LA ZONA PÚRPURA : La Mezquita "Púrpura"

“Ustedes no pueden estar aquí. Esto es de la Santa Iglesia Catedral y no es el lugar más apropiado para dar una rueda de prensa”. “¿Cómo que no? Esto es un jardín público”. A las 10.30  del 28 de noviembre de 2014, el coordinador federal de IU, Cayo Lara, había citado a la prensa en el interior del Patio de los Naranjos para hablar de la Mezquita Catedral de Córdoba


Cayo Lara, Antonio Maíllo y el coordinador provincial de IU, en la Mezquita. M. CUBERO

Acompañado del coordinador andaluz, Antonio Maíllo, y el cordobés, Pedro García, Lara posaba ante los fotógrafos con el Patio de los Naranjos al fondo. Poco antes de empezar la atención a los medios de comunicación, llegó la seguridad contratada por el Cabildo Catedralicio en Córdoba y comenzó la discusión.

El jefe de seguridad del monumento reclamaba la salida a los políticos de IU. Éstos le esgrimían que el Patio de los Naranjos era “un jardín público” con la ficha del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1986 que portaba el secretario general del PCA, José Manuel Mariscal. “Van a ser sólo cinco minutos”, medió Antonio Maíllo

Finalmente, la rueda de prensa comenzó, con una tensión palpable. Por un lado, militantes y simpatizantes de IU apoyaban a Cayo Lara, por otro se iban acercando trabajadores y responsables del Cabildo. Además, y minutos después de que arrancara la intervención, un trabajador con una sopladora para la recogida de hojas trabajaba cada vez más cerca y dificultaba a los medios de comunicación recoger el sonido de la intervención de Cayo Lara. El hombre aseguró que ya había limpiado el otro extremo del patio y que ahora le tocaba éste.


Cayo Lara defendió bajo el soportal de la Puerta de los Deanes que estaba allí para “reivindicar que vuelva al pueblo lo que es del pueblo”, “incluida la Mezquita de Córdoba”. El portavoz de la Izquierda Plural en el Congreso de los Diputados denunciaba que las inmatriculaciones que ha hecho la Iglesia “de bienes públicos en los últimos años acogiéndose a la reforma de la Ley Hipotecaria suponen “el mayor pelotazo inmobiliario de la historia moderna de España”.

En este sentido, el responsable de IU aseguraba que “frente al expolio debe primar el interés público” y que “los bienes públicos tienen que ser gestionados desde lo público”. Así, anunció que su grupo está trabajando en presentar en el Congreso de los Diputados una propuesta de un recurso de inconstitucionalidad de la Ley Hipotecaria, para que la Iglesia devuelva al Estado los bienes inmatriculados.

Lara bromeó con el amago de desalojo, que al final no se produjo, con que Jesucristo ya expulsó a los mercaderes del templo”, en referencia al Cabildo Catedralicio de Córdoba y su gestión del monumento.

Willy Meyer, Cayo Lara, Antonio Maíllo, Pedro García y Paloma López, hoy en Córdoba. - A.J. GONZÁLEZ

Solo dos horas después del suceso en el Patio de los Naranjos, el Cabildo de la Catedral enviaba un comunicado denunciando que “varios representantes de la formación política Izquierda Unida han llevado a cabo sin autorización previa un acto electoral en el interior del recinto de la Catedral de Córdoba, antigua Mezquita”.

Para el Cabildo “este acto se ha organizado sin haber realizado ninguna notificación previa ni comunicación oficial al Cabildo. Pese a las reiteradas peticiones del personal de seguridad para que dieran fin al acto propagandístico, han permanecido en el interior del Patio de los Naranjos, negándose a suspender el acto político”.

Según este organismo eclesiástico, “se trata de una grave falta de respeto hacia la Catedral y, especialmente hacia los cordobeses, ya que el único fin de este acto de provocación es el de generar división y enfrentamiento en la sociedad cordobesa, utilizando un lugar de convivencia y encuentro para ofrecer un acto político”.



El Cabildo aprovecha el mismo escrito para enfatizar que “realiza una intensa actividad cultural de manera constante con todo tipo de instituciones y organizaciones, se colabora en una amplia lista de proyectos benéficos y de ayuda social y, en definitiva, se trabaja al servicio de toda la sociedad cordobesa, siempre dentro de un clima de armonía y respeto” y recuerda que “desde hace más de 775 años la Catedral es un lugar abierto a todos y al que que los cordobeses pueden acceder de manera gratuita”.

“No obstante”, concluye, “las normas son iguales para todos, por lo que sorprende que algunos políticos que aspiran a representar a los ciudadanos se consideren por encima de los procedimientos que garantizan la convivencia ciudadana y que cumplen todos aquellos ciudadanos o entidades que solicitan utilizar el Patio de los Naranjos para diferentes actividades culturales y nunca para actos políticos partidistas”. Por último, “el Cabildo hace un llamamiento a la responsabilidad a los representantes políticos, a las organizaciones de la sociedad civil y a los medios de comunicación para trabajar juntos en el bien de la sociedad cordobesa”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO