MEMORIAS DE UN PUEBLO : El adiós de Quintina


María del Mar Torres, maestra de profesión y embarazada de mellizos; su madre, Quintina Cumplido, su hija de 20 meses, y su sobrina, de ocho años, partieron de Manzanilla en la mañana del 6 de julio de 2013, y pusieron rumbo a La Palma del Condado, adonde pensaban realizar unas compras, según indicó a Huelva Información el alcalde de la localidad natal de las cuatro accidentadas, Cristóbal Carrillo. Atravesaron Villalba del Alcor y prosiguieron por la A-472 hacia el municipio palmerino. 



La visibilidad era excelente a las 11:30, pero la tragedia les acechaba sólo tres kilómetros más adelante. A unos 200 metros de los Llanos de Santa Águeda, en el punto kilométrico 29 de la citada vía y en plena recta, el coche se salió de la calzada por causas que se desconocen y llegó a chocar por el costado derecho contra el muro de hormigón que formaba parte del puentecillo de entrada a una finca. No había marcas de frenada sobre el asfalto. 

Precisamente en ese flanco del utilitario viajaban Quintina Cumplido, mayor de 60 años (iba en el asiento del copiloto) y su nieta de ocho años (en el asiento trasero). La mujer perdió la vida en el acto. Su nieta, minutos más tarde en el ambulatorio de La Palma del Condado. 



El Servicio de Emergencias 112 recibía la llamada de auxilio a las 11:34. Hasta el lugar de los hechos se trasladaron los servicios sanitarios y la Policía Local de Villalba del Alcor, la Guardia Civil y una dotación de los Bomberos, que tuvo que excarcelar a las dos víctimas mortales para poder rescatarlas. 

La conductora, según explicó a este diario la alcaldesa de Villalba, Manuela Daza, "estaba consciente y tenía heridas en la cara". Supo en ese mismo instante que su madre había fallecido. Su pequeña, de poco más de año y medio, tuvo que ser atendida de un ataque de histeria. No perdió la consciencia en ningún momento y fue testigo de todo lo que estaba ocurriendo. 

Ambas fueron trasladadas en ambulancia: primero, al centro de salud de La Palma; luego, al hospital Infanta Elena. Minutos más tarde, los servicios de emergencia tuvieron que atender en el lugar del trágico siniestro al padre de la menor fallecida -hijo de Quintina Cumplido y hermano de María del Mar Torres-, que sufrió una crisis de ansiedad. 

Los 2.680 habitantes de Manzanilla consternados por lo sucedido, conocían a la familia Torres Cumplido. Hasta hace pocos días, Quintina y su esposo, Manuel, regentaron la floristería Bonsai, "pero habían decidido jubilarse después de visitar hacía poco más de un mes a uno de sus hijos en Argentina", indicó el alcalde de la localidad, Cristóbal Carrillo. 



El negocio era muy conocido en todo el Condado. Durante años fue el único que vendía flores en varios kilómetros a la redonda y el matrimonio se desplazaba a los mercadillos para vender los ramos. Además, "eran catecúmenos y los conocía la feligresía de todos los pueblos de la zona", añadió el alcalde. Quintina Cumplido, junto con sus hermanas Nieves y Maruja, era además la dueña de la casa de Félix Osorno, uno de los inmuebles patrimoniales más señeros de Manzanilla. 

No era la primera vez que la tragedia golpea a esta familia. Uno de los hermanos de la conductora, hijo de la víctima mortal, resultó herido cuando viajaba en el autobús de aficionados del Recreativo de Huelva que impactó contra un camión en la A-49 el 20 de diciembre de 2006, suceso en el que murieron cuatro personas

Carrillo remarcó que la menor que perdió la vida en el accidente había participado recientemente en el Taller Municipal de Pintura, motivo por el que había expuesto cuadros en una muestra local, y que "estaba en catequesis", al tiempo que detalló que estaba a cargo de su abuela y su tía en estos primeros días de vacaciones estivales porque sus padres estaban trabajando. 



Las banderas ondearon a media asta y con crespones negros desde en la casa consistorial manzanillera. El Ayuntamiento decretó dos jornadas de luto oficial en señal de duelo por la pérdida de sus dos vecinas. "Es como si nos hubiera caído un jarro de agua fría en pleno invierno, la gente está hecha polvo", apostilló Carrillo.


Casa Señorial de la Calle Felix Osorno 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO