LA ZONA HISTÓRICA : El cáncer más antiguo de la historia

Un equipo de arqueólogos descubría en Sudán el esqueleto de un hombre que habría sufrido un cáncer metastásico hace más de 3.200 años. Se trataría del caso más antiguo jamás hallado, según un estudio publicado en la revista PLOS One.

Esqueleto Sk244-8 en su posición original  en la cámara occidental de G244. El recuadro muestra un amuleto de barro vidriado encontrado asociado con el individuo. El Dios egipcio Bes (lado derecho) está representado en el lado reverso.

Los restos de este varón, cuya edad oscilaría entre los 25 y los 35 años, se hallaron en 2013 en una tumba en Sudán por una estudiante de la Universidad de Durham (Reino Unido).

Un análisis de los huesos ha revelado que el hombre padecía un cáncer metastásico, si bien no ha sido posible certificar si finalmente murió a causa de esta enfermedad.

Detalle de los cambios patológicos en la séptima vértebra torácica. El recuadro indica la nueva zona ósea esponjosa. Las flechas indican la formación de hueso nuevo.

Vista general de la clavícula izquierda con las lesiones patológicas indicadas por las flechas. en la parte inferior se muestra una  radiografía del mismo hueso.  En el recuadro se muestra un primer plano de la lesión en el margen superior.

A día de hoy es el esqueleto más competo y más antiguo de un humano con un cáncer de tipo metastásico, han señalado los autores de este trabajo, un equipo compuesto por investigadores de la Universidad de Durham y el Museo Británico.

Los exámenes realizados muestran que "la forma de las pequeñas lesiones óseas sólo podía haber sido causada por un cáncer de tejidos blandos, aunque el origen exacto [de la enfermedad] no se puede determinar únicamente a partir de los huesos", tal y como explica Michaela Bindera), la arquéologa responsable del equipo.

El esqueleto, subrayaba la investigadora, "podría ayudarnos a comprender la historia todavía desconocida del cáncer. Tenemos pocos ejemplos anteriores. Necesitamos comprender la historia de la enfermedad para entender mejor su evolución".

Pruebas radiográficas han permitido a su equipo contemplar de forma certera lesiones en los huesos, con metástasis claras en las clavículas, omóplatos, vértebras, o pelvis.

Excavación en Amara Occidental donde se halló el esqueleto. BRITISH MUSEUM


Por el momento, sólo pueden especular sobre los orígenes de este cáncer. Según explican, podrían haber influido factores genéticos, una enfermedad infecciosa causada por parásitos o la exposición al humo de hogueras.

El esqueleto en cuestión se descubrió en la zona de Amara Occidental, a 750 kilómetros al sur de la capital, Jartum.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO