LA ZONA HISTÓRICA : La Partida de la porra

Se conoce con ese nombre al grupo de energúmenos que, primero durante el Sexenio Democrático y después en la Restauración borbónica del XIX, se dedicaron a partir las cabezas y lo que se terciase de sus opositores políticos. La encabezaba el empresario y periodista Felipe Ducazcal y hoy podemos decir sin riesgo a equivocarnos que la idea de responder a la crítica social con represión ”marcó la tendencia” del liberalismo español.


Felipe Ducazcal, también empresario del Teatro Apolo, periodista y fundador de varios periódicos, fue muy amigo de Prim y creador de la célebre Partida de la Porra, grupo ultra en connivencia con la policía, que ejercía contundentemente batidas de represión contra partidarios del republicanismo.

Esta querencia por callar la boca del disidente a mamporrazos se ha repetido cíclicamente a lo largo de nuestra historia. Siempre vuelve a casa aunque no sea Navidad y ahora lo hace con el anticipo práctico que estamos viviendo de la Ley Mordaza

Ésta sin embargo aporta un matiz digno de mención pues al tradicional palo y tentetieso con amenaza de cárcel lo acompañan un rosario de multas y sanciones a manifestantes. De manera poco sutil el Gobierno quiere recuperar por esta vía lo que Hacienda ha dejado de recaudar al no perseguir como se merece -órdenes son órdenes- el fraude fiscal de las grandes fortunas o empresas.

Espontáneos dispuestos a aplicar rígidamente la nueva ley no parecen faltar. En Córdoba hemos podido comprobarlo en el desalojo de la Cocina Abierta de la Acampada Dignidad de las inmediaciones del Ayuntamiento. 

Ha llamado la atención la diligencia con la que algunos policías locales cumplían los deseos de los mandamases peperos ( twitter significativo: “tienen 3 minutos para disolverse“ ) y evitar que se “perturbase” el ambiente del Pleno Municipal. 



Aquí no cabe alegar “obediencia debida”. No estamos ante un grupo de trabajadores privados de derechos constitucionales a los que el miedo impele a obedecer ciegamente cualquier ocurrencia, por irracional que sea, de sus superiores.

De seguir esta línea, los distintos Cuerpos de Seguridad van a terminar experimentando en sus carnes el chascarrillo que circula en la red: el día menos pensado, en una manifestación unitaria de la AUGC contra la remilitarización exhaustiva de la Guardia Civil, del SUP rechazando un recorte de sueldos que muchos policías no pueden compensar pese a las horas extras acumuladas desahuciando ciudadanos inermes o disolviendo manifestaciones y del SPPME por el último ERE que ha dejado en la calle a la mitad de la plantilla, los participantes serán detenidos por un batallón de Prosegur o de Levantina de Seguridad que estaba trabajando de vigilante jurado para Mercadona.


Conviene hacer público lo que intentan tapar las actuaciones represivas. Tras la denuncia en el Juzgado -petición de “desalojo cautelar” incluida- efectuada por el Ayuntamiento contra 8 activistas del Rey Heredia, los ingenuos “anarcoides” (PP dixit) habían pedido realizar una exposición ante el Pleno amparándose en el artículo 65.1 del Reglamento Orgánico Municipal. La petición como era de esperar fue desestimada por el Teniente de Alcalde Delegado de Presidencia aduciendo que no reunía los requisitos previstos.

También se negó la posibilidad de que el portavoz de un Grupo Municipal (en este caso IU) prestase la voz a la Acampada y sólo se pudi introducir el tema –de respuesta el silencio– en el apartado Ruegos y Preguntas.

Se pone en evidencia otra vez el curioso concepto de “diálogo” que tiene el conservadurismo: los desmanes de las acciones de gobierno sólo pueden responderse con el silencio de los afectados. A ser posible el que salía de los grandes cementerios bajo la luna de Bernanos. Manteniendo el criterio de “sostenerla y no enmendarla”. Cambiando el “que inventen” por el “ que rectifiquen otros”.

Esa falta de sensibilidad, esa ceguera ideológica, los anestesia tanto que no les importa poner en práctica sus prejuicios aunque las consecuencias sean dejar sin comer a cien personas, sin clases gratis a decenas de estudiantes con pocos recursos o sin local de reunión a múltiples y variopintos colectivos. Ni se molestan en poner sobre la mesa otra alternativa.



El desprecio supino por los sentimientos del afectado les lleva a desbarrar sobre Memoria Histórica. A verbalizar burradas como la de la diputada Rocío López que se atreve a decir a Gaspar Llamazares “ya les hemos perdonado a ustedes, señor Llamazares, y a los miembros del Partido Comunista algunos de los episodios más negros de la historia de España, mientras, sin pestañear ni ruborizarse, sostiene que el PP no tiene nada que ver con el Franquismo.

Aunque ella por edad no haya jugado con el carnet de la Falange, le basta con preguntar en su entorno político más cercano para que salgan como champiñones nostálgicos del Régimen. Como medida cautelar -esa que tanto gusta a su Partido-, deberían volver a matricularla en la asignatura Historia de España de 2º de Bachillerato. A ver si en esta ocasión se le pega algo.

Los gobernantes del PP, locales, autonómicos y nacionales están poniendo muy alto el listón del sufrimiento, exigiendo a la ciudadanía un imposible: pedirle que se baje los pantalones a la vez que se aprieta el cinturón. 

El plan lo aplican en todos los escalones del aparato estatal, sea transfiriendo recursos públicos a manos privadas en el Gobierno central, despilfarrando millones de euros en aeropuertos sin aviones o en ejércitos de asesores en las autonomías que controlan o privatizando empresas municipales en los ayuntamientos dominados. Como el estropicio es generalizado deben reprimir global y localmente la creciente contestación a sus abusos.



Han sembrado de cadáveres el territorio nacional. No hay que ser un lince para saber que si en Córdoba les sale bien la jugada de Cecosam, vendrán detrás Aucorsa, Sadeco o Emacsa. Se busca una excusa para que nada estropee el negocio previamente diseñado y …otro servicio/empresa pública en el bote de las ganancias privadas.


MADRID. ENTIERRO FELIPE DUCAZCAL GRABADO DE LA ILUSTRACCION ESPAÑOLA Y AMERICANA.AÑO 1891


Cuando se carece de escrúpulos políticos cuesta muy poco arramblar con puestos de trabajo o con movimientos de solidaridad como el encarnado por la Acampada Dignidad. Si quienes lo hacen provienen del desclasamiento social menos aún.

Sólo un nubarrón en su horizonte: para arrasar con los derechos de todos deberían tener muy alto el listón de integridad. Y muy lejos enchufes, corrupción o nepotismo. Quien actúa así no puede aprovechar la urdimbre del poder y contactos para colocar familiares o comprar bienes. Ni fomentar la moral de un embudo que pide integrismo católico para el vulgo mientras se disfruta de manga ancha en los “vicios privados”. Y así…

Una pregunta simple: ¿está el PP cordobés en condiciones de cumplir esa parte de la estrategia? Si lo está, vamos a ir pidiendo número para que nos toque la litera de arriba en la celda.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO