LA ZONA PÚBLICA : El secuestro masivo de Boko Haram

"Yo secuestré a vuestras hijas y voy a venderlas en el mercado, en el nombre de Dios". Con estas palabras difundidas en un vídeo, Aboubakar Shekau, líder del grupo terrorista Boko Haram, anunciaba sus planes respecto a las 223 jóvenes que secuestró de una escuela de la localidad de Chibok, en el noreste de Nigeria, el 14 de abril de 2014. Con un tono claramente amenazador, el líder terrorista, a quien el Gobierno nigeriano prácticamente dio por muerto, aseguró que "ya había dicho que la educación occidental debía acabarse. 

Aboubakar Shekau

Niñas, tenéis que dejar la escuela y casaros". Además, unas pocas adolescentes, según el mensaje difundido por Boko Haram, quedarían en manos de esta organización radical para que les sirvieran como esclavas y serán obligadas a casarse con sus integrantes.

En el video, Shekau aparece vestido de militar delante de un vehículo de transporte blindado y dos pickups con ametralladoras. Escoltado por otros seis terroristas, se expresa en hausa, árabe e inglés y dirige, una vez más, sus críticas contra la democracia, la educación occidental y contra aquellos que no siguen los preceptos del Islam.

Desde hacía días circulaban informaciones coincidentes respecto al paradero de las jóvenes, muchas de ellas de entre 17 y 18 años, que parecían confirmarse. Según testimonios recogidos por France Press, algunas ya habían sido vendidas por doce dólares en zonas fronterizas de Chad y Camerún



La policía informaba también de que en un principio la cifra de secuestradas era de 276, pero 53 de ellas lograron escapar de sus captores y contaron que, tras atacar a los guardias de la escuela, los terroristas las subieron en camiones y la trasladaron hasta una zona boscosa próxima a Camerún, donde las obligaron a cocinar para ellos. En un primer momento, muchas pensaron que se trataba de soldados porque iban vestidos de militares.



Desde que se produjo el secuestro, los padres de las jóvenes y numerosas organizaciones de la sociedad civil pusieron en marcha una amplia campaña, que se intensificó en los días siguientes, demandando una mayor implicación al Gobierno nigeriano en la búsqueda y rescate de las chicas, pero también tratando de movilizar a la comunidad internacional. La comunidad nigeriana en Nueva York también protagonizaba marchas de protesta.

El presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, que admitió desconocer el lugar donde estaban las jóvenes, aseguraba este durante una entrevista televisada que "hemos hablado con países de los que esperamos una ayuda y los Estados Unidos ha sido el primero. Ya he hablado dos veces con el presidente Obama". 



La respuesta llegaba de la mano del secretario de Estado de EEUU, John Kerry, que aseguró en una entrevista a The Washington Post que "haremos todo lo posible para ayudar al Gobierno nigeriano a devolver a estas jóvenes a sus casas y para llevar a los autores ante la Justicia".



Chibok se encuentra en el estado Borno, feudo principal del grupo terrorista Boko Haram (que significa "la educación occidental es pecado"), que en los últimos diez años ha provocado más de 4.000 muertos en decenas de ataques y atentados en Nigeria y contra quien el Ejército libra una guerra no declarada. 

Este grupo radical, el más sanguinario de cuantos operan en África, pretende la aplicación de la sharia o ley islámica en todo el país y el abandono de la educación occidental. Sin embargo, los miembros de Chibok, en su mayor parte agricultores, decidieron ignorar las amenazas de los terroristas y escolarizar a sus hijas en el único colegio público que existía en la localidad.














No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO