LA ZONA PÚBLICA : El último inocente de la Milla Verde

Un tribunal de Luisiana absolvió al estadounidense Glenn Ford tras recibir nuevas informaciones que probaban su inocencia en el asesinato por el que fue condenado a la pena de muerte en 1984, una sentencia que le tuvo 30 años en prisión. 



Ford, de 64 años, que estaba en el corredor de la muerte desde 1988 acusado de asesinar al joyero Isadore Rozeman, de 56 años, para quien había realizado ocasionales trabajos de jardinería y al que siempre negó haber matado. 

Durante tres décadas, Ford mantuvo su inocencia y presentó varias apelaciones, la mayoría de los cuales fueron denegadas.

Según sus abogados, Ford declaró ante la policía −a la que se presentó voluntariamente, cuando supo que era requerido−, que el día del asesinato había buscado a Rozeman en su tienda para pedirle trabajo, pero se había marchado porque no había nada por hacer. 



Más tarde sostuvo algunos encuentros con un hombre llamado “O.B.”, que le entregó varias piezas de joyería para que las empeñara. Las investigaciones demostraron que las joyas empeñadas eran similares a las robadas a Rozeman en el día de su muerte. 

Ford identificó a ese tal “O.B.” como Henry Robinson, también sospechoso del crimen, junto con su hermano Jake. Pero el único testimonio tomado en cuenta sería el de Marvella Brown, la novia de Jake Robinson, que implicaba a Glenn Ford en el tiroteo y absolvía a los hermanos.

Como otras veces, el proceso estuvo plagado de errores. El arma homicida nunca fue hallada, y no hubo testigos oculares del hecho. La versión que sirvió de base para la acusación estaba influida por la relación sentimental de Marvella Brown con uno de los implicados. Durante el proceso ella admitió que “había mentido sobre todo”. Aún así el tribunal aprobó la pena de muerte para Glenn Ford, compuesto únicamente por ciudadanos blancos. 

En el año 2000, la Corte Suprema de Luisiana ordenó una vista probatoria sobre la alegación de Ford en la que la Fiscalía suprimió la evidencia favorable que culpaba a Jake y Henry Robinson, los dos hermanos inicialmente implicados en el crimen. 


Corte Suprema, Louisiana

En 2013, los fiscales notificaron a la defensa de que "un informante confidencial de la Oficina del Sheriff de Caddo Parish dijo que Jake Robinson confesó haber disparado al Joyero Isadore Rozeman,", según el Shreveport TimesEn marzo de 2014, los fiscales presentaron una petición para anular la condena y sentencia de Ford. 


Al Sherif Terry Richardson, a la izquierda, se le considera el responsable de la liberación de Glenn Ford con sus pruebas. Más.

Según estos, era una "evidencia creíble" "que apoyaba la conclusión de que Ford no estuvo presente en el lugar del crimen, ni participó en el robo de la Joyería de Isadore Rozeman. "Por lo que "Ford no debió haber sido detenido siquiera, ni procesado por este delito." 

A su salida de la prisión, Ford reconoció tener cierto "resentimiento" por haber pasado buena parte de su vida encerrado en la cárcel por un delito que no cometió. 



Isadore Rozeman (segundo desde la izquierda) foto de familia tomada un año antes de ser asesinado. También en la foto Marcia Rozeman (fila de atrás, de izquierda a derecha), Isadore Rozeman, Abe Rozeman (hermano) y Paul Rozeman (un hijo de Abe Rozeman); arrodillado delante de Dena Rozeman, ahora Dena Martindale (izquierda), y Sonya Rozeman, ahora Sonya Smith. / The Times

Este caso ha dado argumentos a los que se oponen a la sentencias a muerte en EEUU y Amnistía Internacional subrayó además una posible discriminación por el hecho de que Ford sea afroamericano. Desde 1973, 142 condenados a muerte en 26 Estados abandonaron el corredor de la muerte tras probarse su inocencia. 



Según Witness of Innocence, uno de cada nueve condenados a muerte en EEUU fue posteriormente declarado inocente. Tras recuperar su libertad cada uno había pasado una media de diez años en prisión. La mayoría de los errores, de acuerdo con la organización, se producen por una mala representación legal, prejuicios raciales, malas prácticas de los fiscales y errores cometidos durante la instrucción de los casos. 

Por su parte, los defensores de la pena capital argumentan que la liberación de condenados erróneamente prueba la fortaleza del sistema judicial y que la utilización de las nuevas tecnologías y avances forenses previene de cometer errores irreversibles.

Según las Leyes de Lousiana, tras las exoneraciones de casos como este, el Reo tiene que ser indemnizado con 25.000 dólares por año. Hasta un máximo de 250.000, más otros 80.000 por daños en lo personal. Al no haber podido disfrutar de las mismas oportunidades que cualquier ciudadano libre.

El paradigma de la libertad. Breve panorama del "american dream". Más.


Más:
Todos somos Troy Davis
Ejecuciones aplazadas en la Milla Verde
Graves errores judiciales en Estados Unidos que supusieron condenas a muerte a inocentes
Petición para anular la condena, la sentencia de Ford en su totalidad
El significado de la Exoneración de Glenn Ford
Lista de condenas revocadas en los EE UU
Registro Nacional de Exoneraciones Poyecto de Ley Conjunto de Michigan y la Northwestern Law
Dos lecciones que EE.UU. debe extraer del caso de Glenn Ford
Las dificultades para sobrevivir de los Presos liberados
Texas establece la fecha de ejecución de enfermos mentales asesino de Scott Panetti
Un niño de 14 años es declarado inocente 70 años después de su ejecución


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO