LA ZONA HISTÓRICA : La subsistencia en Petra

Un equipo de arqueólogos internacionales, que incluye a Christian Cloke, de la Universidad de Cincinnati, ha proporcionado nuevos conocimientos sobre la existosa y extensa gestión del agua y producción agrícola en los alrededores de la antigua ciudad desértica de Petra, situada en la actual Jordania


Las investigaciones en curso, de las que Cloke forma parte, están dirigidas por la profesora Susan Alcock , bajo los auspicios del Brown University Petra Archaeological Project (BUPAP)

Foto: El contexto geográfico del estudio del mercado superior. El área sombreada de azul indica una de las amplias cuencas hidrográficas de Petra que abastecía a la ciudad. El primer recuadro muestra el estudio de la zona del Mercado superior dentro del centro de la ciudad con elementos arquitectónicos cercanos. El segundo recuadro muestra el contorno del relieve del mercado superior (en intervalos de 50 cm) con vectores en azul que indican la dirección y magnitud del drenaje en superficie. Esto encaja bien con un modelo de dirección del flujo más amplio, lo que indica un flujo de sur a norte para el agua de entrada en el mercado superior, como flujo superficial. Antiquity.

Foto: Composición de los resultados geofísicos ofrecidos como una interpretación sumaria de algunas de las características principales que se detectan. Se presentan en 3D modelos magnéticos de las conducciones de agua las cuales se muestran como cilindros verdes. La superficie inferior representa la distribución del lecho rocoso estimada a partir de una transformación de la pseudo-gravedad de los datos magnéticos de campo totales. La superficie roja discreta en el centro de la imagen es una zona anómala de alta conductividad eléctrica, posiblemente relacionada con la presencia de una cisterna. El radar de penetración en el suelo representado a la zquierda (Norte) indica un canal ejecutando desde el sur del Ninfeo, mientras que el perfil del radar en primer plano ofrece evidencias de características detectadas con métodos magnéticos. Antiquity.

Usando una variedad de herramientas y técnicas, incluyendo las imágenes de satélite de alta resolución y luminiscencia ópticamente estimulada (OSL) para datar la superficie terrestre, Cloke, un estudiante de doctorado en el Departamento de Estudios Clásicos de la Universidad de Cincinnati, y Cecilia Feldman (clásicas), profesora de Clásicas en la Universidad de Massachusetts-Amherst, han sugerido que las extensas terrazas agrícolas y la construcción de represas en la región, al norte de la ciudad, comenzaron alrededor del siglo I, hace unos 2.000 años, no durante la Edad del Hierro (c. 1200-300 a.C.), tal como había sido anteriormente establecida la hipótesis. 

Este notable desarrollo, al parecer, se debió al ingenio y la iniciativa de los Nabateos, cuyo próspero reino tuvo su capital en Petra hasta principios del siglo II d.C.

Cecilia Feldman

Drenaje excavado en el mercado superior de Petra. (BUPAP)

Christian Cloke
El éxito del cultivo en terrazas de trigo, uvas, y posiblemente aceitunas, dio lugar a un vasto y verde "suburbio" agrícola en Petra, en un, por otro lado, inhóspito y árido paisaje. 

Este cultivo en terrazas se mantuvo extensa y sólidamente a lo largo del siglo III. Basándose en los hallazgos de superficie y en datos comparativos recolectados por otros investigadores en el área, resulta claro, sin embargo, que este tipo de cultivo continuó hasta cierto punto durante muchos siglos, hasta el fin del primer milenio (entre el año 800 y 1000 d. C.). Que la antigua Petra estuviera bajo un cultivo extensivo es un testimonio de las estrategias pasadas sobre la gestión de la tierra, y es tanto más sorprendente a la luz del ambiente seco y polvoriento de la zona.

Foto: Vista del muro de una terraza en el Wadi Baqa. Cortesía de Emanuela Bocancea Vella y Clive. (BUPAP)

Susan Alcock

Cloke y Feldman presentaron sus resultados en La Reunión Anual del Instituto Arqueológico de América, en Seattle, con un artículo titulado "Sobre las rocas: Modificación del paisaje y los elementos arqueológicos en la zona de influencia de Petra". Sus esfuerzos de investigación están contribuyendo a una comprensión cada vez mayor de la ciudad, sus redes viarias y modos de vida en la zona circundante.

Datar el comienzo de la extensa agricultura en terrazas de Petra en los inicios de nuestra era tiene importantes implicaciones históricas, según Cloke, dado que tal datación coincide estrechamente con la anexión romana del reino nabateo en el año 106.

Él explica: "Sin duda la explosión de la actividad agrícola en el siglo I y el aumento de la riqueza resultante de la producción de vino y aceite hizo de Petra un premio excepcionalmente atractivo para Roma. En la zona alrededor de Petra no sólo crecían alimentos suficientes para satisfacer sus propias necesidades, sino que también era capaz de proporcionar aceitunas, aceite, uvas y vino, para el comercio. Esta sólida producción agrícola habría convertido a la región en un activo valioso para el suministro de las fuerzas romanas en la frontera oriental del imperio".



En otras palabras, comenta Feldman, el éxito del cultivo en terrazas y la gestión del agua, cuando Petra estaba en su cenit como centro comercial, añadió no sólo importancia económica a la ciudad, sino también a su valor estratégico militar, pues había pocas opciones en la región para abastecer a las tropas con suministros esenciales.

Foto: Canalizaciones excavadas en la roca para conducir el agua. Wikipedia.

En grandes extensiones de tierra, al norte de Petra, los habitantes construyeron amplios y complejos  sistemas de presas para los wadis (ríos de escaso caudal) y redirigir el agua de lluvia del invierno a las terrazas de las laderas de montaña utilizadas para la agricultura.

Las precipitaciones en la región ocurren sólo entre octubre y marzo, a menudo en breves aguaceros torrenciales, por lo que era importante para los habitantes de Petra capturar y almacenar toda el agua disponible para su uso posterior durante la estación seca. 

Esta represa del cañón y la tubería del agua eran parte del complejo sistema de gestión del agua de la antigua Petra. Estas conclusiones iniciales de las tres primeras temporadas de trabajo de campo del BUPAP prometen descubrimientos más emocionantes acerca de cómo los habitantes de Petra cultivaron el paisaje periférico y apoyaban a la población de la ciudad.
La presencia de sistemas altamente desarrollados de modificación del paisaje, y la gestión del agua en Petra, tienen un significado más amplio, ya que ofrecen una idea de los cambios geopolíticos y del imperialismo romano.


A través de los siglos, los nabateos de Petra se convirtieron en expertos en hacerlo. Las amplias cuencas de las colinas de arenisca dirigían de modo natural el flujo de agua hacia el centro de la ciudad, y un complejo sistema de tuberías y canales la dirigía a cisternas subterráneas donde se almacenaba para su uso posterior.

"Quizá lo más importante", dice Cloke, "es que resulta claro que tenían un conocimiento considerable de su topografía circundante y del clima. Los nabateos diferenciaban las cuencas hidrográficas y las zonas de uso del agua, es decir, el agua recogida y almacenada en la ciudad para sí misma y que no era utilizada en usos agrícolas. Los administradores de la ciudad distinguían claramente el agua que abastecía las necesidades de la ciudad del agua que era redirigida y acumulada para nutrir los cultivos. Así, la extensa actividad agrícola estaba casi en su totalidad fuera de los límites de la zona de captación natural de la ciudad y utilizaban, por tanto, cuencas hidrográficas y sistemas de escorrentía separados".


El apoyo a la investigación en Jordania llegó desde el Department of Antiquities y el American Center of Oriental Research. El Louise Taft Semple Fund, de la Universidad de Cincinnati, proporcionó apoyo adicional para la investigación de Christian Cloke.

Más:
Modelos de transformación del paisaje antiguo [PDF] 







No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO