LA ZONA LIBRE : Mi querido Mariano


Mi querido Mariano:

He tardado demasiado en escribirte, porque he esperado hasta el último minuto, pensando que en algún momento, podrías dar señales de vida terrestre. O sea,  de andar por donde pisamos el resto. 

He creído que era el momento, porque he perdido las esperanzas de que salgas de ese Capullo en el que estás metido y te han metido para salir, no en forma de Mariposa,  sino de Murciélago.

He creído que si no has salido de Mariposa, es porque no te lo permiten las circunstancias. Pero, también podrías haber salido de Mariposa Calavera
No por eso, tendrías que interpretarlo como un signo de belleza o debilidad.


En la Crisálida en la que te introdujeron para ser el jefe del Reino, ya iban los Genes de lo que muchos no querían y otros pretendían. Tu sabes bien quienes eran tus detractores dentro de tus filas, porque no eras el personaje ideal, he dicho “personaje”, porque en política existe el Personaje, el Jefe con carisma, y el que todos quieren. Y tú, Mariano, no eras ninguna de las tres cosas.

Lo cierto es, que tuvieron que conformarse con que fueras tú el cabeza visible. Muchos, a pesar de ser conscientes de que reunías el perfil completo del Gilipollas Estándar, pues físicamente eres el molde perfecto, pensaron que si había de ser, pues que fuera, y que ya tronaría por algún sitio. Y tronó.


No quiero que te tomes todo esto como un insulto. Tú imagina que esto es algo surrealista, como lo que le ocurriría a cualquier español que, después de votar a un Partido distinto del que ha votado toda la vida, de repente, se decide a votar a uno con más carisma, y resulta de que viene el Banco y le quita cinco mil euros de golpe y porrazo, se queda en la más absoluta indefensión con una pensión de mierda, y luego descubre que el culpable se llamaba Rodrigo Rato y es del Partido Popular; ¡del mismo Partido al que él votó!.

El perfil del típico Gilipollas español, no tiene porque darse en ningún colectivo en concreto más que en otro. Ni tampoco en ninguna profesión o raza. Se puede dar también en alguna figura de la política, al igual que se da, por ejemplo, en el mundo del Arte como el Cine, la Pintura, etc.




En el ámbito político, te tocó a ti. Tendría una disculpa, si hubieses mostrado algún tipo de reacción o comportamiento, que hubiese hecho pensar en que tu imagen iba por un lado, y tu personalidad por otro. Pero no ha sido así.

Has demostrado que la imagen del típico Gilipollas español en este caso, de la que tienes el honor de llevar con tanta honra, va pareja con tu forma de actuar. 




Sinceramente, no se te está insultando porque, y para arreglarlo o empeorarlo, te diré que en el fondo, podría ser que lo que inspiras para gente un poco despierta, es una cierta lástima mezclada con un poco de ternura y conmiseración, de ver cómo una Marioneta, que encima se llama Mariano, permanece en el centro del Corro bailando sin hacer Mutis por el Foro, mientras el resto corea sus gracias.

Y hablando de gracias, de camino también las recibes por parte de tus coetáneos, pero no en forma de chiste, sino a modo de agradecimiento por lo bien que untas con esa gracia tan Gilipollas la crema protectora de los errores conscientes o inconscientes del Rebaño que te persigue y vitorea, y que forma parte de esa tribu en la que algunos señores no te querían porque no dabas la imagen.

Para variar un poco el tono o sin salirnos de él, como tu lo prefieras, no quisiera irme sin decirte que no consigo entender ese tópico de los hombres con barba y aspecto desaliñado al que se refieren algunas féminas dirigiéndose al hombre, tildándolo de poco aseado y de "mal aspecto", cuando rebuscando entre políticos, encuentro muy pocos, por no decir casi ninguno, sin afeitar. Encontrándote tú entre esos pocos, aún comprendo menos el que una señora o señorita, menosprecie a un hombre por el simple hecho de ir sin afeitar o de que para ir a una entrevista de trabajo haya que hacerlo por una cuestión de imagen, cuando la imagen más representativa, después de "Juanito", la tenemos en tu persona.

En definitiva, sí has dado la imagen. No es la que ellos querían, pero después de descubrir ese lado tuyo Gilipollas, han creído que, si no había otra forma de estar a tu lado, porqué no probar con esta, pues de todo se puede sacar partido. ¿O no?. 

Y, por último, una cita para terminar que dice que, "Para ser ser viejo y sabio, primero hay que ser joven y gilipollas". 




Más:





No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO