LA ZONA ANIMAL : La perrera de los horrores.

PACMA muestra las lamentables condiciones de los perros de la Policía en Sevilla. El Jefe de la Unidad Canina había dirigido en varias ocasiones reclamaciones para que se solventaran estos graves problemas, y fueron ignoradas por sus superiores.

En este informe se puede observar las condiciones lamentables en las que viven los perros de la Unidad Canina de la Policía Nacional en Sevilla, cuyas instalaciones llevan construidas más de 20 años sin acometer ningún tipo de reforma.


En las imágenes se pueden observar las condiciones insalubres de los cheniles donde habitan los perros, con zonas que suponen peligro para la integridad de los animales, unas pistas de entrenamiento en completo abandono, la clínica veterinaria tercermundista y falta de las condiciones higiénico-sanitarias debidas, e incluso el total abandono de los medios anti-incendio, algo que vulnera la legislación de prevención de riesgos laborales.

Alguna de la situaciones que viven estos perros, podría incluso considerarse como un caso de maltrato animal, siendo esto un delito contemplado en el Código Penal.   




Se puede observar como hay estructuras metálicas totalmente desgastadas y oxidadas y con aristas cortantes que son autenticas cuchillas y que causan continuamente heridas a los perros. Estas se encuentran en zonas donde los perros apoyan sus patas para asomarse a mirar hacia fuera de la perrera. También los azulejos rotos provocan cortes en las patas y en el hocico de los perros



En las fotografías se observa también como en la zona donde tienen instaladas sus camas y donde duermen, el suelo es de hormigón y ya tremendamente deteriorado por el paso de los años, no facilita el drenaje del agua ni su limpieza. Esta imposibilidad de drenar el agua de la zona de la cama provoca que se acumule tanta humedad que no desaparece en todo el invierno, llegando a crear una capa de moho y verdina e incluso que crezcan hierbas del mismo suelo de cemento. 

Esta humedad y verdina se puede observar claramente en muchas de las fotografías de la zona de la cama y alrededor de los bebederos. Esto provoca que los perros contraigan enfermedades reumáticas y bacteriológicas y que por ejemplo pasen el invierno entero con la cama mojada.







Algunos perros duermen directamente sobre el cemento roto, con todo lo que eso supone, pues es tal el nivel de ansiedad y estrés que acumulan estos perros que literalmente destrozan las camas y duermen en el suelo.


Imagen más propia de un hospital abandonado de la segunda guerra mundial que de una clínica de una Unidad Canina de la Policía Nacional. En este lugar y en estas condiciones se almacenan los medicamentos de los perros, también se realizan curas, vacunaciones e incluso alguna operación de menor entidad.






La zona de la que se dispone para entrenar está llena de desechos y malas hierbas. El terreno es cemento deteriorado y lo que se observa al final de la explanada es una montaña de excrementos de todos los caballos de la unidad de caballería. 

Esta pista está unida a la zona de las perreras y la montaña de excrementos que se observa, dista de donde viven los perros no más de 30 o 40 metros, creando un foco de infección y de mosquitos de manera constante alrededor de los perros. Recordemos que enfermedades como la leishmania o la filaria se transmiten por los mosquitos

En épocas de calor (hablamos de Sevilla que en verano se superan los 45 grados) las plagas de moscas son tan grandes que inundan toda las instalaciones tanto las de los perros como la del personal.




En esta imagen se puede observar la boca de incendios, inoperativa pero certificada por los responsables de Riesgos Laborales.









Más:






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO