MEMORIAS DE UN PUEBLO : Bandolero del Siglo XXI

Aventuras y desventuras de un Taxista Bandolero 

Hace tiempo que venía cabalgando en su Taxi por Caballería por la A49 o A472 destino Sevilla-Huelva y viceversa. Hace ya tiempo que muchas personas se vieron un día inmersas en un pequeño o gran revuelo provocado por una de sus tropelías corruptas hechas a base de cócteles de números de Afiliación a la Seguridad Social, DNI o facturas falsificadas y tan “maquilladas” que a algunas, finalmente, se les veía el trasluz después de que el maquillaje se disipara, puesto que nuestro protagonista era y es inteligente, pero no infalible. 



Sus empresas o mejor dicho, sus “Chiringuitos”, han terminado siempre como el Rosario de la Aurora, porque o alguien le ha descubierto el "pastel", o algo se le ha ido de las manos, señal inequívoca de que no siempre lo tuvo todo “bien atado”. 

Sus tropelías son variopintas y originales. En muchas, se supone, que ha tenido que contar con ayuda desde “dentro” de ciertos Organismos o Instituciones. Si no, no se entiende como sus sucios negocios, han podido perdurar tanto en el tiempo. 

Ha trabajado con Hospitales, Mutuas etc, de la provincia de Huelva preferentemente, siempre con el objetivo puesto en lucrarse tanto del Hospital o la Aseguradora como de los pacientes a los que ha trasladado a dichos Centros incluso para recibir Rehabilitación física

Ni que decir tiene que nuestro protagonista, dejó de prestar sus servicios en muchos Hospitales y Mutuas con los que supuestamente tenía concertados servicios de transporte de viajeros y pacientes.



Se desconoce si su cese en ese tipo de negocios se debió a la denuncia de algún particular o a algún otro estamento, Centro Hospitalario o Mutua de accidentes, o si en algún que otro caso, abandonó el entramado antes de ser descubierto. Aunque hay constancia, de que, en alguno, se prescindía de sus servicios, tras la queja de algún usuario.

Al parecer, nuestro “Taxista Bandolero” abandonaba sus sucios negocios por “prescripción facultativa”, o lo que es lo mismo, porque en los Hospitales donde concertaba sus “servicios” de transporte de pacientes y familiares, prescindían de sus Servicios.



Cuando un paciente destapó uno de sus “Chiringuitos”, localizado en este caso en un Ambulatorio de una Mutua en la Capital Onubense, su historial era ya bastante amplio. 

En dicho Ambulatorio, el Taxista Bandolero, se dedicó a falsificar facturas en las que figuraban pacientes que ni siquiera habían viajado en su Taxi para recibir tratamiento de Rehabilitación a dicho Ambulatorio.  



Nuestro protagonista no sólo cabalgaba a lomos de su Taxi “salvaje” y “desplumaba” todo lo que pasara por sus asientos, también se ocupaba de la parte Burocrática haciendo de Cosario a la hora de ahorrar a muchos pacientes viajes y horas en Hospitales u Oficinas de la Seguridad Social. Entre sus especialidades, también estaba la de recoger a los pasajeros "in situ" que esperaban a los autobuses de la Línea Sevilla-Huelva-Sevilla en las mismas Paradas designadas para estos, pertenecientes a la empresa Damas, algo por lo que en su día recibió un toque de atención por parte de esta empresa.



Así mismo, una de las anécdotas más "originales" que una de sus víctimas conoció tras investigar sus "tropelías", es la de la falsificación de varias facturas pertenecientes a otro Taxista de dicha localidad. La "idea", le vino a nuestro "Taxista Bandolero", quizás porque este señor y quien nos ocupa, poseen los mismos apellidos.

Es notorio que nuestro querido Bandolero, ha disfrutado de una impunidad exquisita en esta población, de momento, por la ausencia de denuncias, por lo que se puede comprobar. 

Precisamente este tipo de tropelías, han sido las favoritas de nuestro protagonista en los últimos tiempos. Y, precisamente a causa de una enmarcada en ese tipo, ha sido por lo que saltaron las alarmas en el mes de octubre de 2013. 

Silenciosamente, sin ruido, ni Prensa, nuestro "Taxista Bandolero”, fue citado ante la justicia por sorpresa, tras una denuncia puesta por los familiares de una mujer, madre de familia, que al parecer, percibía una pensión por una minusvalía.

Al parecer, el intrépido taxista, había sido "pillado" con las manos en la masa, pues había estado utilizando dinero de la cuenta de la pensión de esta última.

Entre las últimas aventuras de nuestro intrépido taxista, destaca la de "darse a la fuga" en un Control Policial de Tráfico, donde supuestamente, viajaban menores. Dicho incidente, se produjo durante el traslado con motivo de una competición deportiva, desconociéndose qué medidas tomaron los padres de los mismos, así como el Ayuntamiento de esta localidad, junto con sus responsables directos, ante esta grave infracción, detrás de la cual, este Ayuntamiento, debiera asumir la parte de responsabilidad que le corresponda.


Relación de Pagos efectuados a esta empresa, en donde se observa fielmente la relación de esta persona y dicha empresa con el Ayuntamiento de esta localidad.

La mencionada empresa Taxi perteneciente al imputado contaba con numerosos servicios prestados al Ayuntamiento de la Localidad. 

Su campo de Batalla no era la Serranía, sino el asfalto, porque en el Siglo XXI, los Bandoleros han sucumbido al progreso y se han hecho de chapa y de pintura para cabalgar por Autopistas y lucrarse, pero no para repartir, precisamente. 

En su tren de vida, figuraban viajes, entre otros, a Nueva York, en donde, precisamente estuvo de viaje y sobre una Torre Gemela, poco antes de su derrumbe, debido a su viaje de Luna de Miel. 

Como todos los Bandoleros han formado parte de la Historia, es de justicia que nuestro querido Bandolero, se merezca su sitio en los archivos de la historia por muy lejano que se encuentre su territorio.

Más:
Sentencian a 94 años al "Taxista Bandolero"
Los bandoleros del Siglo XXI
Villalba o la casita de madera
Spain is "indiferente"
El resurgir de «Sandokán»






No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO