LA ZONA PÚRPURA : Cuervos de Vaticano





Lo despertaba a las 6.30, le ayudaba en la misa a las 07.00, le servía el desayuno a las 08.00, el almuerzo a las 13.30 y la cena a las 19.30. Lo acompañaba al caer la tarde en su paseo por el jardín, elegía la menta perfumada para la infusión, le daba las medicinas justas y, en torno a las nueve de la noche, le ayudaba a desvestirse para ir a la cama. 


La Gendarmería vaticana trata de averiguar ahora en qué momento del día Paolo Gabriele, de 46 años, casado y con tres hijos, le robaba las cartas al Papa.




El mayordomo de Benedicto XVI fue detenido  y acusado de ser “el cuervo” o traidor que en los últimos meses había ido sustrayendo y difundiendo en los medios de comunicación italianos las cartas secretas dirigidas al Pontífice, una filtración masiva de documentos conocida como Vaticanleaks

Paolo Gabriele, que trabajaba como ayudante de cámara del Papa desde el año 2006, se enfrentaba, por tanto, al cargo de “robo de la correspondencia de un jefe de Estado”, un delito equivalente al de “atentado contra la seguridad del Estado”, penado hasta con 30 años de cárcel. 

Gabriele, que posee la doble ciudadanía italiana y vaticana, permaneció bajo la vigilancia de agentes de la Guardia Suiza sin admitir ninguna culpa y afrontando los interrogatorios en silencio.


La conmoción fue total en el Vaticano. Paolo Gabriele era una de las nueve personas laicas que compartían la vida diaria del Papa en su apartamento, la llamada “familia pontificia”. Un hombre de buena presencia, muy reservado, extremadamente religioso y devoto de la santa polaca Faustina Kowalska


Hasta su detención, vivía con su familia en un confortable apartamento dentro de las 40 hectáreas que conforman el Estado Vaticano. Fue allí donde, según los medios italianos, Domenico Giani, el comandante en jefe de la Gendarmería, habría encontrado numerosas fotocopias de la correspondencia privada del Papa: 
“Cajas repletas de documentos y el aparataje necesario para fotografiar y reproducir documentos”. 


Domenico Giani



Pese a que las pruebas halladas en “el nido del cuervo” parecían definitivas, ni su confesor creyó que Paolo Gabriele, conocido por sus amigos como Paoletto, fuera capaz de urdir en solitario una conspiración de tal magnitud. Hubo tres versiones. 


La primera sostenía que la filtración de documentos solo buscaba un interés económico, aunque el mayor beneficiado, el periodista Gianluigi Nuzzi, aseguró –sin señalar a nadie-- que nunca pagó a su “garganta profunda”. 

La segunda versión consideraba que, si Gabriele lo hizo, fue por un deseo altruista de ayudar a la Iglesia sacando a la luz casos de corrupción. 

Pero el mayor consenso giraba en torno a la tercera opción: el mayordomo solo sería un chivo expiatorio, un instrumento en manos de alguna de las facciones de la Curia vaticana que tratan de desacreditar al actual secretario de Estado, monseñor Tarcisio Bertone, y de paso posicionarse ante la sucesión de Benedicto XVI. 

Tarcisio Bertone

La palabra mayordomo no reflejaba del todo el papel de Paolo Gabriele en la vida de Joseph Ratzinger

Cuando le llamó a su lado, o cuando decidió que las laicas consagradas Loredana, Carmela, Cristina y Rossella compartieran con él, cada día, su mesa y su misa, estaba eligiendo también a su familia. 


A los que tendrían por misión acompañar la soledad de un hombre anciano que además es jefe de Estado y, para millones de personas, el representante de Dios en la Tierra. 


Paolo Gabriele era el primero y el último en verlo cada día. Su traición, según el Vaticano,  dejó al Papa “golpeado y triste".



Más:
El Vaticano niega que haya un cardenal implicado

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO