LA ZONA HISTÓRICA : En busca de la Santa María

La 'Santa María' encalló en un arenal a unos siete kilómetros de la isla de La Española en la madrugada del 25 de diciembre de 1492. El lugar exacto del naufragio siempre ha sido un enigma para los historiadores, que han rastreado los diarios del almirante en busca de pistas sobre el paradero de su embarcación. 



El explorador estadounidense Barry Clifford aseguraba haber encontrado los restos de la nave en aguas haitianas y muy cerca del lugar donde Cristóbal Colón levantó la primera colonia española, que bautizó como el Fuerte de Navidad.

"Quedó el gobernalle en la mano de aquel muchacho y las aguas que corrían llevaron la nao sobre uno de aquellos bancos", cuenta Colón en su diario antes de explicar cómo intentó salvar la nave cortando uno de sus mástiles y cómo los indígenas le ayudaron a salvar sus pertenencias antes de naufragar.

El almirante usó parte de la madera de la embarcación para construir el primer asentamiento español en la isla. Pero sus anotaciones indican que los restos de la 'Santa María' aún permanecían en la bahía unos días después del naufragio. Un extremo que llevó al estadounidense Barry Clifford a rastrear el fondo marino en busca de los restos de la embarcación.


Whydah Gally (1716-1717)

Clifford exploraba de niño las minas abandonadas de Colorado en busca de tesoros. Un empeño que le llevó a graduarse como historiador y a fundar después una pequeña constructora cuyos ingresos le permitían bucear cada fin de semana en busca de los secretos del mar.

A mediados de los años 70, Clifford rescató junto a la costa de Plymouth un barco del siglo XVIII y unos años después encontró los restos del célebre 'Whydah': un barco pirata que naufragó en una tempestad en 1717 y del que había oído hablar a su tío muchas veces durante su niñez. Un detector de metales advirtió al buceador de la presencia de la campana del barco, en el que su equipo llegó a recuperar hasta 200.000 objetos. Entre ellos 60 cañones y unas 10.000 monedas que se exponen en dos exposiciones itinerantes y en un museo de Provincetown.



Clifford ha filmado con la BBC y con National Geographic y preparaba con el canal estadounidense History un documental sobre la 'Santa María'. No se define como un arqueólogo sino como un explorador marino y subrayaba que su intención no era apropiarse de los restos de la embarcación española sino sacarlos del agua y exponerlos en un museo que ayude a la maltrecha economía de Haití.

Según una entrevista hecha por EL MUNDO sobre los detalles de su hallazgo, sobre sus expediciones y sobre la admiración que siente por Cristóbal Colón, este declaraba que: 

"La 'Santa María' es un barco que literalmente cambió el curso de la Historia y que se encuentra a unos tres metros de profundidad y a tan sólo unas millas de la costa de Haití. Era una tentación muy suculenta. Yo he encontrado varios barcos alrededor del mundo y encontrar la nave de Colón me parecía una gran oportunidad. Es un tesoro cultural incalculable".


Fuerte de Navidad

"Llevamos casi dos décadas pensando en este proyecto. Pero no empezamos a buscar el barco hasta el año 2000. Entonces inspeccionamos unos 200 kilómetros tomando como referencia el lugar donde los historiadores situaban el Fuerte de Navidad. Pero esa localización no era la correcta como demostró en 2003 Kathleen Deagan, que situó el fuerte unos cuatro kilómetros más al este de lo que pensábamos.

"Colón escribió en su diario que el barco había encallado junto a un arrecife a unos siete kilómetros de la costa. Nosotros eliminamos de nuestra búsqueda las zonas donde ya habían buscado otros historiadores y llegamos a la conclusión de que el barco se encontraba en un lugar donde encontramos un montón de piedras que ejercían como lastre y que se ajustaban a la descripción de las que llevaban los barcos españoles del siglo XV.

"Junto a las piedras había un cañón que mi equipo confundió con otra herramienta y que nos llevó a abandonar la búsqueda. Unos años después, empecé a investigar sobre los cañones españoles de aquella época y una noche me desperté pensando que lo que habíamos encontrado, era una lombarda. Es decir, uno de los cañones que llevaba el almirante en su embarcación". 


Antiguo grabado de la Santa María antes de su hundimiento. (Foto: CNN)

"Mi hijo había hecho una foto de aquel objeto y en ella se aprecia perfectamente su trasera, que tiene el mismo diámetro que el de las lombardas de la época. Así fue como volví a Haití junto al arqueólogo marino Charles Beeker, que es uno de los mayores expertos en las primeras expediciones españolas. Él fue quien me dijo: "Es muy probable que ésta sea la carabela de Colón".

"Es necesario hacer una investigación a fondo en el lugar del naufragio. Pero nuestros buceadores han usado magnetómetros, sonares y detectores de metales y mi impresión es que los indicios son suficientes. Esto no era como buscar el Titanic".

"Buscábamos en un área sin apenas profundidad y del tamaño de apenas un campo de fútbol. No es tan complicado. Lo que buscábamos era ese montón de piedras de la Península Ibérica que no pertenecen a ese lugar. Es una huella perfecta y nosotros la hemos encontrado en el lugar que describe Colón en su diario. Por desgracia, al volver a Haití descubrimos que alguien había robado el cañón que fotografiamos hace 11 años. Pero al menos tenemos imagen que prueba que el cañón estaba allí".

"Yo sólo soy un explorador y no tengo ninguna intención de apropiarme del barco. Quiero trabajar con el Gobierno haitiano para sacar la nave del fondo del mar y mostrarla en un museo. El barco pertenece al mundo y debe ser colocado en un lugar donde todos lo puedan visitar. Mi experiencia me dice que sería muy fácil sacar el barco del fondo del mar. Mi impresión es que un buen equipo podría hacerlo en menos de un año, quizá incluso en seis meses".

"Haití está pasando por una situación muy difícil y quizá lo mejor es crear allí un museo donde exhibirlo. Me encantaría que hubiera una cooperación entre España y Haití y que no hubiera un litigio entre los dos países".

EP | MADRID PUBLICADA EL 13-05-2014

"Reinvertimos todo el dinero que ganamos con el museo, los documentales y las exposiciones. Estoy en contra de las empresas como Odyssey que hacen negocio con los naufragios de barcos históricos. Cualquier artículo que se encuentre en esos barcos debe ser conservado. Empresas así hacen que el Gobierno imponga restricciones a personas desinteresadas como yo y eso a veces no nos permite trabajar como querríamos. Nuestra única intención es conservar estos tesoros para la posteridad".

"El diario está lleno de incorrecciones geográficas y de medias verdades. Recuerde que Colón era consciente de que los reyes de España iban a leer sus páginas muy a fondo. Por eso escribió que Dios había querido que naufragan allí por las grandes oportunidades que les aguardaban en tierra. ¡Es imposible creer que aquellos hombres fueran a quedarse en el barco después de semanas en alta mar con mujeres desnudas en la orilla con pepitas de oro en las manos! Lo más probable es que estuvieran todos en tierra cuando ocurrió el naufragio".

"Mi impresión es que dejó en el agua la mayoría del barco. Unas horas antes de partir hacia España, los españoles dispararon un cañón para impresionar al jefe de los indios taínos y el almirante cuenta cómo la bala atravesó los restos del barco. Eso indicaría que una parte del barco seguía fuera del agua".

"Aquí en América se le culpa de cualquier problema que de este continente y creo que eso es un error. Siempre he pensado que Colón fue un hombre de su tiempo. Era un buen ciudadano y un hombre muy valiente y muy religioso. Ha llegado la hora de volver a contar su historia y reconocer sus logros. Hizo algo que nadie había hecho jamás".


TEXTO ORIGINAL EDUARDO SUÁREZ



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO