LA ZONA PÚBLICA : Huelva o la "Fuerza Púrpura"

Dmytro Savchuk, el cura detenido en La Orden, Huelva, junto a su hijo Zakhar por la Policía Local, tras ser acusados de oponer resistencia y de atentado a los agentes de la autoridad tras multarles sus vehículos que se encontraban mal estacionados en la vía, denunciaba a los agentes por agresión. 


La versión de los hechos según este sacerdote y su hijo, tras ser puestos en libertad sin cargos tras los sucedido, distaba bastante de la dada por la Policía.

Según la versión polical, los hechos ocurrían en la Avenida de la Orden cruce con la calle Legión Española cuando dos agentes de la Policía Local, que habían denunciado dos vehículos por encontrarse mal estacionados y obstaculizando el tráfico, fueron recriminados e insultados por el titular de uno de estos vehículos, según informaba el Sindicato Profesional de Policía Municipal en Huelva (SPPM).

Ante esta situación, los agentes solicitaron la documentación a esta persona quien salió corriendo perdiéndose entre las calles adyacentes. Tras ello y transcurridos unos minutos, mientras los operarios de la grúa municipal se encontraban realizando las labores de enganche, apareció nuevamente el conductor "agrediendo sin mediar palabra a unos de los policías que se encontraba de espalda junto a su coche y metiéndose dentro del vehículo con intención de emprender la huida con el turismo".
La Orden, Huelva. 

Al reaccionar los agentes y aproximarse al mismo "fueron recibidos con patadas y puñetazos" teniendo que pedir apoyo a otra patrulla, personándose en el lugar poco tiempo después el sacerdote "también propinando puñetazos a los agentes". 

Los policías solicitaron la presencia de más apoyo policial, ya que el conductor emprendió "una conducta autolesiva con cabezazos contra el suelo y a morder el capó del coche llegando incluso a clavar los dientes en la chapa".

Padre e hijo contaron a huelva24.com su versión, según la cual en ningún momento el cura intenta autolesionarse. 

Según contaba Zakhar, el hijo del sacerdote, "mi padre se encuentra dentro del coche y la grúa insiste en llevarse el vehículo con mi padre dentro. Él se niega y les dice a los agentes que está dispuesto a pagar la multa correspondiente pero que el coche no se lo pueden llevar al estar dentro". 

Tras comprobar la identidad del conductor detenido, resultaba ser un sacerdote ucraniano católico que impartía misa por el rito bizantino en la Parroquia Mayor de San Pedro.

En ese instante, los agentes "intentan sacar por la fuerza a mi padre golpeándole varias veces en los brazos y en el cuerpo para que saliera".


Finalmente, los agentes logran sacar a Savchuk del vehículo "a la fuerza y le tiran al suelo, mientras seguían llegando más efectivos. Por lo menos había diez coches de la Policía y cuatro motos". 

Es entonces cuando el hijo salió de una Farmacia "y al dirigirme a mi casa un vecino me dice que la Policía está pegando a mi padre, por lo que rápidamente voy a interesarme por él y veo como le están golpeando en el cuello, mientras él intentaba defenderse de la agresión".

Zakhar señala que al intentar defender a su padre los agentes le dicen que "estuviese tranquilo para que no me pasara lo mismo que a mi padre. Entonces me tiran al suelo y uno de los policías me pone una rodilla en la espalda mientras que otro me sujeta una pierna en medio de la carretera. Cuando intento levantar la cabeza me agarran del cuello, pero aún así consigo localizar con la mirada a mi padre, al que le están pegando en la boca y uno de los agentes le mete dos dedos en la nariz".

Tras esposar a dos dos detenidos, Zakhar es introducido en uno de los coches policiales, desde donde observa "como siguen agrediendo a mi padre, que del dolor se desploma sobre el capó de otro de los vehículos, y en ningún momento intenta autolesionarse como dice la Policía".

Parroquia Mayor de San Pedro de Huelva

Tras ser trasladados al hospital Juan Ramón Jiménez para ser atendidos, ambos son llevados a la Comisaría donde "tras cinco horas en el calabozo nos ponen en libertad", señalaba Zakhar, que añadió que su padre se encontraba ingresado en el hospital con "numerosos golpes por todo el cuerpo. Incluso había llegado a orinar sangre y se encontraba bastante mal".

Ante todo los sucedido, Dmytro Savchuk decidió interponer una denuncia por agresión. "Quien quiera saber lo que ha sucedido realmente solo tiene que ir al barrio y preguntar a los testigos que presenciaron la detención. Lo único que pasó es que había dos coches mal aparcados y que la Policía, en lugar de dialogar y buscar la buena voluntad entre las dos partes, ha abusado de su autoridad y encima quiere que mi padre aparezca como un hombre violento, cuando es todo lo contrario. Actualmente está volcado con la contrucción de una iglesia católica del rito bizantino que él practica y sus preocupaciones no son ni mucho menos buscarse problemas con la Policía". señalaba Zakhar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO