LA MÁS NATURAL : Un zumo de dudas

Sabemos que existen una variedad infinita de zumos en el mercado y cuando vamos a comprar nunca sabemos cuál será más beneficioso para la salud: concentrado, néctar de frutas, zumo sin azúcares añadidos, zumos con leche… Y la industria alimentaria en muchas ocasiones utiliza todo tipo de estrategias (sin azúcar añadido, “todo naranja”, “natural” o “zumo 100%”…) para conseguir que lo incorporemos a nuestra cesta de la compra.  Voy a tratar de resolver algunas de las múltiples dudas que plantean al consumidor la gran diversidad de zumos que existen.




1. ¿Cuál es la diferencia entre zumo concentrado y néctar?

El “zumo concentrado” consiste en quitar por evaporación hasta el 85 % de agua de la fruta, quedando un concentrado reducido al 15 %. En el envasado se le añade el agua, los aromas y la pulpa perdida durante el proceso de concentración

La legislación permite que en esta reconstitución se añadan sustancias aromatizantes y vitaminas que provengan del concentrado del propio zumo de fruta o de otro zumo de frutas de la misma especie. También se puede añadir azúcar hasta un máximo de 15 g por litro. 

Los zumos concentrados deben indicar en su etiqueta “zumo a base de concentrado” o una expresión similar. Todos los zumos a base de concentrado deben informar en el envase de la adición de vitamina C (la norma obliga a un mínimo de 20 mg/l).

En cuanto al néctar, se obtiene añadiendo agua y azúcares o edulcorantes al zumo. El contenido de zumo de los néctares será variable: en el caso del limón y lima será de un 25% mientras que en la manzana, pera y piña será de un 50%. El resto sería agua y azúcar, por lo que el néctar de frutas vendría a ser un zumo aguado. 

En cuanto al tema del azúcar y la cantidad añadida depende del envasador. El néctar sin azúcar añadido significa que el azúcar ha sido sustituido por edulcorantes.



2. ¿Y los zumos refrigerados son mejores y más sanos que el resto?

Al igual que los zumos encontrados en los estantes a temperatura ambiente, los zumos refrigerados han sido sometidos a una pasteurización, es decir, han sido calentados más o menos tiempo. 

Los refrigerados se someten a una “pasteurización rápida”, por lo que han de conservarse en el frigorífico hasta su consumo. ¡Y ojo!, que el zumo se encuentre refrigerado no es sinónimo de que sea “más natural”.

En cambio los que no necesitan frio han sido sometidos a un tratamiento térmico más intenso (UHT) que garantiza su esterilización (ausencia de microorganismos), por lo que pueden mantenerse más tiempo en buenas condiciones.

Ventajas, en los refrigerados la calidad es mayor al conservar mejor sus características gustativas originales, pero su conservación es menor, sólo 3 meses.



3. ¿Sustituyen a una fruta?

La respuesta sin ninguna duda es NO. El zumo NUNCA sustituye una ración de fruta, ya que sus características nutricionales no son las mismas. 

El GREP-AEDN (Grupo de Revisión y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas Nutricionistas) ya publicó en 2006 un documento al respecto que concluye que: no se puede considerar una ración de zumo de frutas equivalente a una ración de fruta por las siguientes razones:

- La tendencia al aumento en el consumo de zumos de fruta, junto con la tendencia a una disminución en el consumo de fruta fresca; 

- El menor contenido de fibra de los zumos de fruta respecto de las frutas, lo cual resulta relevante si se tiene en cuenta la baja ingesta de fibra por parte de la población española;  

- La posible relación entre consumo de zumos de fruta y sobrepeso-obesidad

- La relación existente entre los azúcares de los zumos de fruta y el riesgo de caries dental

- La relación entre un alto consumo de zumos de fruta en niños y su estado de salud. 




4. ¿Los zumos de frutas tienen demasiada azúcar?

Los zumo naturales contendrán los azucares de las frutas elegidas. Las frutas más ricas en azúcar lo son igualmente  en zumos (ejemplo el zumo de uva). El contenido de azúcar de los néctares industriales es bastante elevado. Es mejor limitar su consumo y elegir zumos que no lleven azúcar añadido.

La UE aprobó una modificación de la legislación que regula los zumos comerciales. A partir de ahora, si se llaman “zumo” no podrán llevar azúcar añadido.

Solamente los “néctares” podrán llevar endulzantes.  Además no se permitirá que los néctares lleven la leyenda “sin azúcares añadidos” cuando estén endulzados con sacarina u otros edulcorantes como sucedía hasta ahora.




5. ¿Son los zumos de verduras más saludables?

Son más bajos en azúcar, menos ácidos (excepto el de tomate considerado una fruta en términos botánicos) y más digestivos. También es interesante su aporte de minerales (de potasio por ejemplo) y de clorofila cuyos niveles tienden a ser bajos en la mayoría de las personas.

Una buena opción para los niños es combinar en un zumo la zanahoria y la remolacha (casan muy bien con casi todas las variedades de frutas)



6. ¿Cómo podemos introducirlos en nuestra dieta?

Las personas con problemas digestivos deben evitar consumir zumos de frutas, caseros o industriales, en ayunas sobre todo si son cítricos, una buena opción sería incluirlos a media mañana o en la merienda. Para el resto de personas sin problemas de estómago o deportistas  pueden beberlos en el desayuno y después de un entrenamiento. 

Es recomendable no beberlos durante las comidas, en las que el agua debería ser tanto para los niños como para los adultos la bebida de preferencia.



7. ¿Es mejor elaborarlo nosotros mismos?

Por supuesto. Así estamos seguros que el producto no se ha sometido a cambios brusco de temperaturas y que conserva sus vitaminas. La única condición es que lo consumamos antes de que hayan pasado cinco minutos (que sabias nuestras abuelas cuando nos decían ¡bébete el zumo que se les van las vitaminas!). 

Además si lo realizamos nosotros podemos preparar nuestros propios zumos con infinidad de variedades de frutas y verduras, además de aprovechar las frutas de temporada.

Me gustaría mostraros un curioso desglose que nos propone ‘Asozumos’ (‘Asociación Española de Fabricantes de Zumos’) sobre los beneficios que proporcionan este tipo de productos, en función de su color:

•Blanco-verde: el zumo de pera y/o manzana tiene un color blanco-verde y le corresponde el compuesto bioactivo conocido como flavonoides (polifenol), cuyo efecto saludable es la protección celular y la disminución del colesterol LDL (el ‘malo’)

•Azul-rojo oscuro: el zumo de frutos rojos, como el de grosellas, ciruelas, cerezas, arándanos negros y/o el de arándanos comunes es de color azul-rojo oscuro y posee antocianinas (polifenol), las cuales aumentan el flujo sanguíneo y disminuyen la inflamación vascular.

•Rojo: el zumo de frutas como el tomate, el pomelo, la sandía, la guayaba y la papaya es rojo. El licopeno (carotenoide) es el compuesto bioactivo del pigmento rojo. Tienen poder en la disminución del riesgo de sufrir cáncer de próstata, e influyen en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

•Naranja: el zumo de zanahoria, albaricoque, mango y/o goji, entre otros, es de color naranja ya que está compuesto de betacaroteno (carotenoide). Su efecto antioxidante es capaz de captar radicales libres, disminuir el riesgo de cáncer y mejorar el sistema inmune.

•Amarillo-naranja: el zumo de piña, naranja, mandarina y/o de melocotón, de color amarillo naranja, ayuda a combatir el estrés oxidativo y a mejorar el sistema inmune, gracias a los carotenoides que contiene.


 Cambios en el etiquetado y otras modificaciones:

Parece ser que alguien se dio cuenta de la confusión que se creaba en los consumidores  debido a la gran variedad de zumos que existen en el mercado, con azúcar y sin azúcares añadidos, exprimidos y néctares. 

La norma que regula la elaboración, composición, etiquetado, presentación y publicidad de los zumos de frutas y otros productos similares destinados a la alimentación humana se publicó el 12 de Octubre del 2013 en el BOE, entrando en vigor el 28 de Octubre del 2013. Desde ese día hay 18 meses en los que los productos actuales siguen comercializándose para acabar las existencias. (Hasta el 28 de Abril del 2015).

A partir de esa fecha y durante 18 meses más, los zumos incluirán una etiqueta avisando del futuro cambio, ya que desde el 28 de Octubre de 2016 no contendrán azúcares añadidos.










Más:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO