LA ZONA DE PADRES : La "Fórmula" Kidzania

El parque de diversiones Kidzania dista mucho de ser un simple juego de roles en el que los niños y niñas pueden jugar a ser adultos interpretando los oficios de la vida moderna. Al interior de sus puertas ocurre mucho más de lo que explicita su publicidad, sin que los padres puedan tener un conocimiento acabado sobre el lugar al que están enviando a sus hijos.



Kidzania no expone públicamente en qué consiste el funcionamiento del parque, un lugar en el que más que oficios, lo que se replica y promueve es el mundo del trabajo, la competencia y el consumo de bienes, pero en el contexto de un mercado ideal, absolutamente independiente de la realidad social y medioambiental en que se levanta. 

Un lugar en donde la “vida adulta” es reducida a trabajar cada vez más para poder consumir cada vez más, sin más posibilidades, y sin que esto tenga consecuencia alguna para el entorno en que se desenvuelve el juego, porque en Kidzania simplemente no hay entorno natural, ciudadano y estatal.



La información que hace pública Kidzania a través de su sitio web no menciona nada sobre las marcas con las que se vincula cada oficio. Tampoco sobre los kidzos, la moneda del parque, con los que se retribuyen los trabajos realizados, y con los que es posible consumir en las tiendas comerciales de Kidzania.




Por otra parte, la “educación cívica” que el parque dice promover en su sitio web no tiene correlato en las organizaciones que proporcionan los oficios del parque: no existe ninguna organización de la sociedad civil que permita educar a los niños en la importancia de la organización comunitaria y el ejercicio de la ciudadanía.

Kidzania nació hace 10 años en México y a Santiago de Chile llega como franquicia (Eduentretención). Ya existen en Tokio (donde van 900 mil personas al año), Yakarta, Koshien (Japón), Lisboa, Dubai y Seúl, y todos están ubicados en el interior de un centro comercial.



En total, son 60 las actividades que pueden realizarse dentro de Kidzania, y todas están respaldadas por una marca local. Existe un canal de televisión, Canal 13, donde aprenderán a hacer un programa. Para conocer cómo funciona la prensa escrita por dentro, podrán emplearse en el diario La Tercera. Lo mismo sucederá con farmacias, panaderías e inmobiliarias, que funcionan con marcas.

Un elemento distintivo en la fachada de todos los Kidzania en el mundo es un fuselaje de avión comercial DC9 rodeado de un aeropuerto por el que los niños ingresan al parque que es la ciudad de Santiago reducido a una escala de 70%. 

Kidzania imita la diversidad de una ciudad real, con una plaza de armas, un casco histórico y edificios con distintos estilos arquitectónicos: afrancesados, art deco, contemporáneo y fachadas de vidrio.

Como no tiene luz natural, los árboles de Kidzania son sintéticos y la bóveda tiene un cielo pintado con colores celestes y nubes, con bordes redondeados. 


Diseño de KidZania. Imagen vía americalate.com

5 razones para NO ir a Kidzania

1. Porque ocultan información, en su web y publicidad, sobre lo que realmente hacen los niños al interior del parque del consumismo. No es sólo un juego de los oficios.

2. Porque cada oficio está vinculado a una marca comercial. Se está haciendo fidelización de marca con niños entre 4 y 13 años.

3. Porque los niños reciben un pago (Kidzos) por hacer los oficios, lo cual es un aterrizaje forzoso de los inocentes niños a la vida moderna.

4. Porque los pagos recibidos (Kidzos) los pueden gastar en tiendas comerciales instaladas en  Kidzania, lo cual incentiva y fomenta el consumismo en niños entre 4 y 13 años.

5. Porque su instalación intervino gravemente un espacio natural como es el parque Araucano.

Usted decide qué tipo de sociedad queremos construir para nuestros hijos, infórmese y no malgaste su dinero en Kidzania.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO