LA ZONA HISTÓRICA : La sangre del Samurai

Un grupo de científicos de la Universidad de Nagoya y de la Universidad de Santiago comprobarán si existe relación genética entre los habitantes del pueblo sevillano apellidados Japón y los expedicionarios nipones que visitaron España en el siglo XVII

Juan Manuel Suárez Japón y su hermano Julio. // D. B.

Por Coria del Río (30.000 habitantes, Sevilla), pasan cada año unos 3.000 turistas japoneses, según datos del ayuntamiento

Naruhito, el heredero al trono del país del sol naciente, se detuvo en el pueblo el 14 de junio durante su última visita oficial a España.

Gabriel, natural de Coria, se apellida Japón. Quien acaba de desayunar con él es un miembro de una comitiva nipona que esos días visitaba la localidad. Gabriel Japón estuvo en la sala del Centro Cultural Pastora Soler, donde un ATS llamado Diego y apellidado también Japón le sacó 5 mililitros de sangre, de los que se extraerá la muestra de ADN necesaria para comprobar si, como cree, tiene ancestros japoneses. “Yo estoy totalmente en que sí, que venimos de las japoneses. A ver los resultados… Sería una decepción muy grande que no fuera sí. Pero vamos, que espero que vengamos de Hasekura Tsunenaga”, cuenta.


Mausoleo de Hasekura Tsunenaga en Coria del Río, Sevilla

El Ministerio de Ciencia de Japón financia una investigación dirigida por Toshimichi Yamamoto, de la Universidad de Nagoya, que contará con la colaboración del grupo de investigación de la Universidad de Santiago encabezado por Ángel Carracedo, para comprobar si el apellido Japón tiene origen en la expedición asiática que visitó España en el siglo XVII, una teoría que en Coria se da por cierta. 

“Se va a hacer analizando dos cosas. Por un lado, las variantes del cromosoma Y, que se hereda de padres a hijos, sólo entre varones”, explica Carracedo. “Y por otro lado, las variantes en otros cromosomas que son típicas de Asia y que no hay en España, que llamamos marcadores de ancestralidad, para ver si se dan en la gente de Coria. Si esto ocurre, se probaría que, además de conexión cultural e histórica, hay también una relación genética”, añade.




El profesor Carracedo explica el trabajo, junto al alcalde

Hsekura Tsunetaka y el alcalde de Coria. // D.B.

EL VIAJE DE HASEKURA

En octubre de 1613, una expedición con el samurái Hasekura Tsunenaga al mando salió de Sendai, al norte de Japón, con destino a España. 

Justo un año después y tras cruzar el Pacífico y el Atlántico en los precarios navíos nipones de la época, entraron por el Gualdalquivir



Se detuvieron en Coria, antepuerto entonces de Sevilla. Era la primera delegación diplomática japonesa en visitar Europa

Pretendían hacer llegar a Felipe III la petición del señor feudal Masemune Date de abrir relaciones comerciales con Nueva España (México). Visitaron también al papa Pablo V en Roma con el fin de solicitarle protección para los católicos de Japón, por entonces víctimas de persecución.

La misión diplomática fue un rotundo fracaso. Tras pasar de nuevo por Coria, Hasekura regresó con su comitiva a Japón en 1617 sin conseguir sus objetivos. Murió tres años más tarde. 


Pintura del siglo 17 de Hasekura Tsunenaga, Sendai, City Museum 

Fray Luis de Sotelo, el clérigo que lo acompañó en su aventura, fue quemado en 1624. ¿Pero volvieron a Japón todos los miembros de esta Embajada Keicho

Se cree que no, que alguno de los hombres del samurái pudieron permanecer al menos un tiempo en Coria teniendo incluso descendencia en la localidad. Eso explicaría que en un testamento de 1642 se encontrara escrito por primera vez el apellido Japón.


Estatua ecuestre de Date Masamune

Juan Manuel Suárez Japón, exconsejero de la Junta y ex rector de la Universidad Internacional de Andalucía, es quizás el más ilustre de los 636 corianos que llevan actualmente ese apellido. 

En pocas fechas publicará un libro con el título De Sendai a Coria del Río, donde profundiza en toda esta historia: 

“Ha habido un tiempo de casi 400 años de desconocimiento de los unos respecto a los otros. Eso se empieza a quebrar en los años 80. Sabíamos que los japoneses habían estado en Sevilla en el siglo XVII. Pero no teníamos la constatación de que habían parado aquí en Coria. Este fue el dato nuevo. Eso lo empezamos a conocer a partir de la novela El samurái, de Shusaku Endo, donde lo dice de forma expresa. Y ya empezamos a tirar del hilo”.


Luis Sotelo hablando con Hasekura Tsunenaga y otros miembros de la embajada de Japón

De ese hilo tiró Virgilio Carvajal Japón, que dedicó sus últimos 30 años de vida a investigar en los archivos dando con valiosa documentación. Y también, por ejemplo, Manuel del Valle, antiguo alcalde de Sevilla, que divulgó la relación entre Coria y Japón en uno y otro lado, hasta el punto de que una parte del pabellón japonés de la Expo 92 estaba dedicada a la epopeya de Hasekura.

Ahora, coincidiendo con la celebración del cuarto centenario del comienzo de relaciones diplomáticas entre los dos países, el gobierno japonés quiere constatarlo científicamente. Con ese fin, decenas de corianos de apellido Japón, entre ellos Juan Manuel Suárez Japón, dieron sangre, cuyo ADN será extraído en Santiago para después ser comparado con el de otros ciudadanos de la región de Sendai.


Hasekura hacer durante su misión en Roma en 1615 por Claude Deruet

José Japón Sevilla, coriano y antiguo árbitro de primera división, comentaba lo siguiente antes de dar su sangre: 

“Nos sentimos ya tan vinculados a Japón que nos sentimos medio japoneses, aunque tal vez no seamos descendientes”. Se la extrajo el ATS Diego Japón: “Históricamente nos han unido a las familias de Sendai. Ahora, mediante las pruebas genéticas nos pueden unir biológicamente. Y eso quiere decir que yo voy a encontrar a mi familia que está en el otro lado del mundo. Me parece una cosa extraordinaria”.


«Hoy siento una emoción especial y una gran alegría al estar delante de la estatua de mi antepasado Hasekura Tsunenaga con toda mi familia. Todo lo contrario de la visita que hice en noviembre del año pasado, cuando vine solo y la emoción se mostró en forma de llanto», señalaba Hasekura Tsunetaka, ante el Mausoleo a su antepasado. Leer más ?






Habrá que esperar para conocer el resultado de la investigación. Sea cual sea, Coria aparece ya en las guías turísticas japonesas. Y en el pueblo se ha desatado una auténtica fiebre por la cultura nipona. Exposiciones, charlas, talleres… Antes de las extracciones de sangre, Hasekura Tsunetaka, descendiente en decimotercera generación de aquel diplomático del siglo XVII, daba una conferencia a los Japón de la localidad con atuendo tradicional. Y Gabriel Japón, de Coria de toda la vida, empezaría a estudiar japonés en noviembre.















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO