LA ZONA HISTÓRICA : Relojes de Historia

Esta iglesia es el último vestigio de una aldea ya desaparecida y demolida, cercana a Valdezufre y a la línea divisoria entre los términos municipales de Aracena e Higuera de la Sierra

Iglesia de Santa Marina (Santa Marina, Aracena)

Su reloj de sol es muy peculiar por varios motivos. Uno de ellos es que a pesar de que su faz está completa, algunas líneas horarias han sido proyectadas en la pared sobre la que se halla el cuadrante. Además, en la misma pared, por encima del reloj se aprecian algunos signos que podrían corresponder al número de un año, pero resultan ilegibles. Así, tengo la sensación de que se trata de uno de los relojes más antiguos de nuestra comarca. De hecho, se ubica en la zona del templo que algunos historiadores datan en el siglo XV o comienzos del XVI. 

En todo caso, se trata de un reloj vertical, elaborado sobre una placa de mármol blanco con forma rectangular apaisada. En su desgastada faz se dejan ver ciertos desconchones especialmente serios en la base superior del gnomon


Jabugo

Presenta un gnomon consistente en una deformada varilla de metal formando un ángulo pronunciado, de doble apoyo. 

Las líneas horarias parten de un posible semicírculo que rodea al gnomon (del que apenas queda una leve evidencia) y llegan a una semicircunferencia bajo la que se inscriben las horas (de las seis a las seis, en la marca horizontal), leíbles desde la base (excepto el cinco) y anotadas con numeración arábiga, sólo desde las siete a las cinco, pues los números seis no disponían de hueco para ser grabados. Carece de leyenda y de ornamentación, pese a que existe un importante espacio en blanco. 

Como se ha dicho, algunas de las líneas horarias han sido proyectadas en el mortero circundante, más allá de la circunferencia horaria, por algún motivo que no acierto a comprender. En el extremo de algunas de esas líneas proyectadas puede observarse la existencia de números horarios, señalados con grafía romana, leíbles desde el gnomon.


La zona de la Plaza de la Libertad que se prolonga hacia la calle Muro es la que alberga el reloj de sol de la iglesia de Puerto Moral, uno de los más interesantes de nuestra comarca, si no el que más. 

Iglesia de San Pedro y San Pablo (Puerto Moral)

Se trata de un reloj vertical, elaborado en una placa de mármol blanco, de forma rectangular apaisada. Carece de gnomon. En la base de la faz existe un agujero que -aunque poco profundo- puede significar que el gnomon era con forma de ángulo, con doble apoyo. 

Este es el reloj de sol de todos los de la Sierra que tiene la leyenda de mayor extensión. “Siendo cura y beneficiado don Jvan Garzia Granado se hizo se pvso año de 1727”. La jota está escrita al revés, girada hacia el lado. Esa leyenda ocupa el tercio superior de la faz, invadiendo parte del espacio interior de la corona circular horaria. La base del gnomon queda, así, bajo el siete y el dos de la cifra del año. 

Las líneas horarias -débilmente marcadas- parten de la base del gnomon y llegan a una corona circular en la que se inscriben las horas (de las seis a las seis, en la marca horizontal), anotadas con numeración arábiga y leíbles desde la base. El cinco presenta una grafía anómala, el cero del diez está abierto con bucles por el lado izquierdo y el primer seis está escrito al revés, girado hacia el lado. 



La corona horaria está diseñada como una corona solar, rematada de rayos (triangulares alternándose con otros en forma de llama ondulante). La línea superior o interna de la corona presenta un bucle en cada extremo. 
La ornamentación se completa con un par de motivos de gran belleza, que ocupan cada una de las esquinas inferiores. En líneas generales, el estado de conservación es bueno.



A pocos metros de la pequeña aldea aracenesa de Corterrangel se alza su iglesia, en cuyo lateral encontramos un reloj de sol vertical, fabricado en una placa de mármol blanco, labrado a dos niveles (la leyenda, las líneas, la numeración y los adornos están elevados en relieve respecto al resto). 


Iglesia de Ntra. Sra. de la Esperanza

Su forma es rectangular apaisada. Tiene un gnomon consistente en una varilla de metal formando un ángulo (de doble apoyo), algo deformada. 

Las líneas horarias parten de un semicírculo que rodea al gnomon y llegan a una corona circular en la que se inscriben las horas (de las seis a las seis, en la marca horizontal), leíbles desde el gnomon y anotadas con numeración arábiga, de las siete a las cinco, pero sin el doce, que ha sido exceptuado. La leyenda ocupa la parte superior del rectángulo y contiene el texto “Anno de 1671”. 



En el exterior de la corona circular hay sendos adornos desiguales a la altura del nueve y del dos. El reloj presenta algunos desperfectos y su superficie está ennegrecida y con manchas amarillas por la presencia de líquenes.



El hermoso reloj de sol de Valdelarco se alza en una de las aristas de la torre de la iglesia, la que se asoma a la confluencia de las calles Águilas y Atocha. 


Iglesia del Divino Salvador

A simple vista parece vertical y así lo consideraremos, pero mirándolo desde un lateral se le aprecia una débil inclinación que será necesario cuantificar, porque tal vez se deba a alguna reubicación poco acertada. Está elaborado en una placa de mármol blanco, rectangular apaisada. 

Su gnomon original ha desaparecido, siendo sustituido con poco acierto por una varilla poco ortodoxa, colocada en posición horizontal. La parte superior de la faz (por encima de la base del gnomon) está ocupada por la leyenda. “AÑO Ð 1727”. 

La eñe está al revés, girada hacia el lado. Según el historiador local D. Manuel Gil, entre 1.724 y 1.728, la iglesia estaba siendo reconstruida, por lo que parece evidente que la colocación de este reloj se produjo en el transcurso de tales obras. 

Las líneas horarias parten de la base del gnomon y llegan a una corona circular en la que se inscriben las horas (de las seis a las seis, en la marca horizontal), anotadas con numeración arábiga (excepto el dos, que aparece en número romano) y leíbles desde la base. El cinco presenta una grafía anómala (2) y el cero del diez está abierto con bucles por el lado izquierdo. 



La ornamentación ocupa la zona que queda bajo la corona horaria, en la zona inferior de la faz. En el centro, la cabeza bicéfala de un dragón parece sostener la corona horaria. En las esquinas, un par de motivos de gran belleza completan la ornamentación. La corona horaria y la ornamentación se elevan en relieve sobre el resto de la faz. 

En líneas generales, el estado de conservación es bueno, aunque sería conveniente evitar que los líquenes amarillentos que aparecen en el lateral izquierdo de la faz se extiendan por toda la superficie.



El Reloj más curiosos se halla en Cumbres de San Bartolomé. Su principal característica es que está ubicado en la parte interna de la portada del cementerio. 





En Corteconcepción, en las inmediaciones de la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, en pleno empedrado de la calle Iglesia, se encuentra el único reloj de sol horizontal de cuantos existen en la Sierra. Aunque en realidad, podría tener alguna leve inclinación, ya que está integrado en un suelo que guarda una cierta pendiente. 

Calle Iglesia (Corteconcepción) 

El reloj consiste en una placa de roca pulida de color oscuro, con forma de rombo. Carece de gnomon, porque fue eliminado por algún desaprensivo al poco tiempo de su colocación, ya que -como me manifiesta mi buen amigo D. José María Carretero- los conductores que pretendían aparcar en la zona lo consideraban un obstáculo para sus propósitos. 


En su día fue una varilla metálica recta, perpendicular al plano del reloj. Las líneas horarias marcan de las seis a las ocho, formando un abanico de doscientos diez grados, parten de las inmediaciones de la base del gnomon hasta llegar a los números que marcan las horas. 

Tales números son leíbles desde el vértice en el que figura la leyenda y están anotados con grafías romanas. La leyenda reza el texto: “Corte Concepción año MCMLXXXVIII”.


La iglesia santanera de Santa Ana la Real, muestra por la calle Virgilio Fernández un reloj de sol, también vertical, que no está en su ubicación original. Se trata de una placa cuadrada de mármol blanco, muy desgastada, con algunos fragmentos rotos. 

Iglesia de Ntra. Sra. Santa Ana (Santa Ana la Real) 

El gnomon es una corta varilla metálica horizontal -estéticamente poco afortunada- que claramente tampoco es la original. En el cuadrado se inscribe una circunferencia, en cuyo centro va instalado el gnomon. 

La mitad inferior de la circunferencia aloja las líneas horarias (separadas por puntos, tal vez ideados para señalar las medias), que parten de la base del gnomon, y los números de las horas (de las seis a las seis, en la marca horizontal), leíbles desde la base. La numeración combina caracteres arábigos y romanos sin orden claro. 


El número nueve está perdido en parte. En los seis, el siete y el ocho los números -romanos- son desiguales de tamaño dentro la cifra, siendo las V pequeñas y las I grandes. En la parte superior de la circunferencia se lee “1701”. Presenta un mal estado de conservación en general.


El templo parroquial de Alájar muestra en sus muros que dan a la calle Ánimas un hermoso reloj de sol vertical, rectangular apaisado, labrado en una placa de mármol blanco, en buen estado de conservación. Presenta un gnomon consistente en varilla horizontal de metal, con abundante óxido de hierro que llega a manchar el mármol. 

Iglesia de San Marcos (Alájar) 

Esta varilla podría no ser la original, ya que en la base de la faz existe un agujero que hace pensar en un gnomon anterior en forma de ángulo con doble apoyo. 

Las líneas horarias -apenas interrumpidas por algún breve desconchón- parten de una semicircunferencia que rodea al gnomon y llegan a una corona circular en la que se inscriben las horas (de las seis a las seis, en la marca horizontal), anotadas con numeración romana y leíbles desde la base. 

La leyenda está repartida entre las dos esquinas inferiores: a la izquierda se lee “Año” y a la derecha “Ð 1624”. Su única ornamentación consiste en una especie de marco, creado por un rectángulo cercano al borde de la faz, en cuyo interior quedan inscritos todos los elementos del reloj.


En el muro que da a la calle Dr. Daniel Bellido Valera, pero ya en la plazoleta que se abre a la entrada del templo, la iglesia arochena muestra un impresionante reloj de sol vertical, elaborado en un bloque de mármol blanco-grisáceo con ornamentación de cornisa (horizontal) en la parte inferior, en la que resaltan cuatro rectángulos con inscripciones. 

Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción (Aroche)

El primero lleva el texto “Año Д, el segundo “1609”, el tercero presenta algunas letras ilegibles y el cuarto ha perdido todas las letras. 

La forma de la faz es rectangular apaisada. Presenta un gnomon consistente en varilla de metal formando un ángulo pronunciado, de doble apoyo. Las líneas horarias parten de las proximidades del gnomon y llegan a una corona circular en la que se inscriben las horas (de las seis a las seis, en la marca horizontal), leíbles desde la base y anotadas con numeración romana, sólo desde las siete a las seis, pues el primer seis no ha sido grabado. 


El estado de conservación es bueno, salvo en el borde derecho, que ha sufrido pequeñas roturas, de las que alguna afecta al número seis.

Más:









No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO