LA ZONA REAL : Justicia Real de Yate

El Juzgado de Instrucción número 3 de Ibiza y la Audiencia de Palma deberán reabrir la investigación por la presunta violación de la modelo de nacionalidad española Penélope Heilmann, que acusaba de esa supuesta agresión sexual al príncipe Alwaleed bin Talal, miembro de la familia real saudí, amigo del rey don Juan Carlos y socio de Iñaki Urdangarin en la inmobiliaria internacional Mixta África, donde el duque de Palma y la infanta Cristina de Borbón participaban a través de la sociedad Aizoon, que ambos compartían al 50%.

El príncipe saudí Alwaleed bin Talal (Reuters)

En la madrugada del 12 de agosto de 2008, la joven Heilmann, que entonces contaba 20 años de edad, fue presuntamente violada a bordo del yate Turama, atracado en el puerto de Ibiza y alquilado por varios miembros de la familia real saudí a un armador griego, a razón de 90.000 euros diarios. 

La modelo, que aceptó una invitación para participar en una fiesta en el lujoso barco, fue supuestamente narcotizada y posteriormente violada, como atestiguan los rastros de semen y drogas hallados en el examen forense al que fue sometida tras denunciar los hechos a la Policía.


Penélope Heilmann (Yolanda)


El príncipe Al Waleed bin Talal con su esposa, la princesa Amira al Taweel, en Cannes en agosto de 2008.

La juez de Ibiza Carmen Martín Montero, tras rechazar todas las pruebas solicitadas por la defensa de Heilmann y sin ordenar la práctica de ninguna diligencia a la Policía, archivó el caso en junio de 2010. 

Pero la modelo recurrió esa decisión y poco después la Audiencia de Palma le dio la razón: exigió a la juez que impulsara la investigación y que tomara declaración al príncipe Alwaleed en calidad de imputado. 

Martín, sin embargo, ignoró la orden de la Audiencia y ni siquiera envió una comisión rogatoria judicial a las autoridades saudíes.

Alwaleed y el rey Juan Carlos se saludan.  Reino Holding Company

Un año después, el caso, que estaba paralizado pese a los numerosos recursos presentados por Heilmann, dio un giro sorprendente. 

En octubre de 2011 el príncipe Alwaleed envió una carta al rey don Juan Carlos pidiéndole ayuda para que la justicia española anulara su imputación. Y cinco meses más tarde, en marzo de 2012, el sumario fue archivado por la Audiencia de Palma, que apenas dos años antes había dado un tirón de orejas a la juez Martín por su pasividad. 

El Rey envió entonces una carta a Alwaleed para expresarle su "alegría" y transmitirle su "felicitación" por el archivo.

Heilmann no se dio por vencida, y el 17 de abril de 2013, solicitó a la juez Martín la reapertura del caso y un análisis del ADN del semen hallado en su vagina tras la supuesta violación. 


La denunciante, del brazo de uno de sus abogados, llegando al Juzgado de Eivissa. 08-01-2012 Germán G. Lama

Su abogado, Maximino Turiel, pretende que se extraiga una muestra de saliva al príncipe Alwaleed para que sea cotejada con el semen encontrado en el cuerpo de la modelo, que fue analizado en su día por el Instituto Nacional de Toxicología y sigue custodiado en una cámara frigorífica.


Imagen exterior del Turama, un habitual de las aguas Pitiüsas y los juzgados. Foto: charterok.com

La juez, sin embargo, rechazó la petición de Heilmann con el insólito argumento de que "no consta en las actuaciones muestra alguna de semen", por lo que concluía que "no procede el análisis de una muestra inexistente". Y ello a pesar de que, desde 2009, están incorporados al sumario que ella misma instruye los resultados de las muestras analizadas por el Instituto Nacional de Toxicología tras la presunta violación, que prueban "la presencia de espermatozoides" en la vagina de la modelo y restos en su orina de "fármacos de acción ansiolítica, hipnótica y sedante".


El yate ´Turama», fondeado en Ibiza en verano de 2007. HIPÓLITO GUILLÉN 

El abogado de Heilmann recurrió entonces la decisión de la juez, recordándole que "en los documentos forenses puede leerse claramente que apareció semen con espermatozoides en la vagina de la víctima". Turiel añade que "las muestras siguieron una cadena de custodia", y advierte que "sería inimaginable que se hubieran destruido". 

A la vista de esos argumentos, la juez Martín se vio forzada a dictar una providencia en la que admite a trámite el recurso. Al tratarse de un recurso de reforma y subsidiario de apelación, la Audiencia de Palma también deberá pronunciarse.


El Príncipe Alwaleed Bin Talal. Fotografía: Bloomberg

El príncipe Alwaleed es sobrino del rey saudí Abdalá bin Abdelaziz, ocupa el puesto 25 en la lista Forbes de los hombres más ricos del mundo y ha hecho negocios con Corinna zu Sayn-Wittgenstein, íntima amiga de don Juan Carlos, a la que recibió en varias ocasiones en su palacio de Riad -al menos en una de ellas acompañada por el propio monarca- en calidad de representante del jefe del Estado español. 

Alwaleed siempre ha asegurado, a través de sus abogados, que el día de la presunta violación de Heilmann no se encontraba en Ibiza, sino en la Costa Azul francesa, pero nunca llegó a personarse en la causa. 



Más:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO