LA ZONA DEL MISTERIO : El misterioso fraude de las apariciones del Higuerón


Sobre las 5 de la tarde del 3 de mayo de 1987 tres niñas, con edades comprendidas entre los 10 y 12 años, se encontraban paseando por un olivar situado en la zona conocida como Veguetas de las Revueltas, en la localidad sevillana de Pedrera, cuando sobre una piedra vieron la presencia de una mujer bella, vestida de blanco y las manos unidas como si estuviera rezando que rápidamente identificaron con la virgen. 



Esta aparición así se lo confirmó diciendo ser la virgen del Carmen que había venido para ayudar y proteger a los enfermos. 

Como en otros casos aparicionistas las niñas pusieron en conocimiento de los adultos esta buena noticia y pronto el paraje se llenó de gente para rezar a la aparición congregados alrededor de una gran roca que la misma decía ser sagrada. 

No tardarían en aparecer los mensajes apocalípticos durante los espectáculos diarios que protagonizaban las niñas, dirigidos y manipulados por adultos que como rémoras rondan en torno a estos eventos. 



Posiblemente cansadas ya de tantas representaciones u obligadas por sus padres lo cierto es que el 31 de mayo la virgen, por boca de la tres videntes, avisó de que ése sería el último día en el que se aparecería pero ya se habían asentado las bases para la construcción de un capilla... y eso significa dinero.  

Hicieron acto de presencia varios adultos que afirmaban ser los herederos de los mensajes divinos y para ello utilizaban todo tipo de recursos, como la utilización de tres niñas que entraban en trance delante de los impresionados asistentes. 

De entre ellos empezó a destacar Carmen López Hernández, quien diariamente veía a la virgen y sufría espectaculares trances, recibiendo hasta comuniones místicas que testigos describían como "una especie de gas fosforescente que iluminaba la boca por dentro".  




Un testigo recuerda haber visto durante los primeros meses de las apariciones, que cierto día, conforme se montaba en el coche dispuesto a dar por terminada la jornada de rezos, ve en uno de los olivos una llama. 

Pensando que pudiera tratarse de alguna vela que los devotos hubieran dejado encendida se acercó con otros familiares pero fueron incapaces de ver el origen de tan débil luminosidad. 



Eso les llevó a permanecer un rato más. Carmen López empezó a decir que veía a la virgen y empezó a correr por el monte que hay tras la ermita. 

La mujer de este testigo, en medio de aquel olivar, se asustó mucho y preguntaba a su marido qué era eso que veía. El testigo no conseguía distinguir nada pero su mujer empezó a llorar y a decir que no quería ver "aquello". 


Luego, más tranquila, describió su visión como si se prendiera una sábana fosforescente por su centro y la parte de abajo ondulase por el viento, su tamaño podría ser de un metro. Otras personas también lo vieron y describían lo mismo.



Carmen López no estaba en esos momentos junto a estos testigos sino bastante más arriba. Había entrado en trance y después de abandonarlo comenzó a llorar diciendo que estaba clavada al suelo. 

Entre tres hombres, uno de ellos el testigo, intentaron levantarla y consiguieron hacerlo unos pocos centímetros pero Carmen cayó al suelo y ya fueron incapaces de volver a levantarla. Previo a los trances de Carmen López se solía dar en el ambiente un fuerte olor a rosas.

Recuerda el testigo el caso de un muchacho de Pedrera al que conoció que andaba con muletas y yendo montado en una motocicleta por las cercanías de la ermita vio a la virgen, salto de la moto y salió corriendo sin muletas ni nada. 

No se curó, puesto que seguía caminando con dificultad, pero sí lo hacía sin utilizar ningún tipo de ayuda. 


También uno de Córdoba presentaba una enfermedad degenerativa de la columna vertebral que lo hacía andar "enfrentado" al suelo. Una noche sintió un fuerte empujón por detrás que lo hizo ponerse "derecho".


Durante más de un año el testigo visitó asiduamente la zona impulsado por fenómenos paranormales que jamás identificó con la virgen. 

De entre ellos destaca que muchas personas veían formas luminosas, más o menos semejantes a figuras humanas. Pero como vivencia personal cuenta que la segunda vez que fue al lugar de las apariciones se puso a explorar el monte que hay enfrente de la ermita y tenía que hacer grandes esfuerzos para no perder el equilibrio y caer a tierra. 


En otras visitas llevó con intención a varios acompañantes por ver sus reacciones y éstos también sufrieron esa pérdidas de equilibrio. Cierta vez, asistiendo a una persona que había entrado en trance, las sombras de dos personas pasaron junto a él, dos personas que no podían estar allí porque nadie más había en la zona.

También cuenta que antes de saber siquiera quién era Carmen López una luz, del tamaño de Venus, se movía por el cielo hasta que se paró, llegó el olor a rosas y Carmen entró en éxtasis.

Después de un año, el desinterés, la falta de nuevos fenómenos y la escasez de gente, que se había trasladado a El Higuerón (Marinaleda) Sevilla, hicieron que el testigo dejase de ir a Pedrera.


 

Carmen López fue bautizada como La Profeta por la virgen que también pidió ser llamada “Virgen de la Bola de la Luz” pues así tenía intenciones de manifestarse. Y bien que lo hizo pues los asistentes empezaron a ser testigos de las apariciones físicas de Jesús, de gran cantidad de santos y de la propia virgen cuya silueta mostraba una esfera luminosa entre sus manos o colgando de éstas, siempre a gran distancia de los asistentes. 


Virgen de la Bola de Luz, Imagen en la iglesia parroquial de PEDRERA.- Sevilla

La virgen pronto solicitaría a Carmen López que se fuera a vivir al campo y una de sus seguidoras, Carmen Borrego, cedió parte de su finca, conocida como “El Higuerón”, para vivienda de La Profeta. 

El espectáculo prosiguió en esta nueva ubicación a la vez que sus visitas al emplazamiento original se espaciaban pues comenzaron a producirse actos vandálicos por parte de los seguidores de otro vidente que no estaba dispuesto a perder la parte del pastel que la había quedado, llegando la propia Carmen López a ser apuñalada por un integrante de la facción rival. 


Momento en el que Carmen López tropieza a la entrada de la vivienda mientras es perseguida por los reporteros disfrazada de virgen portando la luz.

Los mensajes se hicieron más catastrofistas, las apariciones más llamativas, los ingresos superiores y el número de personas que se congregaban era cada vez mayor, fletándose autobuses que llegaban desde los más alejados rincones. 

Uno de tantos sucesos curiosos ocurrió el día en el que Pitita Ridruejo regaló a Carmen López su libro "Apariciones Marianas". Al momento, tras desaparecer unos instantes, la vidente volvió con el libro "sangrando" por la página donde estaba la Rosa Mística.





Era tal el número de fenómenos que el propio Jesús Torbado en la elaboración de su libro sobre las apariciones marianas en España llegó a decir: 

"Lo que más me ha impresionado e inquietado al mismo tiempo son los miles de enfermos, algunos terminales, que se amontonan a la puerta del santuario de Carmen López en el Higuerón durante tres o cuatro noches esperando que les curaran. Eso es realmente impresionante. Gente que resistía las inclemencias del tiempo y que sufría tremendamente, cuyos familiares les llevaban desahuciados allí con la esperanza de su recuperación. En noviembre pasado le pedí cita y me dio el número 3.420 para ser curado. Había enfermos terminales durmiendo en el umbral de su puerta. Recuerdo que la persona que más tiempo pasaba con ella no estaba más de tres minutos dentro de su casa y le daban como mínimo 5.000 pesetas". Así fue publicado en el periódico El Mundo el 3 de octubre de 2000. 



El tiempo fue pasando y desde aquel lejano 1987 numerosas acusaciones de fraude fueron saliendo hasta que el 10 de abril de 2002 el programa “Al descubierto”, de Antena 3 TV, tendió una trampa a la vidente y con el uso de cámaras ocultas y un cebo de varios millones de pesetas provenientes de una herencia se descubrió a la falsa vidente disfrazada y portando un farol imitando a la virgen de la bola de la luz en una de sus “apariciones”.




Más:
Testimonio sobre El Higuerón
Testimonio sobre El Higuerón (2)
aparicionesyvidentes.blogcindario.com
Fraudes Marianos
Las dos caras de Fátima
Ascenso y caída de Amparo Cuevas.




























No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO