LA ZONA PÚBLICA : Duchas sangrientas en el Portil

El domingo 11 de mayo de 2014, fui a pasar el día a la playa de El Portil. Sobre las 18 horas, recogimos las cosas para irnos de la playa, y usamos las duchas para quitarnos la arena. Tenía a mi hijo Guillermo de un año en brazos, cuando de repente sentí que el suelo de madera se rompía bajo mis pies. Me di un fuerte golpe en la espinilla contra una estructura de hierro que había debajo. Por fortuna a Guillermo no le pasó nada.. Mis tres hijas y Nuria se llevaron un susto tremendo, más Ulises y Mara, que se habían venido también a la playa. Fue un día estupendo con un final nada feliz. 


Nuria de entrada se puso en lo peor, porque la herida fue bastante grande, y debajo de tanta sangre no se distinguía si había alguna fractura. El golpe sonó tan fuerte que una pareja que estaba a unos 20 metros lo oyó, y acudió a ayudarnos porque la pobre Nuria estaba sola con 5 niños más un bebé y un adulto con mala pata sangrando a borbotones. En España tenemos políticos campeones en mediocridad, pero la gente es buena, como demostró  David Summers en sus películas. Como el centro de salud de El Portil estaba cerrado, acudimos al de Cartaya, donde me cosieron unos 15 puntos.

Me indigna que en El Portil tengan dinero e interés para poner pancartas electorales con mensajes tan inteligentes como vota mierda tal o mierda cual, o máquinas para cobrarte por aparcar en calles donde siempre había sido gratuito, y sin embargo no arreglen algo tan simple como unas tablas de madera en una ducha donde mañana mismo a otra persona le puede pasar lo mismo, o algo peor si tiene la mala fortuna de caer en una mala postura.  Pienso en las personas mayores, los niños,... a cualquiera le puede volver a pasar. 




Por eso voy a poner una denuncia al Ayuntamiento de Punta Umbría, de quien depende dicha playa, porque las Administraciones también tienen que asumir su responsabilidad cuando la cagan, igual que a nosotros nos embargan las cuentas a la más mínima que no pagamos una multa de aparcamiento. Bueno, si eres político siempre puedes argumentar que se trata de una campaña de desprestigio. 

Si eres un simple y sencillo ciudadano, la Administración Pública te trata como a una mierda. Si no denunciamos y hacemos públicos estos pequeños atropellos, nada cambiará y nuestros hijos no tendrán un mundo mejor, asunto por el que me siento preocupado moralmente como padre y como ciudadano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO