LA ZONA PÚRPURA : Aventuras y desventuras del Padre Ángel

Ángel Luis Orellana Rodas, el falso cura que ejerció durante siete años funciones de sacerdote en la parroquia de Pío XII, se quedó sin «trabajo» tras ser descubierta la falsedad de su ministerio. Desde entonces ha desarrollado varias ocupaciones vinculadas con el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra, localidad en la que reside desde hace años.

El falso cura ejerciendo de cartero real, junto al alcalde de Alcalá y dos concejales ABC

El que durante años fuera llamado «Padre Ángel» cambió en la Navidad de 2013, su hábito de cura por el de Cartero Real en el edificio consistorial. 

Fue una de las atracciones de una fiesta navideña organizada por el Ayuntamiento en la Plaza del Duque. Sentado en un trono y vestido para la ocasión recogía las cartas de los niños, les regalaba caramelos y se hacía fotografías con ellos. También se fotografió vestido de tal guisa con varios concejales del Gobierno local y con el alcalde, Antonio Gutiérrez Limones, que colgó la foto en su twitter.

La organización de la fiesta navideña corresponde al responsable municipal de protocolo, Luis Miguel Rivera, amigo íntimo del falso cura y persona muy vinculada al mundo de las hermandades de la localidad.



Desde hacía pocos días Ángel Luis Orellana había comenzado a realizar otro trabajo también vinculado estrechamente con el Ayuntamiento. Se encarga de la limpieza de las dependencias de la Agencia de Recaudación Municipal, ARCA. Según explicaba el representante de CC.OO. y empleado de ARCA, José Luis García, el falso cura había sido contratado por una empresa local, para realizar esta función y en la práctica sustituía a una señora que se encargó durante años de este cometido y que ahora estaba en el paro.




Hasta diciembre la empresa de servicios «Las Nieves» realizaba las tareas de limpieza de estas dependencias contratada para ello por CGI, entidad que se encargaba de realizar la recaudación municipal. Los servicios de «Las Nieves» a CGI terminaron cuando finalizó el contrato de la empresa de recaudación con el Ayuntamiento, el 31 de diciembre de 2013. Posteriormente el Gobierno local volvía a contratar a la empresa de limpieza para hacer la misma función y Ángel Luis es quien se encargaría de ella.

El falso cura también ha estado contratado directamente por el Ayuntamiento de Alcalá anteriormente. Fue una de las doce personas que lograron un contrato municipal de un mes en el Plan de Urgencia Municipal, que financia el Ayuntamiento y la Diputación Provincial. El objeto de su contrato era la realización de obras y servicios de carácter urgente y su salario fue de 641,40 euros.



Hay que recordar que tras descubrirse que había ejercido durante siete años como sacerdote sin estar consagrado para ello, el Arzobispado condenó al «Padre Ángel» a ir a pie desde Alcalá hasta el santuario de Nuestra Señora de Consolación de Utrera. Además le prohíbe «la visita a las comunidades parroquiales, asociaciones de fieles e instituciones en las que simuló sacramentos» y le ordenaba restituir «todos y cada uno de los estipendios recibidos durante el tiempo en que simuló la celebración de la Eucaristía».
Comunicado de la Archidiócesis de Sevilla

TEXTO ABC



Ángel Orellana, el cura impostor de Sevilla: cinco años de misas 'ilegales'
Así es el falso cura que asaltó la casa de Bárcenas
Detienen a un falso cura que traficaba con mujeres que las hacía pasar por monjas
El padre Vicente, un falso cura, detenido por narcotráfico
La justicia terrenal exculpa al falso cura
El pleno de Alcalá de Guadaíra trata este viernes la cesión de la recaudación al Opaef sin acuerdo previo











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO