LA ZONA NATURAL : España no me Mata

Dolores Sánchez Sánchez es una vecina de Cortelazor la Real, localidad serrana, que cumplió 100 años. Un cumpleaños muy especial y que fue celebrado por todo lo alto en este pueblo serrano. De hecho el Ayuntamiento organizaba, con la intención de que acudieran más personas y parte de su familia que vive fuera, un gran homenaje en el salón Antiguas Escuelas.


Dolores Sánchez llegó a su centenario con toda una vida por contar y con cifras para el recuerdo. Vino al mundo junto a cinco hermanos más (un único varón) gracias a sus padres José Ginés y Julia, también nacidos en Cortelazor



Dolores es madre de cuatro hijos y todos viven. Dos mujeres, las mayores, tanto Rosarito (como ella misma la llama) que vive en Huelva, y Francisca que lo hace en Sevilla. Y dos hombres que son los pequeños, José (donde reside ahora porque cada mes lo pasa con un hijo) y Eligio, viviendo ambos en Cortelazor.

Tiene 10 nietos y 6 bisnietos, y aunque a veces pierda la cuenta Dolores sabe decir con casi total exactitud el nombre de sus familiares más cercanos y el número de ellos. Trato agradable, muy sencilla, y simpática. No necesita mucho cuidado, pero lógicamente su entorno tiene que estar muy encima de ella.

Sus hijos piensan que el hecho de llegar a los cien años es algo azaroso y no es fruto de nada en especial. Dolores ha trabajado toda su vida en el campo, su padre era jornalero, y según su hijo José “pasando muchas penas y hambre”. Sin formación académica por la dificultad de los tiempos (inicios siglo XX), pero con un máster en vida y experiencia.



Para su edad no tiene muchos achaques de salud. De hecho presume de no tener problemas de tensión, ni colesterol. Solo “un poco de azúcar y porque es hereditario, en especial lo sufrió bastante su madre, y en la actualidad la posee parte de la familia”. Y, sobre todo, se muestra muy orgullosa de “no haber pisado jamás un hospital”.

Solo el ambulatorio del pueblo y ahora cada semana recibe varias visitas de la enfermera del centro de salud de Cortelazor.

Las personas mayores del pueblo reconocían que podía convertirse en la persona más longeva de Cortelazor, ya que quien más años vivió fue Otilia, quien en 2006 alcanzó los 100 años y tres meses. 

Entonces el Ayuntamiento de Cortelazor realizó un homenaje similar al que se le hizo a Dolores, que acudió junto a gran parte del vecindario y toda su familia, incluido sus hijos y nietos que viven en Huelva y Sevilla, al homenaje. Dolores esperaba festejar en febrero de 2014, mes de carnaval, ser la abuela de la historia de Cortelazor la Real.

Más:
LA ZONA DEL PENSAMIENTO : La edad
FALLECE CON 106 AÑOS LA ABUELA DE LA SIERRA
MAMÁ CUMPLE CIEN AÑOS
Fallece en Nueva York el hombre más longevo del mundo, un español de 112 años
Personas españolas mayores de 105 años.
Las 100 personas más ancianas de todos los tiempos
Supercentenarios españoles 
Francisca García Torres, la abuela Paca
Muere a los 116 años la persona más vieja del mundo, enemiga de la comida basura
La dieta Okinawa



                







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO