MEMORIAS DE UN PUEBLO : Los Inhóspitos

La Socialista Manuela Daza, Alcaldesa de Villalba del Alcor y el Alcalde Socialista de Castilleja de la Cuesta, Manuel Benítez Ortiz, los menos hospitalarios con los trabajadores de la Escuela de Hostelería de Islantilla y su "Marcha de Mandiles".


La marcha de mandiles, integrada por 6 de los 18 trabajadores de la Escuela de Hostelería de Islantilla que iniciaron el lunes 18 de Noviembre de 2013 haciendo el camino a pie entre Huelva y Sevilla con el propósito de entregar en mano al consejero de Educación Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, un manifiesto en el que explicaban la "terrible y crítica" situación que atravesaban después de 10 meses sin percibir sus nóminas, alcanzó su ecuador tras llegar a Castilleja del Campo, donde realizaron su segunda pernocta. 

En esta segunda jornada de caminata recorrieron 33 kilómetros (la primera, entre Huelva y Niebla, fueron 38), y según afirmaba el representante de la plantilla, Blas Moreno, "los cuerpos están ya regular". Y es que "ya pesan los kilómetros recorridos y algunos tenemos los pies totalmente llenos de ampollas". 



Además, aseguró "el día de hoy ha sido realmente frío, lo cual añade más dificultad al camino". No obstante, seguían convencidos, y esa era su intención, de que llegarían a Sevilla "aunque sea a rastras", donde "hasta que directamente el consejero no coja en mano el manifiesto que le llevamos, no nos vamos a mover de la puerta del edificio Torretriana", donde se encuentra la sede de la Consejería de la que depende la Escuela de Hostelería onubense. 

La Marcha a su paso por Villalba del Alcor

Los seis caminantes partieron muy temprano de Niebla el día 19 para llegar a mediodía a Villalba del Alcor, donde su alcaldesa, la socialista Manuela Daza, pese a que en un principio les había comunicado telefónicamente "no tener presupuesto para darnos de comer", finalmente les ofreció la posibilidad de almorzar. No obstante, aseguraba Moreno, "no hemos tenido más remedio que rechazar el ofrecimiento porque ya nos habíamos comprometido con el comedor social de Cartaya". 



De esta forma y puntuales a su cita, como en la jornada anterior, voluntarios de esta institución benéfica acercaron a los caminantes comida caliente a la salida de este último municipio. No obstante, quizás lo más importante es que los voluntarios montaron con sillas y mesas una especie de comedor portátil "lo cual es muy de agradecer a tenor del cansancio que ya llevamos acumulado en nuestras piernas". 

Destacable fue también el apoyo recibido por una decena de miembros del centro Formades de Almonte, que se habían unido a la marcha de los mandiles en su travesía por Villalba del Alcor



Un trabajador instala una tienda de campaña para el encierro que la plantilla protagonizó en verano.

Ya por la tarde, alcanzaron el municipio sevillano de Castilleja del Campo, donde fueron recibidos por su alcalde, el socialista Narciso Luque, que les llevó al gimnasio municipal en el que pudieron ducharse con agua caliente y donde pasaron la noche, cedido por el Ayuntamiento, así como al lugar donde cenaron. 

La jornada siguiente tenía previsto parar para almorzar en la localidad sevillana de Espartinas, cuyo Ayuntamiento también les confirmaba el almuerzo, para recalar finalmente en Castilleja de la Cuesta, donde pasaron la última noche en la sede de IU, cuyos miembros también les ofrecieron cena y desayuno, "ante la negativa del alcalde, el socialista Manuel Benítez Ortiz, a darnos cobijo". 



En Villalba del Alcor acompañados de miembros de Formades El Rocio

Por su parte, el vicepresidente de la Mancomunidad de Islantilla, el andalucista Francisco Zamudio, mostró su "total apoyo a los seis trabajadores". Y es que, según prosiguió, "resulta del todo lamentable que se haya tenido que llegar a este extremo, porque se está llevando a situaciones realmente desesperadas a unos trabajadores que lo dan dado todo por hacer de la Escuela de Hostelería un auténtico referente".

Más:





No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO