LA ZONA HISTÓRICA : El último Vuelo de Luigi Gnecchi

Un homenaje que las autoridades italianas rindieron a un centenario aviador que combatió en la Guerra Civil española puso tras la pista del veterano piloto a los impulsores de una querella por los bombardeos de Barcelona, que querían que la juez instructora dictara una comisión rogatoria internacional para que se le interrogara como imputado.


La magistrada ordenaba traducir las noticias publicadas en medios italianos que aportaba la acusación particular —ejercida por la asociación de italianos antifascistas residentes en Barcelona Altra Italia y víctimas de los bombardeos— y tramitaba una comisión rogatoria para que Italia le confirmara si, como señalaba la prensa, el piloto participó en los ataques aéreos.

La acusación particular, ejercida por el abogado Jaume Asens, estaba convencida de que la gestión de la juez resultaría a todas luces infructuosa, ya que el Ministerio de Defensa italiano había contestado con evasivas al requerimiento que la magistrada le remitió hacía un año para localizar a los militares que participaron en los bombardeos. 


Por ese motivo, Asens presentaba un recurso ante la Audiencia de Barcelona contra la última diligencia encargada por la instructora, en el que proponía que se acordara de forma inmediata una comisión rogatoria para que la justicia italiana interrogara al piloto o que la juez se desplazara a Italia para tomar declaración al centenario aviador, Luigi Gnecchi



Con su recurso a la Audiencia, la acusación particular pretendía que la justicia actuara lo más rápidamente posible para imputar al aviador, en un caso en que el tiempo juega a favor de la impunidad dada la avanzada edad de los pilotos que todavía estén con vida. 

La declaración como imputados de los aviadores que participaron en los bombardeos resulta clave para que progrese la investigación del juzgado de instrucción número 28 de Barcelona sobre los bombardeos, la primera causa judicial que se abría en España por los crímenes de la Guerra Civil

En los bombardeos de Barcelona fallecieron 1.300 ciudadanos y resultaron heridos al menos 2.000.

Más de un año después de que la instructora abriera la causa por orden de la Audiencia de Barcelona —a raíz de una querella presentada en 2012—, las autoridades italianas ponían en bandeja a la juez la identidad del centenario piloto gracias al homenaje institucional con que se le agasajó. 



La ministra de Defensa felicitó por Twitter a Gnecchi, lo que le granjeó las críticas de la izquierda. "muchas felicidades al aviador pluricondecorado Luigi Gnecchi, nacido en 1914, llevados con envidiable energía", comentario que le granjeó las críticas de sectores de la izquierda.

El portal del Ministerio de Defensa italiano publicó la noticia del 100 cumpleaños del aviador, en la que recordaba su condecoración con la Primera Medalla al valor militar por participar en la Guerra de España, con una felicitación del Jefe del Estado Mayor de la Aeronáutica Militar.  


Bombardeo durante la Guerra Civil en Barcelona. EFE.

Roberta Pinotti

Varios medios italianos reprodujeron las felicitaciones recibidas por el aviador, entre ellos la radiotelevisión pública RAI que lo entrevistó, lo que permitió a la acusación ejercida por italianos antifascistas no solo conocer el nombre del piloto, sino también su domicilio, mencionado en la prensa. Con un rápido rastreo en el listín telefónico de Italia, los impulsores de la querella contra los aviadores lograron incluso hacerse con su número de teléfono.

En opinión de Jaume Asens, el reconocimiento público al aviador Luigi Gnecchi ponía en evidencia la nula colaboración de las autoridades italiana para investigar los crímenes de la Guerra Civil ordenados por Mussolini, lo que sugiere que ese país tampoco ha roto completamente con su pasado fascista

Bombardeo de Barcelona, 17 de mrzo de 1938

Ante la falta de resultados, la juez indagó las identidades de los aviadores a través de las condecoraciones y la pensión vitalicia que les concedió Franco, pero esas gestiones realizadas ante el Archivo Histórico del Ejército del Aire dieron tímidos resultados. 

En enero de 2014, el juzgado resolvió recurrir a Eurojust para que interviniera en la investigación en un escrito en el que denunciaba la "inacción" de la justicia italiana y la "búsqueda insuficiente" del Ministerio de Defensa, centrada únicamente en su Dirección General de personal sin rastrear los fondos archivísticos del Estado italiano.

Más:
Polémica en Japón por un homenaje a criminales de la II Guerra Mundial
Criminales de guerra del Eje
Los 11 criminales de guerra nazis que siguen todavía en busca y captura



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO