciani.



Desde que comenzó la crisis los grandes defraudadores fiscales han saqueado el 33% del PIB mundial (la tercera parte de la riqueza del mundo) para esconderlo en paraísos fiscales.

El fraude fiscal presente en la lista Falciani representa el 2,5% del PIB de la zona euro – 300.000 millones de euros -.
8.933 grandes evasores franceses han sido identificados en la lista Falciani, entre ellos directivos de los importantes imperios Nina Ricci y L’Oreal.

A partir de la información de la Lista Falciani, que empieza a circular entre los países con los que Francia tiene acuerdos de colaboración contra el fraude fiscal, en 2 semanas el Senado de EEUU emite un informe en el que acusa al HSBC por permisividad con criminales de todo el mundo que emplean sus servicios para lavar dinero del narcotráfico (cartel de Sinaloa) o del terrorismo (al Qaeda).


Varios ejecutivos del HSBC han tenido que pedir perdón públicamente y la entidad ha provisionado 2.000 millones de dólares para hacer frente a la mayor multa por lavado de dinero de la historia de EEUU por ser “institución financiera preferida” por cárteles y grupos ilegales.


La única posibilidad del HSBC de cerrar el escándalo que puede acabar a medio plazo con su monopolio del expolio mundial es demostrar que Falciani tenía un móvil económico.

Es fácil demostrar que no es así por varias razones:

Las haciendas de diferentes países han declarado que no podrían haber tenido acceso a los datos de la lista Falciani ni haberlos interpretado sin su colaboración y que ésta no se produjo a cambio de dinero. A pesar de que cualquier hacienda del mundo pagaría por esos datos.

Los datos recogidos por Falciani no son una acumulación de datos al azar, sino que sólo recogen, de manera selectiva, datos relativos a cuentas con motivos fundados de operar irregularmente.

Todo lo hecho por Falciani demuestra que el móvil no es económico. Ninguno de los interesados en que así sea ha podido presentar ninguna prueba. Solo campañas de difamación y desinformación. Las fiscalías de España y Francia lo dejaron en libertad entre otras razones por actuar sin ánimo de lucro.

Una vez desencadenada la investigación en Francia y puesta en circulación entre las haciendas internacionales la información de la lista entra en España, es detenido en función de la orden de extradición suiza repitiéndose una secuencia parecida a la de Francia, donde es necesario su arresto para poder luego descartar la extradición y empezar la colaboración con los organismos anticorrupción.

La sección segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional lo declara inocente:

Por no existir en España el delito de revelación de secretos bancarios por el que se le reclama. Antes bien, el sumario recoge que por el contrario es un deber contemplado por la ley que todo ciudadano en conocimiento de los hechos delictivos de estas característica debe actuar denunciándolos.

Considera además que la información que facilitó se refiere a actividades sospechosas de ilegalidad y de infracción penal “gravemente irregulares” que con la colaboración de Falciani se han desvelado.

Así la hacienda Española recupera 260 millones de euros de nombres como el del presidente del Banco Santander, Emilio Botín, y su familia. También aparecen nombres relacionados con la trama Gürtel, como Francisco Correa.

Los Botín no habían declarado, entre 2005 y 2009, unos 900 millones que había en una cuenta abierta en el HSBC por el padre de la saga en los años treinta. Tras el aviso de Hacienda, los Botín pagaron, para regularizar esa cantidad, 200 millones. En total, Hacienda consiguió recaudar alrededor de 300 millones, en lo que el Gobierno calificó como “la mayor regularización de la historia de España” que al contrario de la amnistía fiscal fue un éxito.

En España, 659 evasores figuran en la lista que Francia proporcionó en un principio a la Hacienda española. Ahora, con la ayuda de Falciani, se están investigando otros 700 nombres. La lista Falciani es vital, por ejemplo, para la Audiencia Nacional, con el fin de investigar a imputados que están relacionados con otras causas como la trama Gürtel .

La colaboración con las Haciendas y Justicias de diferentes países se está produciendo por iniciativa de Falciani, pero si Falciani entrega o publica la lista de evasores fiscales directamente y a título personal, dichos datos no podrían ser utilizados ante los Tribunales de Justicia ni ser usados por las Agencias Tributarias de cada Estado, al haber sido obtenidos de forma no consentida respecto del depositante, el HSBC, lo que produciría automáticamente que dichas pruebas fueran anuladas. 

Es necesario lograr además la colaboración entre Justicias y Haciendas de diferentes países para que los datos de la Lista Falciani puedan usarse para hacer justicia. De hecho, eso es lo que está sucediendo. Solo cuando se producen los efectos deseados respecto a alguien (recuperar el dinero evadido), se proporcionan nuevos datos.



Una vez utilizados para recuperar los impuestos evadidos, depende de las autoridades de cada país publicar los nombres; y en España el ministro de economía Montoro, tras prometer que cumpliría la ley y lo haría público, se niega en rotundo y dedica considerables esfuerzos a que la Lista Falciani no sea pública. Gracias a las Listas, el Estado y la Agencia Tributaria han recuperado casi mil millones de euros. Ese es el objetivo principal, además de impedir que vuelva a suceder, y para ello Falciani esta colaborando y ayudando a las autoridades, en su calidad de testigo protegido, para que sea imposible evadir impuestos en aquellos sitios en los que las autoridades aplican los métodos propuestos por Hervé.

Por otro lado la lista Falciani es mucho más que una lista de nombres conocidos de grandes fortunas. Es un conjunto momunetal de datos que permite analizar cómo estas grandes fortunas están saqueando las sociedades y evitar que siga pasando. Vamos a recuperar el dinero, pero además vamos a impedir que puedan seguir robando.



















La estrategia por medio de la cual, la élite afín a la política económica imperialista de EE UU, da salida a información confidencial relativa a cuentas alojadas en paraísos fiscales, en la que se hallaba el caso "Panamá Papers", contaba con el factor miedo, para intimidar a otro tipo de economías no tan elitistas como: Sociedades, accionistas, intermediarios o beneficiarios, según algunos titulares en los que se recogían estos datos











Más:
'De España salen cada año 40.000 millones sin tributar'
Hacienda esperará al 30 de abril para ir a degüello contra los defraudadores de la 'lista Falciani'
Lista Falciani Italia: lista de empresas y sucursales de HSBC con el número de cuentas sombra
LA "LISTA FALCIANI" DESTAPA A EVASORES CANARIOS CON CUENTAS EN SUIZA
Contra la crisis y un sistema injusto: Eliminación de los paraísos fiscales
Cómo abrir una cuenta en Suiza, Singapur o paraíso fiscal
La lista Falciani desvela las trampas fiscales de los millonarios
La actriz Emma Thompson se niega a pagar impuestos hasta que los evasores de HSBC vayan a la cárcel
LA ILUSIÓN FISCAL Demasiadas sombras en la fiscalidad de las grandes empresas
Pongamos fin a los abusos fiscales
Guía para entender qué son los DTA
LA MENTIRA DE LA "INVESTIGACIÓN PERIODÍSTICA". COMO SE GESTÓ LA OPERACIÓN DE LA CIA CON LOS PARAÍSOS FISCALES
Paradise Papers: Los trucos fiscales de las grandes fortunas (El Confidencial)
¿Qué son los 'papeles del Paraíso'? 5 claves (El Periódico)
Ocho personas poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la humanidad (Oxfam) 
Más.


Compilación sobre noticias sobre corrupción: 
El País 
El Mundo
El Diario
La República de las Ideas











1 comentario:

  1. Hola buenas,he leido uno de tus trabajo que me ha llamado bastante la atencion.Es el de la casa de tomares,podrias darme su ubicacio?Somos de un grupo de parasicologi en sevilla y no damos con ella.Mi correo es;israelromeropaez@gmail.com Muchas gracias

    ResponderEliminar

DEJA TU COMENTARIO