LA ZONA ANIMAL : El Lago Ness de Mijas

Desde mediados del mes de febrero, agentes del Seprona realizan batidas en una zona de lagunas artificiales ubicadas en el paraje de Majada Vieja, entre Mijas y Ojén, tras el testimonio de dos vecinos que aseguraban haber visto a un saurio de unos dos metros merodeando por la zona.




Según el comunicado que la Guardia Civil enviado al Ayuntamiento de Mijas para dar a conocer esta investigación, dos residentes que circulaban con una motocicleta por el entorno hacia las 12 de la mañana del 9 de febrero, divisaron a un reptil de unos dos metros de largo que se desplazaba desde la cuneta y llegó a cruzar el carril terrizo hasta sumergirse en una laguna artificial situada en una finca privada.

El escrito, que se reenvió a los ayuntamientos de Marbella y Ojén, además de a las Delegaciones provinciales de Gobierno y de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, recogía que se da «bastante credibilidad» a la información aportada por el testigo, quien ofrece detalles como que el animal tiene «la cabeza como plana, alargada, de unos dos palmos de longitud y con dientes en los laterales». En el documento, también se describe al vecino como «un gran conocedor del campo y de las especies autóctonas».


En un principio, se pensó que podría tratarse de un caimán o un cocodrilo debido a la descripción aportada por los testigos, o que el animal hubiera sido confundido con una iguana de grandes dimensiones. Pero posteriormente, fueron encontradas tres huellas correspondientes a las patas de un aligátor de unos dos metros de longitud y alrededor de 70 kilos de peso en la orilla de la laguna de Majada Vieja, Mijas.


Con el objetivo de localizar al reptil, los agentes y un experto en cocodrilos se desplazaron a la laguna para tratar de sorprenderlo cuando se expusiese al sol, pero no lograron avistarlo. 

Sí consiguieron encontrar huellas en el lodo sólido de dos patas traseras "bien señaladas" y de la pata delantera izquierda, cuyo aspecto y tamaño apuntan a que ha estado en dicha laguna un aligátor de entre 1,80 y dos metros de largo, y entre 12 y 18 años, según manifestó Enrique Prieto, gerente de Cocodrile Park, con sede en Torremolinos


Prieto está "casi seguro" de que se trata de un aligátor porque es una especie que puede resistir el frío, si se tiene en cuenta que ha podido pasar el invierno en la laguna, ya que tanto el caimán como el cocodrilo "hubieran muerto". Aunque cabe la posibilidad de que haya decidido emigrar a través de un aliviadero del lago, siguiendo el curso del agua hacia un arroyo, el experto espera que siga aún en la zona.

La presencia del aligátor "no es un peligro para nadie", salvo que alguien "lo acose o lo pise", porque en esta temporada "no comen porque las temperaturas no son adecuadas para su sistema digestivo", explicó Prieto. No obstante, a partir de mayo o junio, con la subida de las temperaturas, estos animales "empiezan a buscar comida", y si aún no ha sido localizado en esas fechas, cree que "habría que prohibir acercarse al agua".

En la laguna, que se ubica en una zona que actualmente es poco transitada, hay mucha vegetación subacuática, lo que permitiría al aligátor ocultarse y pasar allí una o dos horas sumergido. El gerente de Cocodrile Park sugeria que se podría buscar la colaboración de voluntarios o vecinos para que observen desde la colina la orilla de la laguna entre las 10:00 y las 16:30 horas, franja en la que "posiblemente podría exponerse al sol".


El aligátor tiene una piel más oscura que el cocodrilo, una cabeza corta y el hocico muy redondeado, con unos colmillos que "se ven poco" cuando tiene la boca cerrada, según describió Prieto.


En el paraje de Majada Vieja, ubicado en las proximidades del límite con el término municipal de Ojén y cercano a la urbanización La Mairena, existen varios lagos artificiales conectados por diversos arroyos que podrían ser un hábitat favorable para la supervivencia de este tipo de animales que a juicio de la Guardia Civil "han podido ser introducidos de forma ilegal en nuestro país y después los han soltado o se les han escapado a sus dueños".

Enrique Prieto, gerente
de Cocodrile Park


En las cercanías de este paraje no existen espacios de ocio natural -como zoológicos o parques de animales- de donde el reptil se haya podido escapar. Prieto tampoco tiene dudas de que el reptil ha llegado hasta la laguna porque "alguien sin escrúpulos" lo ha dejado allí. Por este motivo se ha investigado si algunos vecinos de las zonas colindantes cuentan con colecciones de animales exóticos, pero ninguno dispone de ellas.

diariosur.es

Más:










No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO