LA ZONA PÚBLICA : El crimen de Iñigo Cabacas

Tras dos años de investigación judicial, el caso del pelotazo que mató a un seguidor del Athletic ha dejado solo cuatro imputados y la juez instructora tiene pendiente de resolver un recurso de la familia desde noviembre de 2013.

Los amigos de Cabacas acudían al Parlamento a exigir justicia para que "no vuelva a suceder" y "que paguen por lo que hicieron", tanto "la persona que disparó la pelota de goma como los que dieron las órdenes".


Cualquiera que tenga la oportunidad de ir a ver al Athletic en San Mamés o en los campos que visitan los 'leones' en sus competiciones de Copa puede comprobar, dos años después, lo vivo que sigue el recuerdo por el seguidor rojiblando Íñigo Cabacas, muerto el 5 de abril de 2012 como consecuencia de una pelota de goma disparada por un ertzaina

Al grito de "íñigo Cabacas gogoan zaitugu", los hinchas mantienen viva la llama de Cabacas y, de paso, entre la parte de la afición más radicalizada se aprovecha para direccionar toda esa censura pública contra la Ertzaintza.

Los amigos de Íñigo Cabacas, reunidos en torno a la plataforma Íñigo Gogoan,  organizaban alrededor de la fecha del 5 de abril una serie de charlas (sobre el modelo policial, el 2 de abril), homenajes y manifestaciones (el mismo sábado 5 de abril) en recuerdo del joven basauritarra que tenía 28 años cuando cayó mortalmente herido en un céntrico callejón de Bilbao al ser alcanzado por una pelota de goma.

La abogada Jone Goirizelaia y varios amigos de Íñigo Cabacas le recuerdan cuando en el segundo aniversario de su muerte.

Pero antes, ese mismo lunes, a las 11,30 los amigos de Cabacas pertenecientes a esa plataforma acudirían al Parlamento a la comisión de Instituciones, Seguridad y Justicia. Y llevarían a la Cámara su exigencia de Justicia. Algo que la plataforma entiende de una manera sencilla. En palabras de Bikendi, uno de los amigos del hincha fallecido, tan claro como "que la gente afronte lo que hizo y que la gente pague por el asesinato de Íñigo".

Los padres de Íñigo Cabacas, el seguidor del Athletic que murió de un pelotazo disparado por un ertzaina en abril de 2012, llevará el caso ante el relator especial de Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias. Los padres del joven de 28 años, Manu y Fina, han decidido dar este paso a un mes de que se cumplan dos años de la muerte de su hijo, una vía complementaria a la investigación que se sigue en un juzgado bilbaíno por la muerte de Cabacas.

Para los amigos de Cabacas, "esto no se puede quedar así". Por eso explicarían a los parlamentarios su concepto de justicia en el 'caso Cabacas': desde su punto de vista, los jueces deben esclarecer quién disparó la pelota que mató al seguidor del Athletic y quién dio las órdenes, de forma que "todos ellos paguen por lo que hicieron y no vuelva a suceder" un episodio tan lamentable.

La casualidad ha hecho que la comparecencia de la plataforma Íñigo Gogoan sea el primer plato de una sesión que se prevé tormentosa porque sus señorías también escucharán las explicaciones y las críticas al dispositivo policial definido por la Ertzaintza para la seguridad de la reunión del Foro Global, el 3 de marzo pasado. Un operativo que acabó con los incidentes por vandalismo más graves que se recuerdan en Euskadi en años. 

Dos casos muy diferentes, pero sobre los que pesa una misma sospecha: la más que evidente mala organización del dispositivo policial o incluso la posibilidad de que en el caso del Foro Global se dieran órdenes de no actuar, como ha denunciado algún sindicato policial. 

Un Pleno aprobó por unanimidad recordar a Cabacas bautizando una Plaza con su nombre. Más.


Sobre este segundo tema, primero comparecerán los responsables del sindicato mayoritario de la policía vasca, Erne, y posteriormente se escucharán las explicaciones de la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia. Dos casos conectados, pero, claro, con una enorme diferencia: en uno hablamos de crístales rotos y destrozos innumerables y en el otro de la vida truncada de un joven de 28 años.


Estefanía Beltrán de Heredia, Consejera de Seguridad del Gobierno Vasco


Pero independientemente de las discusión política, sindical y parlamentaria sobre la capacidad o no de la Ertzaintza de actuar en las calles del País Vasco acorde con el mandato estatutario y constitucional de defender la seguridad de sus ciudadanos y proteger los bienes públicos y privados, también hay responsabilidades que se deben ventilar en los juzgados. Y en el 'caso Cabacas', la situación es de impasse absoluto, tras la toma de declaración a los cuatro unicos imputados por la juez del caso, Ana Torres, titular del Juzgado de Instrucción número 10 de Bilbao.

Tras dos años de investigación judicial, el caso del pelotazo que mató al seguidor del Athletic ha dejado solo cuatro imputados: los tres únicos ertzainas que admitieron haber disparado pelotas aquella noche y el suboficial al mando que les ordenó cargar. 


Una imputación que se produjo en un auto redactado por la magistrada el 6 de noviembre de 2013. Ademas, la instructora tiene pendiente de resolver desde entonces el recurso de reforma de la familia en el que debe decidir sobre la posible ampliación de imputaciones y algunas otras diligencias pedidas por las partes. Cinco meses para resolver un recurso no parece una buena media en un caso en el que ya se han vertido críticas de supuesta paralización en otros momentos de la instrucción.

Jone Goizelaia, la abogada de la acusación particular en representación de Fina y Manu, los padres de Íñigo, no ha querido cargar contra la juez por este retraso evidente que la letrada justifica por la "sobrecarga de trabajo". 

Los aficionados recordaron a Iñigo Cabacas en el Calderón. Fernando Gómez

Pero sí se ha despachado a gusto y sin piedad contra la Fiscalía, a la que acusa de "pasividad clara y manifiesta", cuando no de desidia por no pedir pruebas o no asistir a muchas declaraciones a lo largo de la instrucción. 

Desde la Fiscalía, en privado, no ocultan ya su cansancio por ser la diana de la abogada y recuerdan que la fiscal del caso "ha informado en plazo" ante ese recurso y algo que "todo el mundo sabe que  quien debe resolver es la juez". "No sé si la letrada no se atreve o no le interesa por ahora decir nada de ese retraso", se añade en fuentes de la fiscalía, porque "carga de trabajo también tiene las fiscales", se defienden.

Este caso no debería terminar solo con la constatación de que no se cumplieron los protocolos establecidos, o que no se guardó la proporcionalidad en la carga policial, dada la cantidad de gente que estaba esa noche en la calle u otro tipo de incumplimientos administrativos. Y, sin embargo, cada vez parece más claro que va a ser casi imposible determinar de qué escopeta salió la pelota que impactó contra la cabeza de Cabacas. Y no son pocas las fuentes jurídicas que apuntan que el caso "huele a archivo" a la legua. 


Sería tremendo -a la vez que muy posible- que con un muerto en la causa las posibles responsabilidades penales del caso acabaran ventilándose de esa manera.

Pero como decía el personaje de la película 'Civil Action' que encarnaba Robert Duvall en su conversación con el abogado acusador (John Travolta) en los pasillos del tribunal poco antes de conocer la sentencia del jurado:

- ¿Tú, por qué apuestas?

- Reconocerán la verdad.

- ¿La verdad? Creía que hablamos de un tribunal de justicia. Ya deberías saber que en un juzgado no es el lugar idóneo para buscar la verdad (...) Si realmente buscas la verdad acude adonde está: a las profundidades de un pozo sin fondo".

Iñigo Cabacas, junto a San Juan de Gaztelugatxe. (Deia)



Más:







                

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO