LA ZONA HISTÓRICA : El Patrimonio "Florero"

La imagen más representativa de piedra, elegida en este caso, por la persona que posa en la foto contigua, perteneciente a la Alcaldesa de Villalba del Alcor, Manuela Daza, PSOE, en la provincia de Huelva, no solo es utilizada para que sirva de fondo en el “Saluda” que cada Alcalde o Alcaldesa elige. También es, o debería ser, un Bien, que lo es, pues pertenece al Patrimonio, pero con todas sus consecuencias.


Pero, algo que el edificio de fondo no podrá decir, pues las Piedras “no hablan” afortunadamente, es cual es su verdadero estado.

Indudablemente, lo primordial y prioritario, no sería que este tipo de fondos lo utilizáramos solo con este fin, pues lo prioritario sería, el procurarle un buen fin para el resto de sus días, pues de la sociedad depende el que nuestro Patrimonio, continúe de pie.

No sería el único, ni el primer caso, pero en la Geografía andaluza el estado de conservación de su Patrimonio, va dejando bastante que desear, debido al poco consenso de las fuerzas políticas, alegando cuestiones que no justifican en ningún caso dicha desidia, mientras lo que ni siente, ni padece, supuestamente, como es la Piedra, se derrumba poco a poco.

Dado que sería preciso acercarse más al objeto en cuestión, una imagen recoge lo que esta Alcaldesa de Villalba del Alcor, Manuela Daza, no muestra quizás porque se trate de ese tipo de personas que prefieren la primera opción; utilizar el Patrimonio de decorado político o Patrimonio “florero”, algo a lo que precisamente, no están acostumbradas las piedras, y sí en cambio, algunos seres humanos.


Instantánea en la que se puede apreciar el deterioro en el que se halla actualmente esta antigua Fortaleza medieval hoy Iglesia Parroquial de esta localidad en la provincia de Huelva.


Lamentable estado en el que se encuentra la piedra en esta parte de la espalda del edificio Monumento, donde se halla una Calle peatonal.



Lamentable también el aspecto, visto más de cerca, de otra zona lateral del edificio, en donde se aprecia el parcheado que no logra disimular el deterioro. 

Más lamentable aún, esta instantánea captada al amanecer sobre una esquina de dicho edificio, en la que se observa como algunos ciudadanos lo utilizan de retrete.

Por lo que, sería de desear que, tanto esta edil como dicho consistorio, tomaran nota del estado de su Patrimonio enclavado en su suelo, sin eludir responsabilidades, pues, es común en ciertos ámbitos políticos, el recurrir a las ya mencionadas alegaciones que hacen referencia en estos tiempos catalogados en su argot "de crisis" o ausencia de competencias.

El fondo que ilustra nuestra imagen diaria y la de los políticos, como en este caso, debe relucir por su esplendor.

LA POLÍTICA “SUCIA” DE MANUELA DAZA

La Sra. Alcaldesa de Villalba del Alcor, Huelva, sigue caracterizándose por su política “sucia”, como forma de gobierno, llevando a cabo acciones Municipales que siguen dejando en evidencia, su pésimo saber estar en este Consistorio, pues este tipo de actuaciones, solo contribuyen a poner en evidencia su poca capacidad de gobierno y la de su equipo, que no sabemos, si también actúa a golpe de impulsos basados en prejuicios morales. Por lo que la “suciedad”, no solo está presente en el extrarradio de la localidad que gobierna, sino en el modus operandi de su día a día en gestión Municipal.

Una de las tácticas empleadas por esta edil para resarcir a la ciudadanía de sus problemas y salir del paso como regidora, consiste en “reparar”, tanto los daños morales o físicos de muchos ciudadanos, con gestos como los de contratar a empresas que reparen desperfectos denunciados por la ciudadanía en las que se encuentren personas afectadas por algún daño o perjuicio derivado de su pésima política Municipal.

Esta regidora, se ha caracterizado siempre por resarcir de cualquier problema surgido de su política Municipal con el típico “tapabocas” o “regateo”, encubierto en forma de empleo temporal o cualquier otro beneficio para con la parte contraria.

Una política poco adecuada para una edil inapropiada, pero que en el fondo, se beneficia de dicho proceder, ya que, al parecer, no concibe otro modo de entender la política, sino es con fórmulas adaptadas de políticas ultraderechistas y caciquiles.

Por lo tanto, resulta fielmente contradictorio el proceder de esta regidora, que ni predica con el ejemplo, ni con transparencia, tanto política como personal, algo que sin duda, está manchando, no solo su reputación como política, sino como ciudadana, ya bastante perjudicada. 

Cabría preguntarse, si están siendo los ciudadanos de Villalba del Alcor gobernados por el analfabetismo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO