MEMORIAS DE UN PUEBLO : Carta de una madre

Otra de las páginas negras de Villalba del Alcor, allá por el año 1987, la protagonizó una madre, cuyo hijo perdió la vida por un fatal accidente doméstico. Tras lo ocurrido, esta quiso plasmar su queja en una carta al Director de la sección de ABC del Jueves 14 de enero de 1988, lamentando la mala calidad del nivel educativo en la enseñanza. He aquí el contenido de la misma:



Señor director: Le escribo después de haber pasado un drama horrible en mi casa, un fatal accidente en el que perdió la vida mi hijo, que apenas contaba con dieciséis años de edad; estudiaba Formación Profesional, segundo de electricidad. Le gustaba todo aquello que fuera armar y desarmar cualquier aparato; en uno de estos arreglos, perdió la vida al recibir una descarga eléctrica. 

Después de un accidente de este tipo, los padres quedamos destrozados y nos preguntamos: ¿era su destino?, ¿podíamos haberlo evitado?. Es triste darse cuenta de aquellos errores que cometes cuando es demasiado tarde para solucionarlo.

Hay padres que tienen hijos que están estudiando profesiones que conllevan peligro. ¿Están los padres conscientes de todo esto?, ¿preguntan en los Colegios qué Programas se les da a los chicos con sentido de seguridad y peligro a sus estudios?, ¿sabéis si a los chicos se les pasa alguna película o reportajes sobre accidentes, advirtiéndoles las consecuencias del peligro que tiene manejar cualquier aparato eléctrico?, ¿están los chicos suficientemente preparados no sólo en el conocimiento de materia, sino sobre la responsabilidad que tiene si quiere llegar a ser un buen profesional?

Os pido a vosotros, padres, que aún estáis a tiempo, que hagáis fuerza para que a vuestros hijos se les de un Programa completo de educación, incluyendo la parte dedicada a los peligros de sus estudios.

Hago un llamamiento a la Administración para que solucione este grave problema en los Centros de Enseñanza, que solo se dedican a soltar un rollo de instrucciones, de como manejar tal o cual cosa sin reseñar sus peligros. 

Yo no tomé las suficientes precauciones por mi hijo; por él sólo puedo rezar; que a vosotros, padres, no os pase lo mismo, podéis hacer algo más que rezar por vuestros hijos.

Reseña de la Carta al Director de la madre publicada en la Prensa.


Más:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO