LA ZONA PÚBLICA : Las Bombas de Doñana

La presencia de convoyes militares por las carreteras de Mazagón es algo habitual, a lo que los vecinos de esta localidad ya están acostumbrados; pero a lo que nunca terminarán de acostumbrarse es a los estruendosos bombardeos que el Ejército realiza con fuego real desde el campo de tiro “Médano del Loro”, situado entre los términos municipales de Almonte y Lucena del Puerto, a quince kilómetros del centro de Mazagón, en pleno Parque Natural de Doñana. Es el único campo de lanzamiento de misiles que hay en España, desde donde se lanzan misiles del tipo Roland, Hawk, Patriot, Nasams y Mistral.


Estos bombardeos no son hechos puntuales, ya que se realizan con mucha frecuencia, tanto de día como de noche, y además, sin previo aviso a la población, creando una situación de alarma entre los vecinos. 

El estruendo causado por los proyectiles provoca temblores y hace vibrar los cristales de las viviendas. El ruido es perfectamente audible en zonas tan alejadas como el Nuevo Puerto. Ante el desconocimiento de lo que está ocurriendo, muchos vecinos asustados dan aviso al Servicio de Emergencia 112. «Si al menos avisaran evitarían el susto a la población», comenta indignado un vecino de la localidad. Pero esto parece no importarle lo más mínimo a las autoridades, que miran hacia otro lado, como si de un hecho inevitable se tratara.

El Ejército tiene el privilegio de hacer uso de este espacio natural, como los presidentes de Gobierno lo hacen del Palacio de Doñana; es más, son los propietarios de las 248,69 hectáreas del campo de tiro, y así se recoge en el Inventario de Recursos Naturales en propiedad del Ministerio de Defensa. Curiosamente, esta zona del Parque Natural de Doñana, desde donde lanzan sus misiles, está declarada Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Ya podemos imaginar lo que hacen las aves cada vez que escuchan un cañonazo. Además, el “Médano del Loro” es hábitat del lince y de otros animales en peligro de extinción.



Si se limita la expansión urbanística, perjudicando al desarrollo turístico, y se prohíbe la construcción de la carretera de Huelva a Cádiz para comunicar a estas dos ciudades tan cercanas, por considerar que afecta a la protección del entorno, también habría que prohibir la práctica de maniobras militares en Doñana, por ser incompatibles con la conservación de este espacio natural.


El coordinador regional de IULV-CA, Diego Valderas, lamentaba en 2011 que, mientras el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, (a la derecha), "abraza el escudo antimisiles" que va a instalarse en la base militar de Rota (Cádiz), "permite" que se recorten las ayudas europeas al campo andaluz. Más.


Imagen nocturna publicada el 18 de marzo de 2014 en Medrano del Loro.

En 1999 la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento de Andalucía aprobó por unanimidad de los grupos políticos pedir al Ministerio de Defensa que suspendiera de manera inmediata las maniobras militares que regularmente se efectuaban en terrenos del Parque Natural de Doñana, ya que el Plan de Ordenación de Recursos Naturales prohíbe expresamente estas prácticas militares que se efectúan en la costa y en el interior del parque, por considerarlas “impactantes” para las dunas y las masas forestales de este espacio protegido

La petición contemplaba la desafectación de los terrenos empleados en las maniobras por parte del Ministerio de Defensa, en favor de la Junta de Andalucía. Esta petición cayó en saco roto y el Ejército sigue utilizando Doñana para sus prácticas militares.

Tal vez a Doñana no le importe la mala utilización que se haga de esta joya de la naturaleza, pero los vecinos de Mazagón comienzan a estar ya un poco hartos de sufrir estas continuas situaciones incómodas.


Campos de tiro y maniobras en España.

TEXTO ORIGINAL






Los Medios daban cuenta en 2015 de una sentencia por la que una explotación agrícola, productora de Arándanos, debía ser desmantelada tras un proceso penal que se iniciaba a instancias de una denuncia por parte de un Grupo Ecologista, en la provincia de Huelva. La sentencia incluía por imposición legal, la obligación de "plantar unos 44.000 pies de eucaliptos a pesar del daño ambiental de un árbol de origen australiano conocido en el argot conservacionista como vampiros hídricos". Una vez más, se ponía en tela de juicio, los intereses de estos Grupos ecologistas sufragados por la élite que apoya estas acciones emprendidas, permaneciendo pasivos, cuando estas, conllevan pérdida de empleo. Según una de estas organizaciones ecologistas: "Es urgente detener la expansión del eucalipto, sacarlos de los espacios protegidos, mejorar la gestión forestal de las plantaciones y regular su uso para biomasa".






Más:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO