LA ZONA ANIMAL : La Doma y Filosofía India de la Pampa

Durante años hemos difundido lo que tiempo atrás Oscar Scarpati Schmid denominó Doma India. El nombre Doma India, responde a un deseo de este domador, de reivindicar al Indio pampa argentino y su cultura.


Y es aquí el punto en donde uno debe aclarar que la Doma India no es solo un método más para domar caballos, es un modo de entender el universo, es una filosofía de vida, que entre otras cosas da excelentes resultados con los caballos.

Los indios fueron verdaderos estudiosos de la naturaleza, su necesidad de comprender el medio para sobrevivir lo puso siempre muy cerca de los animales. 

La aparición casi espontanea del caballo en América fue de gran sorpresa para estas tribuis, que ante hechos inexplicables como este, se explica la atribución del carácter sagrado de este bello animal, que fue entendido como el animal enviado por dios (Nguenechén) para permitir la permanencia de la estirpe ante el nuevo escenario bélico que se vivía en estas tierras. 

Oscar Scarpati

El indio pampa no tuvo maestros en la doma, el respeto por el caballo y su condición divina, dieron como resultado la creación de un modo de amanse totalmente natural, sin agresiones de ningún tipo, respetando la salud del animal y esmerándose siempre en que este comprenda el trabajo propuesto.

El indio educó al caballo como a su hijo mismo, sabiendo darle a este la confianza necesaria para las destrezas de la guerra. 

En la tribu los jóvenes desde muy temprano comenzaban con las artes de amanse y adiestramiento, en la pubertad (13 años aproximadamente) ya rendían un examen ante el cacique, demostrando sus cualidades en oratoria y doma. 

En la actualidad trabajando en familia, la Tribu Scarpati, se dedica a reivindicar esta maravillosa cultura, a través del caballo que es la gran pasión y el medio para acceder al espíritu de la gente que busca una mejor relación con los caballos y una mejor relación con el universo.


La Doma India es algo que se transmite, se aprende y se ejerce sencillamente, consiste en aprehender, internalizar y comprender conceptos elementales de relacionamiento, respeto, equidad, jerarquía, naturaleza, etc... hablando en términos metodológicos, se puede decir que es un método sin método.

Según la Tribu Scarpati, la educación puede ser sistemática, pero antes de ello hay que establecer una relación, sana, saludable, intensa, para establecer esa relación no podemos hablar de métodos o sistemas rígidos, estrictos, matemáticos, la relación debe ser afectiva, sincera, de esta manera la educación fluirá naturalmente. 

En un nivel inicial se enseña a la gente a comunicarse con el caballo, dejando claro que es un caballo, cual es su naturaleza, a que se debe su comportamiento y como podemos influir positivamente en su psicología. 


El lenguaje corporal es patrimonio del hombre y también del caballo, el lenguaje sonoro (en menor medida en el caballo) también influye, y lo que mas resultado nos ha dado en nuestras vidas es el lenguaje por contacto, todo esto va de la mano, nada ocurre aisladamente, pero en el contacto final que establecemos con el caballo, es cuando logramos confirmar que todo lo que hemos hecho a la distancia esta dando sus frutos; las caricias, empujones, palmadas, mordiscos, cada acto a su debido tiempo produce un efecto en el caballo y en la persona, la relación es de dos, los mensajes de uno y otro comienzan a ordenarse y entenderse en el correr de los minutos, horas y días, hasta que finalmente hombre - caballo, caballo - hombre han establecido el VINCULO que jamas debe ser roto ni vulnerado.

Depende mas del hombre que del caballo, que ese VINCULO nunca pierda fuerza. Jamas el hombre debe defraudar la confianza del caballo, este principio era respetado a rajatabla por el indio, y la dependencia mutua era tan grande que podía observarse una extraordinaria variedad de actitudes mutuas que demostraban este hecho.

Del caballo del indio dependía la vida de este, si el caballo omitía el llamado del indio en plena batalla o huida, este era hombre muerto. Y si el indio omitía algo en el cuidado del caballo, este caballo también sufría las consecuencias de dicha omisión. El Indio y el caballo eran inseparables, no fue casual la relación que se produjo en ellos, no es tan difícil de entender el fenómeno Indio, si conocemos algo de su cultura.


Ellos no solo respetaban al caballo, respetaban a sus mayores y a sus niños, al río, la lluvia, el árbol, cada elemento de la naturaleza era respetado, en sus creencias todos somos hijos de la tierra, por lo tanto somos todos hermanos, y ellos a sus hermanos los respetaban. 

En el mundo moderno muchos de los valores y principios que regían estas culturas, se han desvanecido, y es por ello que también el hombre ha sufrido las consecuencias de una relación distante y desidiosa con la naturaleza, los caballos y las demás personas de nuestra misma especie. Proponemos volver a las raíces, conocer el mundo que existió, e imitar muchas de las conductas que hicieron de aquellas tribuis, verdaderos ejemplos de solidaridad, desarrollo, hermandad.

Una vez establecida la relación que forma el VINCULO, podemos empezar a dar ejercicios para que nuestro caballo aprenda lo que queremos enseñar. En la Doma India, entendemos al potro como un ser inocente, ignorante de lo que queremos que aprenda y algo muy importante que siempre aclaramos: "el caballo no tiene maldad, el caballo es un ser pacifico, que solo se defiende cuando es agredido, siempre que no hace algo durante la etapa de aprendizaje es por que esta teniendo dificultad para entender, o el domador esta teniendo dificultad para enseñar". 


Pero el caballo no tiene la moral humana, no tiene la intencionalidad que normalmente se les suele atribuir, es que el hombre debe dejar de proyectar lo que el es en los otros, los caballos son inocentes, y si vamos a meternos a un corral con ellos, debemos hacernos cargo de que todo lo que sucede ahí dentro, es nuestra responsabilidad, tanto lo bueno como lo malo que pudiera suceder es responsabilidad del humano.


La educación del caballo debe ser medida, adaptada a cada caballo y sus respectivas capacidades, el plan educativo debe ser didáctico, es mas importante lo que el caballo es capaz de aprender que lo que el domador es capaz de enseñar, la ecuación perfecta se da cuando el domador es capaz de enseñar justo lo que el caballo esta en condiciones de aprender. De este modo no se producen frustraciones, ni en el caballo ni en el domador.

Si bien sostenemos que la educación del caballo no termina jamás, ya que siempre es susceptible de aprender algo mas, o perfeccionar algo que ya sabe, se puede hablar de una etapa posterior a la formación del vinculo, el desarrollo de un plan educativo, me refiero a una etapa de perfeccionamiento y entrenamiento donde el caballo ya esta en condiciones de ser trabajado mas tiempo y en una exigencia superior, que normalmente se establece para animales que serán destinados a alguno de los deportes ecuestres que existen. 

El indio fue excelente en todas las áreas, comprendieron mejor que nadie la naturaleza del caballo, desarrollaron un juego natural para establecer la relación, basado en la jerarquía de los caballos en la naturaleza, este juego es fascinante, divertido y de resultados inmediatos, donde el hombre actuando como un caballo llega a transmitir al caballo todo lo que este necesita saber: "este ser que parecía mi predador mas sanguinario, no es tal, y se parece mucho a mis mayores". 


En la etapa educativa jamas se precipitaba, daba al caballo el tiempo necesario para entender cada ejercicio y desarrollar todo su potencial paso a paso. Y finalmente la etapa de entrenamiento era la mas sería, pase lo que pase, el indio cada madrugada de su vida entrenaba su caballo, esto era primordial, y era un deber impostergable (recordemos que de la agilidad y de la velocidad del caballo muchas veces dependía la vida del indio). Dice el Martín Fierro (José Hernandez): Hablando del indio y su caballo: 

Lo varea en la madrugada; 
jamás falta a este deber; 
luego lo enseña a correr 
entre fangos y guadales: 
¡ansina esos animales 
es cuanto se puede ver! 


Esto es algo de lo que podemos decir que es la Doma India: es reflexionar, es amar al caballo, la naturaleza, vivir sanamente, enseñar persuadiendo, respetar lo que nos rodea, utilizar el conocimiento y la razón como principales herramientas de trabajo, tomarnos muy en serio a nosotros mismos y a los demás.

Nuestro trabajo es darle forma a la pasión y el amor que traen las personas a nuestros cursos, solo necesitan ordenarse y conocer algunos detalles de como relacionarse con el caballo, los caminos mas directos a su cerebro y corazón, el modo de implementar el trabajo, pero básicamente los potenciales domadores que llegan a nosotros, ya tienen gran parte del camino hecho, por que lo mas importante que tienen que tener no se lo podemos enseñar y rara vez se aprende, hablo del deseo de domar, es la pasión por el caballo, la vocación de enseñar humildemente a un ser que a fin de cuentas nos termina enseñando mas que nosotros a él.

Más:
Doma India
El hombre que susurraba a los Caballos
Doma India Scarpati Facebook
El susurrador de caballos comparte su secreto
El Susurrador de caballos "Comunicación con la Energía"










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO