LA ZONA PÚRPURA : La asfixia púrpura


Dos jóvenes acusados de matar y robar a un sacerdote de Sevilla dijeron al tribunal que la muerte se produjo por accidente cuando la propia víctima se puso una almohada en la cara para aumentar el placer sexual.


Alzacuellos de cura


En su declaración ante el tribunal, los acusados Juan Manuel L.D. y Cristian M.D., entonces de 18 y 19 años y dedicados a la prostitución homosexual, declararon que el sacerdote Ernesto Muñoz López de 65 años, que hacía las labores de capellán sustituto, los había acogido días atrás en su casa, por lo que el primero de ellos,"como agradecimiento", mantuvo relaciones sexuales con él en diferentes ocasiones.

La noche del 6 de octubre de 2010, ambos accedieron a mantener de nuevo relaciones sexuales en la cama del sacerdote y fue el mismo fallecido quien se puso la almohada en la cara "por placer o para no vernos las caras", según  declaró Juan Manuel L.D.

Unos diez minutos después, el sacerdote empezó a temblar y el acusado creyó que se trataba de excitación sexual, por lo que ambos continuaron, ya que la víctima no pidió auxilio ni que cesaran en su actividad, según ha declarado.

Juzgan, sin el principal testigo, a los dos jóvenes que mataron a un cura en Sevilla
Piso de la calle Jesús del Gran Poder donde vivía y fue hallado muerto el sacerdote

Pese al testimonio de los forenses de que la muerte por asfixia no pudo producirse sin que alguien presionara la almohada contra la cara de la víctima, Juan Manuel L.D. aseguró que ninguno de los dos lo hizo porque él mismo le estaba sujetando los brazos "para que se sintiera indefenso" mientras su amigo le hacía una felación.

Cuando se percataron de que el sacerdote no se movía, los acusados creyeron que se había desmayado, por lo que le ataron de pies y manos "para que no les riñera si se despertaba" mientras ellos recogían sus pertenencias de la vivienda situada en la calle Jesús del Gran Poder de Sevilla.


Los jóvenes reconocieron que se llevaron varios objetos del fallecido, pero explicaron que no los robaron sino que la ropa, una cámara y una maquinilla de afeitar se las había regalado el sacerdote y tomaron su ordenador portátil para que posteriormente no los localizaran mediante las conversaciones mantenidas.

Antes de salir de la casa desataron al sacerdote, pero no recuerdan si lo colocaron con la mano sobre sus genitales para aparentar una muerte natural, como de hecho ocurrió pues los servicios de emergencia certificaron un infarto y el fallecido fue incinerado.

Los dos sospechosos no fueron detenidos hasta unos días después, cuando Juan Manuel confesó el crimen a un amigo residente en Guadalajara, Isaac S.E., que no pudo comparecer como testigo al no haber sido localizado.

Juan Manuel aseguró que lo único que reconoció es que "un hombre se les había muerto en el sexo" y atribuyó la denuncia de Isaac ante la Policía porque estaba enamorado de él y tenía celos.

Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, guía espiritual de todas las ovejas descarriadas de Sevilla. Tanto sacerdotes, como, en algunos casos, feligreses. A los que invita a la oración para proteger el alma de los corruptos y "convertir" a los corrompidos. que, en este caso suele ser el feligrés.  

La Fiscalía ha mantenido su petición de 17 años de cárcel por asesinato y uno por robo y ha destacado que los dos acusados, sin haberse puesto en contacto antes de ser detenidos, reconocieron a la Policía que "planearon dar muerte" al sacerdote porque había decidido echarlos de su casa y dieron una versión "plenamente coincidente en el episodio central".

Los jóvenes han atribuido su confesión a que entonces eran "muy inconscientes" y "sobre ellos pesaba la responsabilidad moral" de que el sacerdote había muerto mientras mantenía relaciones con ellos.

El fallecido era sacerdote de vocación tardía. Había sido ordenado con 40 años y ahora, con 65 años, acababa de jubilarse como funcionario de la Junta de Andalucía. Vivía de su pensión y no disfrutaba de ninguna asignación económica de la diócesis.

Fachada Iglesia a C/ Alfonso XII

Hasta el 31 de julio, había estado viviendo en la residencia de sacerdotes Santa Clara, de la calle Becas. Se marchó de allí, tras cuatro años, para disfrutar de "más independencia", según declararon personas que lo conocían, que lo describen como una persona "reservada pero amable". Sólo lo visitaba en la residencia una hermana que vive en Bilbao.

Residencia de sacerdotes Santa Clara

Dada la cercanía de la residencia al templo de San Antonio Abad, atendía la iglesia, igual que otros sacerdotes de la residencia, cuando el capellán por cualquier motivo no podía hacerlo.

Tras su fallecimiento, la familia del sacerdote fue informada de que había muerto a causa de un infarto fulminante.


Más:
La zona púrpura: CURAS, SEXO Y CINTAS DE VIDEO
La homosexualidad o sodomía en la Sevilla del XVI. Lesbianismo
ESCÁNDALOS PAPALES
Red de prostitución homosexual en el Vaticano


Los acusados por la muerte del cura en Sevilla dicen que fue accidental

video




No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO