LA ZONA PÚBLICA : Krokodil o el último jinete del Apocalipsis

Los componentes son derretidos para llevarlo al estado líquido tal como se hace con la heroína, pero su poder es tres veces más letal.

Tiene los mismos efectos pero es 10 veces más barata y unas 30.000 personas mueren en Rusia cada año debido a los efectos que produce.



Puerto Vallarta, centro turístico ubicado en el estado de Jalisco, presentó su primer caso registrado de una adicta a la droga krokodil, conocida por las graves lesiones que provoca en el cuerpo.

El anuncio lo dio José Sotero Ruiz Hernández, funcionario del Instituto Nacional de Migración (INM), quien detalló que una joven de 17 años acudió a las instalaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) local con laceraciones en los genitales.

“Hay un caso que nos tocó ver en el Seguro Social: la chica que consumía esta droga, tenía una infección en los Genitales con la carne putrefacta; no era por relaciones sexuales, explicó que llevaba dos meses consumiendo krokodil




La joven dijo que la venden igual que la cocaína en cualquier esquina”, según declaró a Prensa Global.

“Droga que ya llegó a la Ciudad de México y hay evidencia que también a Vallarta, altamente adictiva y barata y se puede consumir de tres formas como cocaína, heroína y cristal”, según dijo un funcionario.



En los últimos meses la sustancia de bajo costo y altos efectos secundarios llamada krokodil ha causado escándalo con su llegada a Estados Unidos y su frontera con México; sin embargo, la alerta se dio en el año 2010 en Rusia. La llamada “nueva heroína” no sólo mataba a los adictos, sino que prácticamente se los comía vivos.

La alarma se dio desde los barrios más pobres de aquel país, sitios en donde se suelen conseguir las drogas más económicas y peligrosas, y no sólo en Rusia sino alrededor del mundo.

En términos muy técnicos el krokodil es desomorfina, también conocida por su antiguo nombre comercial Permonid, la cual se obtiene de la reacción entre el cloruro de tionilo y la codeína, ésta última, sustancia que puede encontrarse en medicamentos como jarabes para la tos.



A partir de estas medicinas, se mezcla con yodo y fósforo rojo -que sale de cajas de cerillos- y se le hace reaccionar con fuego.
La dosis final, que se inyecta al igual que la heroína, puede tener un costo equivalente a un dólar o 10 pesos mexicanos.

Los efectos más visibles que provoca la droga es que “seca y expone la carne viva, y da apariencia escamosa a la piel antes de disolverla”, dijeron los expertos de Phoenix al hallar los primeros casos.

Su facilidad para prepararse de manera casera y conseguirse a bajo precio la vuelve una de las drogas más peligrosas, por lo que especialistas y activistas rusos han expresado que es necesario mostrar al público los terribles efectos a los que se expone el consumidor.

Krokodil es la droga casera que se inyectan miles de toxicómanos. 

Además no solo devora la piel, pulveriza los huesos y los dientes de igual forma. La personas que la consumen vuelven a hacerlo pese a presentar terribles afecciones. 

Por esta razón lo peor de esta sustancia no es su poder destructivo si no el adictivo, que es más alto que la de cualquier droga existente; además de ser mucho más económica por lo que se ha convertido en una de las favoritas de los jóvenes rusos. 



Krokodil convierte a los consumidores en zombies a los que el cuerpo comienza a pudrirsele por los efectos letales de la misma. 

La heroína caníbal, como también le llaman. Los resultados, advierten los médicos es catastrófico, según publicaba el Daily Mail. 

El uso frecuente y extensivo en el tiempo de Krokodil, (cocodrilo en ruso), provoca que los vasos sanguíneos exploten, dejando la piel de un color verdoso y con una textura escamosa. Los adictos sufren finalmente gangrena y su carne comienza a pudrirse. 

En Rusia, unas 30.000 personas mueren a causa de los efectos de esta droga cada año. Las autoridades, sin embargo, estiman que cerca de un cuarto de millón de personas en el país están enganchadas a este veneno.

Más:
















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO