LA ZONA PÚBLICA : Las avispas asesinas de Bodes

Un vecino de Bodes (Parres), Arsenio Díaz Escandón, de 89 años, falleció el sábado 12 de julio de 2014, en el Hospital de Cabueñes, a donde había sido trasladado tras ser atacado por un enjambre de avispas cuando paseaba acompañado de un familiar cerca de su casa.

Amable Pérez, vecino de Bodes, señala el avispero.

Según explicaba su hijo José Ramón, el perro que acompañaba a ambos descubrió escarbando un enorme avispero a unos 50 metros de la casa donde el anciano residía con su mujer, en Bodes. Cientos de avispas los atacaron entonces a ambos y Arsenio, aquejado de otros problemas de salud, apenas pudo defenderse. El propio José Ramón y su madre, esposa de la víctima mortal, acudieron en su ayuda y sufrieron igualmente picaduras mientras lo retiraban.

Los miembros del servicio UVI móvil que acudió al lugar contabilizaron unos 300 picotazos en el cuerpo de este vecino de Bodes que fue trasladado al Hospital de Les Arriondes en estado grave Posteriormente, de allí fue desplazado al Hospital de Cabueñes, en Gijón, donde falleció en torno a las 15.00 horas.

Tras el traslado hospitalario, los bomberos retiraron el mencionado avispero, después de fumigar la zona, dada la peligrosidad que conllevaba por su cercanía a un camino transitado.

La capilla ardiente de Arsenio Díaz se instaló en el Tanatorio del Oriente. El funeral se celebró en la iglesia parroquial de Santo Tomás de Collía (Parres).

Más:






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO