LA ZONA INSÓLITA : Las Furgonetas "perdídas" de la Cía.

Una foto publicada en Twitter por el Frente Ansar al-Din, una brigada extremista islámica, muestra claramente una camioneta Ford con el emblema “Fontanería Mark-1″ en la puerta y un militante en la parte posterior disparando un cañón antiaéreo…


Según informaba el diario israelí Haaretz, el fontanero de Texas cuya camioneta fue fotografiada en Siria dice que no tiene ni idea de cómo su vehículo terminó a miles de kilómetros de distancia en un país devastado por la guerra…

Oberholtzer dijo que había vendido el vehículo a un concesionario de segunda mano tres años antes y que no borró la marca de su empresa de la camioneta porque suponía que el propio concesionario se encargaría de ello.

Un portavoz del comerciante dijo que habían vendido el vehículo a través de una casa de subastas de coches.

Oberholtzer se ha visto asediado por llamadas telefónicas, algunas de ellas amenazantes, tras publicarse la imagen en Internet. “Algunas personas me dijeron cosas muy feas”, declaró a The Galveston Daily News.


Mark Oberholtzer, propietario los últimos 32 años de la empresa de fontanería “Mark-1 Plumbing” en Texas City, confirmó que efectivamente, la camioneta que salía en la imagen había sido suya. Dijo que ya no era propietario del vehículo y que no tenía ni idea de cómo la camioneta terminó en Siria

Más adelante durante la semana, los funcionarios federales de Seguridad Nacional se acercaron a la empresa Mark-1 Plumbing para interrogar sobre el asunto a Oberholtzer y a su personal.

Más allá del hecho aparentemente anécdotico de que una camioneta de segunda mano termine en manos de un grupo radical islámico, surgen algunas preguntas que invitan a sospechar sobre el asunto.

 Mark Oberholtzer

¿Tiene alguna lógica que una furgoneta de segunda mano viaje 11300 kilómetros para terminar precisamente en manos de un grupo islamista y enmedio de una guerra?

¿No resulta muy curioso que esa camioneta proceda precisamente de EEUU y termine en manos de un grupo islamista radical?

Suponiendo que los islamistas compren camionetas de segunda mano ¿Tiene alguna lógica que las compren procedentes de 11000 kilómetros de distancia, con los costes de transporte que ello debería acarrear para el precio del vehículo?


¿No sería más lógico que las compraran procediendo de países más cercanos, aunque sean de segunda mano? ¿Acaso no hay disponible una enorme flota de todoterrenos y vehículos de lujo de segunda mano procedente de países ricos del Golfo Pérsico, como para que acaben transitando con la camioneta de un fontanero tejano?

¿Cómo puede ser que los servicios secretos norteamericanos, que siempre nos venden como tan increíblemente eficientes, permitan que empresas adquieran material de segunda mano en Texas y lo embarquen a 11000 kilómetros de distancia para que terminen en manos de “terroristas”?

¿Y cómo puede ser que los terroristas, supuesto enemigos acérrimos de EEUU, se arriesguen a comprar vehículos de segunda mano procedentes directamente de EEUU a través de sus redes de adquisición de material, sin temer que la venta de esos vehículos sea en realidad una operación encubierta de los servicios secretos de EEUU para pillarles con las manos en la masa y detenerlos, con el fin de acabar con sus vías de suministro? ¿No sería fácil instalar transmisores en los vehículos para descubrir las redes de suministro de estas organizaciones y no sería lógico que los islamistas temieran esta maniobra cuando les ofrecen vehículos procedentes directamente de EEUU?

¿Por qué gran parte de los vehículos utilizados por el Estado Islámico son precisamente norteamericanos?

Son demasiadas preguntas que invitan a sospechar…invitan a sospechar de quién puede estar detrás de todos estos suministros de material para los grupos combatientes en Siria…¿no?

Y si no, que se lo pregunten a Mark, el fontanero…






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO