LA ZONA PÚRPURA : La controvertida Semana Santa de la crisis


Desde este Atrio Laicista y solidario con todos aquellos que respetan las ideas tanto "púrpuradas", como del "demonio", me complazco en alabar la labor de un ciudadano o "hermano", en el argot Cofrade, como es el hermano mayor de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Vera Cruz de Cartaya, Huelva, Vicente Benítez.


Este buen hombre tuvo una idea, y lo que aún dice más de él, la consultó y comunicó, pues su decisión era peligrosamente arriesgada. 

Lo que este buen hombre comunicó a todos los "hermanos" miembros de su Cofradía, era que, por decisión unánime del último cabildo general de hermanos, dicha hermandad iba a donar para fines sociales los 2.000 euros que le costaría ese año 2013, las dos bandas de música que tradicionalmente acompañan al paso de palio de la Santísima Virgen de la Amargura, y la del Crucificado. 

Por ese motivo, María Santísima de la Amargura, San Juan Evangelista y San Sebastián Mártir de Cartaya, procesionarían en Parihuelas para iniciar su estación de penitencia, en lugar de en el sobrio paso sobre el que tradicionalmente sale en procesión cada año, y en absoluto silencio. 

Una decisión, la de salir en procesión sin música, que según Benítez, parece ser que no cayó bien entre algunos miembros de las cuadrillas de costaleros de ambos pasos, los cuales decidieron no hacer acto de penitencia "lo cual nos obliga a sacar al Crucificado en parihuelas, ya que los costaleros que sí han decidido salir a pesar de la decisión de la hermandad, se han tenido que reorganizar para poder portar el paso de palio". 



Y es que según Benítez, tanto los miembros de la junta de gobierno de la hermandad, como los hermanos que participaron en el cabildo en el que se votó unánimemente la medida, "entendemos que hay muchas familias que lo están pasando muy mal debido a la actual situación económica, y en lugar de gastarnos los 2.000 euros en las bandas de música, vamos a entregar la mitad al Comedor social Nuestra Señora de Consolación de Cartaya, y la otra mitad a delegación en la localidad de Cáritas Diocesana"


Momento de la inauguración oficial del comedor social Nuestra Señora de la Consolación

Según Benítez, "no es una iniciativa novedosa ya que se trata de una medida que están adoptando este año muchas hermandades andaluzas, que están cediendo este año para fines benéficos algunos de los gastos que les supone sacar las cofradías a la calle, como pueden ser el exorno floral, o la música, como es nuestro caso". 

Para el hermano mayor de la hermandad cartayera, "con los 2.000 euros que nos cuesta las dos bandas de música que normalmente contratamos, se puede ayudar a mucha gente y a muchas familias, ya sea en forma de alimentos de primera necesidad, o bien en otro tipo de cuestiones, como comprar una silla de ruedas para una niña discapacitada de Cartaya". 


Placa en agradecimiento a la Asociación Padre Gabriel Contreras, quien cedió el terreno para las instalaciones.



Por otra parte, Benítez también destacó que se trata de una decisión que "nunca se ha dado por el momento en Cartaya, así como ha querido dejar claro que espera que los ciudadanos "entiendan este Jueves Santo que no es la falta de recursos de la hermandad el motivo del silencio de la cofradía durante su estación de penitencia, y el hecho de que el Crucificado salga en parihuelas, realizando una especie de Vía Crucis por las calles del municipio, sino que se trata de una cuestión de solidaridad con las personas y familias más necesitadas".




Más:




No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO