LA ZONA HISTÓRICA : El último Vinotren

En la segunda década del siglo XX, convergen una serie de factores positivos que favorecen la culminación y puesta en práctica de este ilusionante proyecto ferroviario. Por un lado, van remitiendo las secuelas económicas provocadas por la reciente primera guerra mundial.

 Día de la inauguración en Bollullos Par del Condado, el 2 de enero de 1921.

Por otra parte, se abre un próspero mercado francés, acompañado de una creciente producción de vinos y licores en pueblos cercanos como Almonte, Rociana y La Palma del Condado. En ese aprovechable contexto socio-económico maduró la idea de construir un ferrocarril que conectase a varias localidades del Condado onubense, sobre todo para enlazarlas con la estación de La Palma del Condado, por donde pasaba la vía férrea Sevilla-Huelva, de gran tráfico de importaciones y exportaciones.

Y llegó el 2 de enero de 1921, domingo, frío pero jubiloso, que estaba a punto de conocer la inauguración de tan inaudita empresa ferroviaria. Las calles de Bollullos y La Palma eran un hervidero de gentes, ávidas y curiosas por conocer la puesta en marcha efectiva del ferrocarril comarcal. Eran las doce y treinta y cinco minutos cuando partió por primera vez rumbo a Bollullos del Condado. Se realizaban ocho viajes diarios, 4 de ida y 4 de vuelta. En primera clase, el billete costaba 1’25 pesetas, mientras que en segunda el precio se reducía hasta las 0’75.

Los ingenieros Torrejón y Benjumea, en el centro, el día de la inauguración.

UNA DECADA DE FERROCARRIL COMARCAL (1921-1931)

Conforme avanza la década “La Cafetera” languidecía lentamente. Las deficiencias de algunos de sus más básicos materiales, la galopante competencia de los camiones para mercancías, la de las incómodas, pero más rápidas, “camionetas” para viajeros, los infructuosos gastos invertidos en las explanaciones de Almonte y Rociana y los apuros económicos, presagiaban un horizonte poco halagüeño. A esto hay que añadirle accidentes por descarrilamientos con daños a viajeros, infecciones al transportar reses y retrasos en entregas de mercancías.



EL ÚLTIMO VINOTREN

Es paradójico, e incluso anecdótico, que un niño de tan sólo 13 años pudiera dar al traste con este proyecto ferroviario que con tanto júbilo y expectación naciera. Corría el día 8 de noviembre del año 1931. Sobre las 11 horas y en el lugar llamado La Dehesa, a 4 kms. de La Palma, el tren nº 2 de mercancías, BOLLULLOS, única locomotora que ya funcionaba de las dos que empezaron, tuvo que detener su marcha por haber lesionado a un niño. 

Antonio González, de tan solo 13 años, intentó subir varias veces cuando éste se encontraba estacionado en La Palma. El maquinista evitó que lo hiciera. Puesto el tren en marcha, al llegar al sitio antes mencionado, se oyeron gritos y el maquinista detuvo el convoy pudiendo comprobar que el niño, que había conseguido su propósito de montar en el tren en marcha por la escasa velocidad que éste adquiría, estaba herido en un pie. 

Las heridas no fueron de gravedad, pero el tren tuvo que hacer una brusca maniobra que le produjo una avería. Se dio un plazo de 15 días para arreglarla y empezar a funcionar de nuevo.



Pero transcurría el tiempo y el Vinotren seguía sin funcionar por carecer la empresa de medios para reparar la locomotora. En virtud de ello, el 4 de marzo de 1932 el propio ingeniero que regía la Cuarta División Técnica de Ferrocarriles informó a la Dirección General sobre el particular, aconsejando la conveniencia de incoar el oportuno expediente de caducidad de la línea férrea por abandono de la explotación, lo cual se llevó a efecto. 

Ferrocarril del Condado entre Palma del Condado y Bolullos del Condado en una ampliación de la parte SW del Mapa de Forcano de 1948. Se recomienda visualizar la imagen con la máxima resolución. Ver ampliación de leyenda

El Ferrocarril del Condado tuvo una existencia efímera pero muy intensa, la cual se prolongó a lo largo de diez años, diez meses y siete días.

Fue un tren modesto, pero que ocupa ya una página irrepetible en la moderna historia de la provincia de Huelva.


FOTO Colección César Mohedas
TEXTO ORIGINAL Manuel Ramírez Cepeda

Más:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO