ESPAÑA ME MATA : En "coma" por la Patria


Los hijos "olvidados" de la Patria



Un militar de 29 años vecino de Alcoi, vive enclaustrado en su cuerpo desde el 10 de septiembre de 2007. Aquel fatídico día sufrió un infarto agudo de miocardio tras someterse a una prueba física durante los ejercicios rutinarios obligados por el Ejército.




David Giner, en estado vegetativo, recibe cuidados desde septiembre de 2007 cuando sufrió una parada cardiorrespiratoria después de unos ejercicios militares en el complejo militar de la Dehesa del Príncipe de Cuatro Vientos de Madrid.

Se había alistado en el Ejército a los 21 años tras haber cumplido con el servicio militar y más tarde obtuvo el rango de cabo del Ejército de Tierra del Cuartel del Inmemorial del Rey de Pozuelo de Alarcón, Madrid.




Centro deportivo militar La Dehesa  



En 2007, fue sometido a unas pruebas físicas en las que los resultados apuntaban a una dificultad en la recuperación cardiaca, por lo que los responsables sanitarios lo consideraron no apto.

Aún así, tres meses después, David repitió la prueba, tras el ejercicio empezó a encontrarse mal y, según el relato de su madre, los militares le aconsejaron que se tumbara al sol y poco después dijeron que se fuera a casa. Por el camino, David sufrió una parada cardiorrespiratoria que le dejó en coma a los 27 años.

El joven sigue ingresado en una clínica privada de Alcoy, el sanatorio de SanJorge.




Mantiene activas sus constantes vitales, pero desde entonces no siente ni padece; permanece en un "irreversible" coma vegetativo.

"En ningún momento la señora ministra de Defensa se ha puesto en contacto con nosotros para preguntarnos si nos hace falta algo o qué es lo que pasó aquel día. Y yo me pregunto: ¿qué hubiera pasado si se hubiera tratado de su propio hijo?", planteó  Amelia Molla, la madre de David.


Carmen Chacón, ministra de defensa.

Consideró además que "no tiene sentido" que el Ministerio de Defensa certificara que la insuficiencia de condiciones psicofísicas se produjo como consecuencia de "un acto de servicio" y que, después del accidente de su hijo, el Juzgado Togado Militar Central no haya adoptado una resolución sobre la actuación del servicio médico militar

Según consta en la denuncia presentada ante el Juzgado Togado Militar Central por la familia contra el servicio médico del Regimiento Inmemorial del Rey de Pozuelo de Alarcón, y admitida a trámite, el cabo comenzó a encontrarse "fatigado", "con aspecto pálido", "dolor en el pecho" y con "las pulsaciones elevadas" por el esfuerzo realizado durante unas pruebas deportivas en el citado centro militar.

El escrito recuerda que el cabo ya había sido con anterioridad declarado no apto para realizar esas mismas pruebas, concretamente en el mes de junio, y asegura que el personal que supervisaba los ejercicios "conocía los antecedentes médicos".

En aquella ocasión, siempre según la denuncia, el militar obtuvo una puntuación en el reconocimiento médico que "indicaba una dificultad de recuperación a nivel cardíaco".


La familia relata que "a pesar del aparente deterioro físico" que presentaba el cabo, con signos como la cara pálida, los labios amoratados, el cuerpo encorvado, la mano en el pecho y la "continua" advertencia verbal del dolor que sufría en el pecho, y "aún teniendo servicios médicos en el establecimiento", al militar se le ordenó que "se fuera a su casa a descansar, sin realizarle la más mínima observación o reconocimiento médico alguno, con evidente riesgo para su salud".

No se trata de un asunto monetario, sino de justicia, recalca la mujer, que con devota entrega cuida de su hijo con ayuda de cinco personas.

El Tribunal Militar Central ha archivado el caso de David en dos ocasiones. La decisión del sobreseimiento, según la madre, la fundamenta el tribunal militar en que el chico decidió marcharse tras sentirse mal, por su cuenta y riesgo. Pero Amelia, que recibe una ayuda de la Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS), es tenaz en su batalla.






Dice que no cejará en su empeño hasta que se reconozca la responsabilidad militar en el estado de David. "Quiero un juicio digno y justo para David", enfatiza.

Su drama no queda ahí. El chico sufre el retraso de la aplicación de la Ley de la Dependencia en la Comunidad Valenciana, y aún no ha sido reconocido como gran dependiente.

David permanece hospitalizado en un centro médico próximo a la residencia de su familia en la Comunidad Valenciana.





David forma parte de Facebook, al igual que todas esas personas que recurren a la redes sociales para hacerse oír.


Él no lo puede hacer, su madre y todas aquellas personas que quieren justicia para David, han conseguido más de 100.000 miembros en la Plataforma por la justicia del caso de David Giner.

Tras la celebración del juicio, en el mismo sitio y en las mismas circunstancias (realizando una prueba física), el día 12 de Junio de 2012, ha fallecido otro joven que también era cabo del Ejercito cómo Davíd.


Se da la paradoja de que estas pruebas físicas, también estaban siendo supervisadas por Esteban Quilez, el superior que "atendió" a David Giner.
Este acontecimiento no ha salido reflejado en la prensa, pero cuando unos padres han perdido a un hijo, sus gritos suenan tan alto y fuerte que traspasan todos los muros silenciosos del mundo.






El 8 y 9 de Febrero de 2012 estába previsto que se celebrara, por fin, la vista en el Tribunal Togado Militar Central nº 2 de Madrid para depurar responsabilidades sobre este caso. 

La noticia salía, junto con un reportaje sobre el caso, en el periódico El Mundo, el día 8 de Enero de 2012. 

Posteriormente, la causa que enjuiciaba al superior militar Esteban Quilez, dio un giro absurdo e injusto y no ha sido condenado, a pesar de que la sentencia pedía un año y medio.







David dejó de existir, a causa de un infarto masivo, el 3 de febrero de 2016. Su madre le recordaba en una Red Social, al día siguiente, compartiendo su despedida.



Para ver más:







12 comentarios:

  1. Es una historia conmovedora que reclama justicia. A lo largo de algunos años, se han ido publicando casos parecidos a éste, donde nadie quiere asumir la responsabilidad.

    Es lamentable que ocurran estas cosas.
    Un abrazo para su familia.
    Chany Ruiz

    ResponderEliminar
  2. es triste pero yo como exmilitar de un grupo de operaciones especiales, me pregunto que sabiendo él mismo sus problemas médicos, por que no pidió la baja medica del ejercito, porque aunque le guste mucho, el mismo se coloco en una situación de riesgo, ya que para ser militar se deben de tener unas aptitudes suficientes. y por parte del cuadro medico debían de haberle apartado del servicio activo para valorar si podía seguir en el ejercito, con esos problemas médicos, por lo tanto considero que existe una responsabilidad compartida por igual, aunque resulte difícil de asumir para los familiares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. TE RESPONDO ANINO, EL DIO NO APTO EN JUNI., Y EL MISMO MEDICO LE DIJO QUE ERA POR FALTA DE ENTRENAMIENTO, Y QUE EN SEPTIEMBRE ESTARIA BIEN ., EN NIUN MOMENTO EL MEDICO LO REMITI HACERSE NINUN TIPO DE PRUEBAS., SI SE LO HUBIRA DICHO TEN LA SEGURIDAD QUE SE LAS HUBIERA HECHO ASI ES QUE POR FAVOR NO HABLES CON DESCONOCIMIENTO., SOLO LA FAMILA SABE QUE HA PASADO., GRACIAS MAMA DE DAVI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas en lo correcto!

      Saludos!

      Daniel
      Cd del Carmen Campeche Mexico
      03/02/12

      Eliminar
  4. todos estamos contigo David ,conseguiremos que se haga justicia tu madre es como tu una luchadora nata queal igual que tu y nosotros nunca se dara por vencida un fuerte abrazo mi niño todos luchamos por ti David todos nosotros somos tu voz y te escuchara el mundo entero

    ResponderEliminar
  5. todos sonos david. Un muchacho que nos huviera defendido si hubiera llegado el caso. pero hoy estamos contigo y con su familia.

    ResponderEliminar
  6. Te quiero, y siempre te tendré en mi cabecita!
    Animo, tu puedes!

    ResponderEliminar
  7. Juan José López31 de enero de 2012, 3:06

    Me uno al dolor de esos padres y a su petición de Justicia (con mayúscula. No la injusticia que estamos acostumbrados a ver). He sufrido como mío el dolor y los padecimientos de mis sobrinos en dos caso terribles, con dos de mis sobrinos nietos (uno de ellos, también por negligencia médica)y David ya es para mí como si fuera el tercero. Un fuerte abrazo solidario.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡UN PASO AL FRENTE!!!, Y SIEMPRE ADELANTE.

    ResponderEliminar
  9. Estoy con vosotros,tu madre es una mujer coraje,suerte.

    ResponderEliminar
  10. Siempre con David en el corazón y con Amelia su madre.....Monica

    ResponderEliminar

DEJA TU COMENTARIO